martes, 10 de marzo de 2009

Ese grato lenguaje


Difícil expresar el amoroso sentimiento, que nubla el entendimiento, que ciega la razón. No es fácil escapar a su poderosa atracción magnética, rehuir el canto de sirenas, mantenerse frío como un témpano. Por mi parte, reconozco mi debilidad; me puede su caprichoso fuego. Como vosotros, me dejo llevar, abrazo su calidez, respiro su aroma, escucho su melodía... Y amorosamente ciego, me atrevo a ofreceros mi purpúrea Serenata:

Tan suaves las caricias
tan cálido tu aliento enamorado
que es otro el respirar bajo tu hechizo.

Tan dulces los susurros
tan fascinante luz en tu mirada
que siento entre tus brazos que estoy vivo.

Tan ligera y sutil
tan serena tu imagen en la noche
que vivo en tu perfil ensombrecido.

Tan melódica voz
tan armonioso el canto va en tu pecho
que resplandece el mundo con su ritmo.

Tan hermosa tu toda
tan honda tu belleza transparente
que viéndote descubro el paraíso.

Eres música... ¡Música!
Bolero y habanera y vals y tango.
¡Yo quiero de tus notas ser cautivo!

(Canción. Mayo de 1988)

No hay comentarios:

Publicar un comentario