martes, 15 de diciembre de 2009

Bagatela


Me gusta el fulgor del sol
el son místico del viento
el profundo olor a mar
el sabor de tu recuerdo.

Me gusta la verde hierba
el pardo de los caminos
el azul de laguna
tus ojos indefinidos.

Me gusta el violín trinar
y del piano su timbre
la ternura del oboe
y la voz que me revive.

¡Ay, cuántas cosas me gustan!
¡Me gustan, me gustan tanto
que por poderlas sentir
de alegría estoy llorando!

(Canción. Octubre de  1997)

3 comentarios:

  1. La etiqueta de 'poemas ajenos' es desconcertante, amigo José Manuel, ¿lo dice acaso porque ya no se reconoce en ellos y es tal si fuesen de otro?
    De cualquier forma, imposible que semejante delicado e íntimo lirismo le sea extraño hoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias de nuevo, amigo Lizardo, por estar ahí y detectar los humanos errores… Hago la oportuna corrección sin dejar de reiterarle mi agradecimiento. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ENLAZANDO CON LA PROFUNDA REFLEXIÓN DE LIZARDO,AL QUE DE PASO SALUDO,QUIERO AÑADIR PARA TI OTRA DE SAN AGUSTÍN: "LA GENTE VIAJA PARA MARAVILLARSE DE LA ALTURA DE LOS MONTES,LAS OLAS INMENSAS DEL MAR,EL LARGO CAUCE DE LOS RÍOS,LA VASTEDAD DE LOS OCEANOS Y EL MOVIMIENTO CIRCULAR DE LAS ESTRELLAS,PERO PASAN DE LARGO,SIN MARAVILLA,AL LADO DE SI MISMOS".

    ResponderEliminar