sábado, 20 de febrero de 2010

Sobre la locura

Diferentes significados para esa forma de comportamiento humano: la locura. Posesión por espíritus, castigo divino, pérdida parcial del alma, alteración de la materia orgánica... Cada cultura con su particular respuesta y el tiempo con sus mudanzas. En la Antigüedad, elemento indisoluble del hombre y del universo; cuando el “loco” era respetado. En la Edad Media, vinculada a la brujería. En todo tiempo, admirada como fuente creativa o destinada al bien; imperecederas obras literarias lo atestiguan (v.g. “El Quijote”, s. XVII). Continuamente retomado el viejo diálogo: razón-irracionalidad, cordura-locura.

Nacieron como centros de reclusión de locos: los manicomios. Y realmente sirvieron para albergar a cualquier individuo que hiciese peligrar el orden establecido y los intereses oligárquicos. Tras el pionero “Salpetrière” de París (s. XVIII), otros muchos en Europa siguieron su (mal) ejemplo. ¡Auténticos asilos-cárceles!, hasta la llegada de Pinel, “el liberador de los locos”. Hubo entonces cambios fundamentales (supresión de cadenas y aparatos infamantes) y otro enfoque en el tratamiento de los enfermos mentales. Después vinieron otros terapeutas (Charcot, Kraepelin, Freud, Szasz, Goffmann, Basaglia…); los siglos XIX y XX vieron nuevas tendencias.

Y a pesar de los avances psiquiátricos, no ha prevalecido la cordura. ¡Difícil mantenerla en un mundo desequilibrado!, reconocen cada vez más mortales en el s. XXI. Lo dicen los ciudadanos de a pie, no lo niegan los políticos y lo corroboran los artistas. La literatura está plagada de personajes novelescos de alocada vida; unos, como el excelso don Quijote, espejo de sabiduría y bonhomía, persiguieron fijamente un ideal; otros perdieron el rumbo y marcharon dando tumbos. Fuera de lo ficticio, comprobamos por doquier un mundo civilizado cubierto de orates, y no precisamente de genios locos.

¿Acabaremos viviendo en un inmenso manicomio? Sin definitiva respuesta, por más que se sentencie que de poetas y de locos todos tenemos un poco –¡dudo del primer supuesto!–, os dejo unos selectos aforismos sobre la locura…

  • Sin un ramito de locura, no hay humana criatura. (Refrán)
  • Cien cuerdos no bastan para hacer cuerdo a un orate, y un loco vuelve orates a cien cuerdos. (B. Gracián)
  • La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma. (J.W. Goethe)
  • Fingir locura, es a veces cordura. (Refrán)
  • El genio es compañero de la locura. (A. Chejov)
  • Las grandes obras las sueñan los genios locos, las ejecutan los luchadores natos, las disfrutan los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos. (Proverbio)
  • Locura y cordura se confunden en una sola figura, al igual que la verdad y la mentira. (Anónimo)
  • El mal que no tiene cura es locura. (Refrán)
  • A alma humana é un manicomio de caricaturas. (F. Pessoa)
  • Cuando todo el mundo está loco, estar cuerdo es una locura. (P. Samuelson)
  • Cada loco con su tema. (Refrán)
  • Debemos mantener el equilibrio en un mundo totalmente desequilibrado. (R. Calle)
***
Anecdotario: Don Quijote y la locura. Sólo en el Quijote, Cervantes cita la palabra locura 78 veces, y loco, 89, según el recuento del psiquiatra Carlos Castilla del Pino (1922-2009).

Y para saber mucho más sobre la locura, sus diversos grados y formas:

4 comentarios:

  1. Te agradezco la gentileza del enlace, querido amigo José Manuel. Una frase que me parece relevante es ésta, de Eckhart Tolle: "El estudio de la locura no es suficiente para producir la cordura" -cosa que solemos infortunadamente olvidar muchos de los que nos dedicamos a este campo-.
    Un abrazo y felicitaciones por tu bien logrado post.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo, José Luis, en que se puede aprender de los locos, que tienen menos reparos en decir lo que piensan y se sueltan sinceros. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Querido Lizardo: tan cierta esa frase como aquella otra de Unamuno que dice que "un pedante es un estúpido adulterado por el estudio". Por otro lado, amigo mío, mereces mucho más que un simple enlace. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar