miércoles, 5 de mayo de 2010

Escena marítima


Zozobrando…

Timón que no guía
velas desgarradas
casco que se escora
nave que ya encalla.
¡Singlar errante
que mal acaba!

Zozobrando…

Maléficos vientos
imposibles aguas
rumbo inescrutable
buque que naufraga.
¡Singlar errante
que mal acaba!

Zozobrando...

Noche sin estrellas
luna que descansa,
faro adormecido
barco hacia la nada.
¡Singlar errante
que mal acaba!

Navegando...

Adorable rosa
codiciadas cartas
divino sextante
soplo de esperanza.
¡Singlar preciso
sosiega y salva!
***
"Una barca sobre el océano" (Une barque sur l'océan), de Maurice Ravel

2 comentarios:

  1. Preciosa poesía, magníficamente acompañada por la música de Ravel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Suscribo el comentario de Francisco; una entrada "redonda".

    Mathieu, maravillosa, el maestro Alonso, entrañable y la noche madrileña...¡la mejor de las noches!

    ResponderEliminar