lunes, 24 de mayo de 2010

Himno al mar


De macilenta cara melancólica
de palidez eólica
es mi mar.

De alegre verdazul tornasolado
y rojo anochecer arrebolado
es mi mar.

De abruptos peñascales afilados
y escarpadísimos acantilados
es mi mar.

De blanca arena fina
suave costa y mirada cristalina
es mi mar.

De temibles rompientes
y olas cimbreantes cual serpientes
es mi mar.

De rías protectoras
y calmas aguas acariciadoras
es mi mar.

De mi mar yo soy libre prisionero
cautivo porque quiero
de mi mar.

2 comentarios:

  1. El mar -o la mar- siempre ha sido para mí fuente de inspiración, aunque uno nunca sabe si la propia voz será comprendida. Tu beneplácito, querido Francisco, es suficiente para no dar por cancelada la serie lírica.

    ResponderEliminar