jueves, 14 de octubre de 2010

Evento versus convención

No logro acostumbrarme al nuevo uso -para mí inadecuado- de la palabra evento (suceso, acontecimiento, hecho, imprevisto, circunstancia), empleada en los últimos tiempos en Hispania para referirse a la celebración de algo que ha sido previamente programado, cuando en puridad significa una eventualidad, un hecho imprevisto. En países hispanoamericanos ya se usaba en el primer sentido desde mucho antes y aquí hemos adoptado este neologismo. Yo no consigo asumir el nuevo significado porque existen otras palabras en castellano para referirnos a reuniones previstas o programadas de antemano con el fin de analizar o debatir cualquier asunto, tales como convención, simposio o congreso. Así que me parecen preferibles éstas para anunciar conferencias, discursos o ponencias que habrán de tener lugar en fecha y hora determinada. Hay convenciones, simposios y congresos referidos a reuniones empresariales, políticas, médicas, musicales, artísticas, etc.

¡Ay!, tal vez sea un maniático del idioma, pero mi credo me arrastra a oponerme al lenguaje desvirtuado.
***
Enlace relacionado:

Un ejemplo audiovisual del uso de convención y evento como sinónimos:

Convención Mexicana de Arte en Globos... el Evento Qualatex

No hay comentarios:

Publicar un comentario