viernes, 20 de mayo de 2011

Aforismos médicos 9


En esta novena parte presento otras sentencias concisas y frases extraídas de escritos diversos que he convertido mediante el juego del lenguaje en aforismos, considerando lo expuesto en la primera parte. En esta ocasión no tengo certeza de la autoría de ninguno (hasta es posible que alguno sea fruto de mi caletre) y prefiero dejarlos todos como anónimos. Comulgando o no con ellos, os dejo otra docena sobre nuestro sistema sanitario:
  • El paradójico sistema sanitario hispano, oscilante entre la complacencia y las trabas diversas, es reflejo de la historia y los valores del país.
  • La financiación de lo superfluo y la carencia de coberturas básicas, p.ej. odontología, muestra las contradicciones de la organización sanitaria.
  • La burocracia sanitaria inútil provoca ineficiencia, tiende a ser progresiva y a dejar secuelas, tanto en quien la ejecuta como en el usuario.
  • Una aberración del sistema sanitario es la toma de contacto por un motivo burocrático, algo muy frecuente que habría que eliminar de raíz.
  • Los médicos antes de serlo no escriben mal, es la burocracia del sistema público de salud la que les deforma la letra.
  • El sistema rígido de cita previa, con tiempos limitados por consulta, dificulta el diagnóstico precoz de muchos procesos, propicia la comisión de errores y redunda en mayores costes.
  • El gerencialismo sanitario dificulta el funcionamiento del sistema, reduce su control y merma la calidad.
  • La socialización de la medicina mata la ilusión.
  • Una cosa es la cobertura universal y otra la basura para todos.
  • Lo difícil no es encontrar los fallos del sistema sanitario sino hallar soluciones.
  • La clave de cualquier sistema de salud estriba en la existencia de un “pacto de confianza” entre el paciente y el médico; por extensión, entre éste y el sistema.
  • Continuamente se solicitan reformas urgentes del sistema sanitario, pero nunca llegan.
***
Se dice que el modelo sanitario está agotado, que nuestro sistema público de salud no satisface a usuarios ni a profesionales. Lo leo y lo suscribo, escéptico de encuestas institucionales manipuladas. Porque tiene un carácter complaciente muy elevado y en lo que realmente importa peca de ineficaz e ineficiente; se demoran las visitas y se reiteran innecesariamente. Por otro lado favorece el incumplimiento de las normas –se saltan y no pasa nada–, siendo frecuente el no respetar el horario, acudir sin cita o no venir cuando corresponde. Parece incuestionable la necesidad de reforma del sistema sanitario, un cambio organizativo y de conciencias, pensando en la sostenibilidad y en la calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada