lunes, 30 de mayo de 2011

Ancianidad y sabiduría


Dicen que más sabe el diablo por viejo que por diablo, pero ¿es suficiente consuelo la sabiduría para la molesta senectud? Al parecer, el poeta Alberti se revelaba contra su ancianidad, sintiéndose joven triunfador a pesar de su rugosa envoltura. Yo le escuché decir a otro anciano octogenario, escritor, pensador y economista (¡qué importa el orden!), que no había podido escribir una novela hasta frisar la cincuentena. “Con la excepción de grandes genios, es un arte de viejos”. Consideraba necesario un bagaje existencial para afrontarla en condiciones, un desarrollo personal… una mínima sabiduría. Que, no siendo la norma, algunos que murieron jóvenes alcanzaron. Y aunque muchos no habrían de llegar a sabios aunque viviesen mil años, se acepta por lo general que el tiempo es aliado del conocimiento.


Veamos algunos dichos interesantes sobre la vejez.
  • La vejez comienza cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven. (J. Renard)
  • En boca del viejo todo lo bueno fue, y todo lo malo es. (B. Gracián)
  • El anciano propende a enjuiciar el hoy con el criterio del ayer. (Ramón y Cajal)
  • La ancianidad es el santuario de las enfermedades. (B. Canal)
  • Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, me pongo a hacerla enseguida. (Picasso)
  • Lo más triste de la vejez es carecer de mañana. (Ramón y Cajal) 
  • La vejez es la pérdida de la curiosidad. (Azorín)
  • Todo el mundo quiere vivir largo tiempo, pero nadie quiere llegar a viejo. (J. Swift)
  • Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena. (I. Bergman)
Y otros tantos sobre la sabiduría.
  • Vale más ser corregido por el sabio que adulado por el necio. (Biblia)
  • Esto sólo sé: que no sé nada. (Sócrates)
  • El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. (Aristóteles)
  • El sabio no dice siempre lo que piensa, pero piensa siempre lo que dice. (Aristóteles)
  • El sabio sabe que ignora. (Confucio)
  • El que sabe, sabe que no sabe; el que no sabe, cree que sabe. (D. Juan Manuel)
  • Por una de cuatro cosas llega un hombre a saber mucho: por haber vivido muchos años, o por haber caminado muchas tierras, o por haber leído muchos y buenos libros, o por haber conversado con amigos sabios y discretos. (B. Gracián)
  • El sabio tiene dos lenguas, una para decir la verdad y otra para decir cosas que consideran convenientes según el momento. (Erasmo de Rotterdam)
  • La sabiduría me persigue, pero yo soy más rápido. (Anónimo, en mesa de universidad) 
***
Viejo y Sabio (Old and Wise) – Alan Parson

6 comentarios:

  1. Pese a la sabiduría...qué duro es envejecer,querido José Manuel; la verdad es que no sé si compensa mucho ser sabio cuando tantos jóvenes te consideran un petardo y no quieren escucharte...y conste que no lo digo por mi, que ni soy sabia ni soy vieja ....todavía, je, je.

    Moitos bicos.

    ResponderEliminar
  2. Lo ideal, querida Lola, sería hallar el tan buscado elixir de la eterna juventud. Y sin achacosos temores, alcanzar la sabiduría; sin dejar de lado otros goces mundanos, claro.
    Un beso eternamente joven.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos los dichos, a varios no los conocia.
    No importa la edad, lo importante es saber disfrutar de cada minuto de nuestras vidas, vivir y amar la vida.
    Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
  4. He procurado que los aforismos fuesen demostrativos, amiga Claudia. Pienso que no tienen edad y que son intemporales.
    Saludos vitales.

    ResponderEliminar
  5. Hola José Manuel:
    Mi padre solía decir: "La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo".
    En mi opinión, la vejez no es síntoma de sabiduría. Simplemente indica haber tenido la oportunidad de conseguirla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Completamente de acuerdo, Antonio. Más tiempo supone mayor oportunidad de perfeccionamiento, al menos en teoría, si conlleva aprovechamiento. De lo contrario, una desgracia: ser viejo y tonto.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar