lunes, 18 de julio de 2011

Esperanza joven


Huyamos de toda extrema apreciación… Creen muchos que los jóvenes de ahora carecen de aspiraciones colectivas, que aceptan la sociedad como es, que pasan de la política, que se automarginan, que están desinhibidos, que sólo piensan en pasarlo bien y sueñan con el triunfo. Lo dicen de la generalidad, claro. De ser así, acaso no sea más que el fruto de lo que sus antecesores han sembrado, quizás los mismos que en su juventud quisieron cambiar el mundo y fueron a su vez criticados. Tras la desesperanza, ha de esperarse que la esperanza joven vuelva a apreciar lo humanamente bueno.


Y sin darme cuenta, con ésta ya van 500 entradas.

2 comentarios:

  1. Acabo de dejar un comentario en otro blog, amigo José Manuel, que acababa hablando de la esperanza... Como padre, profesor y -simplemente- como persona, me uno ahora a ti en tus buenos deseos.
    Un abrazo de color verde esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Y yo, querido Francisco, acabo de comprobar que ya he editado 500 entradas. ¡Uf! Habré de tener la esperanza alcanzar otras tantas.
    Otro esperanzado abrazo.

    ResponderEliminar