lunes, 26 de septiembre de 2011

Tics del pensamiento fugitivo 8


Atendiendo a lo dicho en la presentación de los tics del pensamiento fugitivo, os presento aquí la octava docena.

  • Democracia ficticia: todo derechos para una minoría de privilegiados, todo deberes para los subyugados.
  • Tras la admirable defensa del interés general se oculta a menudo la actitud egoísta de preservar lo de unos pocos en nombre de la generalidad.
  • Negociar con contundencia no implica, de ningún modo, olvidarse de la cordialidad y las buenas maneras.
  • Dijo el sabio: obro espontáneo, ando ligero, pienso en la calma... ¡vivo en aceptable armonía!
  • ¿Por qué ponerse nervioso, si mañana vas al foso?
  • Si se valora más a un individuo por sus títulos que por su capacidad, no debe extrañar que la teoría no se concierte con la práctica.
  • Tomemos nota de lo que otro dijo: tantas vueltas les di a las teorías sobre el arte de escribir que en mucho tiempo ni una sola línea escribí.
  • La sincera espontaneidad, en su sencillez, es mil veces mejor que el rígido acartonamiento de la compleja meditación.
  • La poesía es la lengua reservada, la inmensa voz callada.
  • Si la ansiedad ciega el pensamiento y el sosiego lo abre, es inequívoca la opción pensante.
  • Cuando una preocupación me obceca, vuelvo a ser niño para recuperar la elevada transparencia.
  • Con alegría se goza doblemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario