viernes, 30 de diciembre de 2011

La presencia del invierno


El invierno está aquí. Y pensando en música relacionada con la fría estación, me viene a la memoria la Sinfonía Nº 1 “Sueños de invierno” de Tchaikovsky, muy hermosa e incomprensiblemente minusvalorada. También el maravilloso ciclo de canciones Viaje de invierno (Winterreise) de Schubert, en torno al amor no correspondido. Y por supuesto el último concierto, “El invierno”, de Las cuatro estaciones de Vivaldi, para violín y orquesta. Precisamente esta maravillosa composición es la que elijo como ilustración de la estación invernal, en su pura expresión sonora y como fondo musical de un cuento  infantil.



¡Feliz fin de año 2011 
y mejor comienzo de 2012!

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Principios para una prescripción prudente

El médico, con tanto prescribir y prescribir, no hace otra cosa que atender a personas que piden medicamentos y a personas que sufren las consecuencias de esos medicamentos.
I. Illich.

Hoy traigo a este blog médico-melódico los principios para una prescripción más prudente, quizás conservadora, dirigidos a los médicos y cuyo objetivo es velar por la seguridad de los pacientes. Un "tema con variaciones" –por eso de la correlación "melódica"– que proviene de la Iniciativa por una Prescripción Prudente. En este enlace puede consultarse el desarrollo de cada uno de los 24 principios; algunos tienen un subtítulo entre paréntesis. Se trata de un compendio de pensamientos, experiencias y anécdotas, según se dice en la introducción (“Más allá del uso racional de los medicamentos”), en la cual se habla también de rebasar el concepto de “uso racional de los medicamentos” promulgada en la Conferencia de Nairobi, pensando sobre todo en la implicación social del acto de prescribir medicamentos. Podrán objetarse los pensamientos de algunos principios, pero en general me parecen una buena guía hacia una prescripción sensata, que conjuga conocimiento, prudencia, decisión, paciencia y escepticismo. Por mi parte, me permito añadir otro propio al término de los “oficiales”.

Principios para una prescripción prudente

1º principio: busca en primera instancia alternativas no farmacológicas. (Hay otras alternativas)

2º principio: considera las causas subyacentes, potencialmente tratables, de los problemas, en lugar de tratar los síntomas con medicamentos. (Otra forma de hacer)

3º principio: busca oportunidades para la prevención en lugar de centrarte en el tratamiento de síntomas o de una enfermedad avanzada. (Oportunidades para la prevención)

4º principio: siempre que sea posible usa el tiempo como un test diagnóstico y terapéutico. (Si es posible, esperar)

5º principio: maneja pocos medicamentos pero aprende a utilizarlos bien.

6º principio: Evita el cambio continuo a nuevos medicamentos sin tener motivos claros y concluyentes basados en la evidencia. (Pensar antes de cambiar)

7º principio: sé escéptico con el tratamiento individualizado. (El “cuento” de los análisis de subgrupos)

8º principio: siempre que sea posible, comienza el tratamiento con un sólo fármaco.

9º principio: ante un nuevo problema de salud piensa en primer lugar si puede tratarse de una reacción adversa a un medicamento. (Pensar en reacciones adversas)

10º principio: informa a los pacientes sobre las posibles reacciones adversas que pueden provocar sus medicamentos para que sean capaces de reconocerlas lo más pronto posible en caso de aparezcan. (Sobre la importancia de informar)

11º principio: considera si no se estás promoviendo y a la vez tratando, un síndrome de abstinencia.

12º principio: infórmate de los nuevos medicamentos y las nuevas indicaciones empleando fuentes fiables e independientes. (En busca de InFormación sobre nuevos medicamentos)

13º principio: no tengas prisa por utilizar medicamentos de reciente comercialización.

14º principio: Asegúrate de que el medicamento mejora resultados clínicos orientados al paciente en vez de variables subrogadas orientadas a la enfermedad.

15º principio: rehúye la ampliación o extrapolación de indicaciones.

16º principio: no dejarse seducir por la elegante farmacología molecular o fisiológica de algunos fármacos. (La innovación terapéutica orientada al paciente)

17º principio: ten precaución con la promoción selectiva de estudios.

18º principio: no cedas de forma precipitada y poco crítica a las peticiones de los pacientes, especialmente con los medicamentos que conocen por la publicidad. (Pastillas para no soñar)

19º principio: ante un fracaso terapéutico evita prescribir más fármacos sin antes comprobar la adherencia del paciente al tratamiento. (Adherencia al tratamiento)

20º principio: evita volver a prescribir medicamentos que ya han sido administrados previamente al paciente sin obtener respuesta, o que causaron una reacción adversa. (No repetir las recetas de forma automática)

21º principio: suspende el tratamiento con fármacos innecesarios o que no están siendo efectivos. (Fármacos innecesarios)

22º principio: respeta las dudas expresadas por los pacientes sobre sus medicamentos. (Vida natural, medicamentos naturales)

23º principio: piensa más allá de los beneficios a corto plazo de los fármacos y valora los beneficios y riesgos a más largo plazo.

24º principio: busca oportunidades para mejorar los sistemas de prescripción y hacer cambios que hagan más segura la prescripción y uso de medicamentos.
***
Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros. Groucho Marx.

Adenda: mi particular principio

25º principio: procura la coordinación en la prescripción, la integración prescriptora hospitalaria-extrahospitalaria, pensando en el paciente como individuo único.

Hago este planteamiento teniendo en mente la seguridad en la prescripción médica y en aras de evitar todo “patetismo” prescriptor.

lunes, 26 de diciembre de 2011

La risoterapia y sus beneficios


Un tema interesante, para nada baladí, es el de la risoterapia, considerada como “técnica psicoterapéutica tendiente a producir beneficios mentales y emocionales por medio de la risa”. Una terapia grupal, practicada mediante específicas sesiones en las que se ríe sin motivo, que ayuda a desdramatizar las situaciones de la vida y enseña a reírse de uno mismo; contribuye a vencer la timidez y facilita el desprendimiento de de todo egocentrismo, haciendo comprender las limitaciones que Georges Clemenceau (médico, periodista y político) sintetizó en una frase: “Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible”.

Que la risa es la mejor medicina preventiva no es un descubrimiento de ahora; el escritor Jonathan Swift (el de Los viajes de Gulliver) ya había dicho que “los mejores médicos del mundo son los doctores Dieta, Reposo y Alegría”. Eso sí, más reciente es la técnica de la risoterapia, aplicada para prevenir y tratar tanto trastornos mentales como corporales, del aparato digestivo, del sistema cardiovascular e incluso oncológicos (parece probado que quienes ríen poco, o tienen poco sentido del humor, son más propensos a contraer enfermedades graves). Su aplicación podría corresponder tanto a la psiquiatría como a la psicología médica.

En definitiva, es un medio para asumir nuestras limitaciones, afirmar la propia seguridad, mejorar la calidad de vida, ver el entorno con buenos ojos y prevenir enfermedades. No es la panacea pero es una buena ayuda.


Para finalizar, un risueño puñado de aforismos y un video ilustrativo sobre la risoterapia (Laughter Therapy).
  • La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. (Víctor Hugo)
  • El tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses. (Prov. japonés)
  • La risa no es más que la gloria que nace de nuestra superioridad. (Thomas Hobbes)
  • La risa nos mantiene más razonables que el enojo. (Duque de Levis)
  • Nada prende tan pronto de unas almas en otras como esta simpatía de la risa. (Jacinto Benavente)
  • La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa. (Mark Twain)

La risa es realmente la mejor medicina

sábado, 24 de diciembre de 2011

Tristeza de vivir… y alegría saludable (y 3)


...porque este asqueroso mundo es maravilloso.

 "What A Wonderful World", por Louis Armstrong

Y una licencia, con mis mejores deseos de alegría, salud, amor y paz para todos...

"Adeste Fideles", por Coro Apostol Santiago de Vigo y Orquesta 430
Director: Rimas Zdanavicius
21 de diciembre de 2011
(Un servidor: el segundo tenor barbado por la izquierda)

Bo Nadal
Feliz Navidad
Merry Christmas
Joyeux Noël
Froehliche Weihnachten
Buon Natale
Boas Festas

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Tristeza de vivir… y alegría saludable


Una frase del doctor Gregorio Marañón resume la miseria humana, especialmente remarcable en el deshumanizado medio urbano alejado de la naturaleza:
"Los médicos, cuando se nos ha pasado la hora de la pedantería juvenil, sabemos que todas las enfermedades, las reales y las imaginadas, pueden reducirse a una sola: a la tristeza de vivir."
En contraposición, un dicho del escritor Mateo Alemán subraya el estado opuesto como lo más saludable:
“La alegría en el enfermo es el mejor jarabe, y así es bien procurársela; y cuando alegre lo vieres, cuéntalo por sano.”
La música, como la vida, puede ser triste o alegre. Y puede ser seria o divertida; o ambas cosas a la vez. Como muestra, un divertido video en el que un grupo de estudiantes actúan como monjes mudos, "cantando" el Aleluya de El Mesías de Haendel. Para que después digan que se trata de música seria, o que ésta no puede ser divertida.



lunes, 19 de diciembre de 2011

Refundación de la Atención Primaria


A través de un foro médico, he tenido conocimiento de la publicación de este libro, dirigido por Vicente Ortún, que plantea la refundación sanitaria del primer nivel asistencial, de las actividades que desarrollan los profesionales sanitarios que trabajan en los centros de salud, en especial médicos de familia (generales o de cabecera), pediatras y personal de enfermería. La introducción pone de manifiesto, entre otras cosas, una cuestión trascendente: la necesidad de dejar de hacer para poder hacer, que “aconseja que se dejen de hacer funciones que pueden mecanizarse o pueden ser desempeñadas igual o mejor por otros profesionales; particularmente hay que revisar por completo los contenidos administrativos de las consultas”.

Indudablemente, la burocracia médica es la gran lacra de la Atención Primaria de Salud, una rémora que se ha ido acrecentando desde hace más de tres décadas, a pesar de haberse refutado y organizado grupos antiburocráticos de presión, en un sistema que obliga al médico de familia a consumir casi todo su tiempo en papeleo mayormente absurdo (hasta los propios usuarios se dan cuenta y no comprenden que se mantenga); hay que tener en cuenta que el médico del centro de salud trabaja sin apoyo auxiliar en consulta y toda actividad burocrática, no clínica, recae sobre él.

Por otra parte, las mejoras en la Atención Primaria precisan de una inversión que probablemente habría que detraer de la hospitalaria; ésta siempre ha ido aumentando mientras aquella disminuía, por la tradicional preeminencia del hospitalocentrismo hispano. Podría parecer una quimera, y más en tiempo de crisis económica, pero si se consiguiese la tan cacareada y jamás lograda coordinación entre niveles asistenciales (integración asistencial), cabría esperar una gran mejora de la eficiencia y con ello una contención del gasto sanitario. Pero centrándonos en el contenido y los objetivos del libro, en los equipos de salud todo habría de pasar por “disponer de una autonomía de gestión que les permita definir su propia estructura y organización”, como sucede con las EBP (Entidades de Base Asociativa) de Cataluña, en lugar del encorsetamiento actual, que obliga a trabajar con agendas rígidas que establecen isócronas, sin diferenciar las necesidades individuales de los pacientes.

Cierto es que más que refundación habría que hablar de un nuevo punto de partida, porque lo dispuesto en la Reforma de la Atención Primaria de 1984 ha devenido con el paso de los años en una complicación de los actos médicos, aun informatizados, lejos de una mejora real en la capacidad de resolución, puesto que las rémoras progresivamente instauradas lo impiden. Más aún, en un aumento del gasto sanitario general a causa de la multiplicidad de actos (con peticiones de pruebas innecesarias) y, particularmente, del gasto farmacéutico por un exceso de prescripción, inadecuada y condicionada, que conduce a la indeseable polimedicación, favorecida por la presión asistencial y la imposibilidad de tomar decisiones adecuadas sin el tiempo necesario; otros temas aparte serían el del autoconsumo (automedicación) y el de la dispensación farmacéutica improcedente.

Viendo el camino recorrido, los optimistas dirán que se aprende de los errores y que su corrección habrá de conducir a la adecuada senda sanitaria; por el contrario, los pesimistas estarán convencidos de que esto ya no tiene solución. Desde una posición intermedia, no escéptica –que niegue la necesidad de la existencia del médico de familia–, realista y sensata, se advertirán las dificultades pero se atisbará una salida del largo túnel, aunque sea a medio o largo plazo.

Esperemos hallar algunas claves estratégicas en los siete capítulos de La refundación de la Atención Primaria, libro al que se accede libremente, bajo licencia de Creative Commons, y que habrá que leer con detenimiento. Independientemente, creo que refundar o volver a crear una Atención Primaria operativa, resolutiva y satisfactoria es una necesidad, por el bien de sus protagonistas y sobre todo de la sociedad. A tres décadas desde la reforma de la AP, acaso sea necesaria ahora una contrarreforma.
***
Entrada relacionada en blog:
Puntos clave de la Atención Primaria de Salud
Enlace externo:
Dejar de hacer (lo superfluo) para poder hacer (lo necesario)

viernes, 16 de diciembre de 2011

Sobre bajada de sueldos de trabajadores públicos

Ahora que este año económicamente crítico va dando sus últimos pasos, creo oportuno traer tres extractos de otras tantas fuentes que cuestionan la medida de bajada de sueldos de trabajadores públicos. Quien lo sufre en carne propia asentirá ante estas reflexiones. Quien está al margen debiera opinar con conocimiento de causa.


Bajada de sueldo de funcionarios: en 2010... como en el siglo pasado
¿Es justo que un médico que ha estado media vida estudiando, o que un registrador que ha llevado una vida de fraile 10 años para sacarse la oposición, se encuentren con una rebaja muy importante?
Yo no creo que la bajada de sueldo de los funcionarios (necesaria por ser el mal menor) deba hacerse en base a los ingresos, o al menos no exclusivamente. En lugar de eso, ¿por qué no hacer una bajada de sueldo mucho más dura a los "funcionarios" nombrados a dedo, esos que ocupan cargos de confianza y que no hicieron una oposición para acceder a su puesto?
Nueva bajada de sueldo a funcionarios
Los empleados públicos, tanto del Estado como de ayuntamientos y autonomías, no han pagado por completo la factura de la crisis de las arcas públicas.
El Gobierno tiene previsto reducir el déficit en cerca de 3.000 millones (0,3 puntos porcentuales del PIB) de euros en 2011 con la congelación de los sueldos. También prevé aminorar el agujero presupuestario hasta 2013 en 8.000 millones (0,8 puntos del PIB) reponiendo sólo el 10% de las vacantes.
Sindicatos como USO creen que ya no hay margen para reducir los salarios base, y denuncian que se estén impulsando medidas que perjudican el bolsillo mientras que el número de asalariados en la Administración no para de crecer.
El ‘efecto boomerang’ de las bajadas de sueldos
Lo cierto es que en este país se mete en el mismo saco a todo el funcionariado. No es lo mismo un guardia civil, un médico o un profesor de instituto que un funcionario, metido probablemente a dedo en AAPP locales por ser amigo del alcalde de turno.
¿Por qué son los políticos quienes deciden a quien y como bajar los sueldos en aras de mejorar la productividad cuando a todas luces son el colectivo menos productivo de este país (y no quiero meterme en si están capacitados o no, porque eso es aún más triste)?
Y por si fuera poco, tras las acciones estatales, se anuncian planes de recortes autonómicos...

***
A continuación un vídeo crítico que expone con dureza las decisiones gubernamentales.

martes, 13 de diciembre de 2011

La música del tren


Fuente: Wolfie's Train Pages 

No sé por qué se me dio por buscar música relacionada con los trenes. Quizás haya sido el recuerdo infantil del melódico traqueteo ferroviario y la imagen viva de mi abuelo paterno, que fue maquinista de humeantes locomotoras de vapor. Y hallé una página en inglés sobre canciones del ferrocarril:


En ella se recogen canciones populares grabadas desde la década de 1950, bandas sonoras cinematográficas y televisivas (donde tienen cabida los trenes de juguete), composiciones clásicas y de jazz relacionadas con el tren, así como registros de sonidos reales de trenes. Me parece una página impresionante.

Sería pretencioso tratar de recoger aquí toda la música relacionada con los trenes. Pete SeegerJohn ColtraneVan Morrison…; la lista de músicos y registros es interminable. De modo que me limitaré a unas cuantas grabaciones ilustrativas, de la música popular, del jazz y del mundo clásico. Diré de paso que el compositor checo Antonin Dvořák era un apasionado de las locomotoras y que aunque no compuso una obra abiertamente relacionada con ellas, para la creación del primer tema de su Séptima sinfonía tuvo en mente la llegada de un tren festivo que traía a campesinos compatriotas de Pest.

Pasemos sin más a las sonoridades y disfrutemos de dos composición clásicas (una brasileña y otra mexicana), una pieza del jazz, una entrañable canción pop hispana de resonancias galaicas (el terruño tira). Entre otras razones, he elegido estas grabaciones por ir acompañadas de imágenes del ferrocarril tradicional (anterior a la llegada del tren de alta velocidad), pero no puedo dejar de recomendar la escucha de la pieza guatemalteca Ferrocarril de los altos, interpretada por la Marimba Bellas Artes.

O trenzinho do Caipira”, de Bachianas brasileiras n° 2 – Hector Villalobos (1933)

La construcción del ferrocarril” de Música para Charlar (1939) - Silvestre Revueltas

"Take the A Train" (Strayhorn, 1939) - Duke Ellington

"O tren" (1969) – Andrés Dobarro

***
ADENDA

  • Mi buena amiga Lola MU me recuerda una composición sinfónica anterior a las referidas (de 1923): Pacific 231, Arthur Honegger, que imita el sonido de una locomotora de vapor.
  • Y sería imperdonable no incluir tres obras representativas de la saga de los Strauss: Eisenbahn-Walzer Lust (vals ferroviario de la alegría), vals de 1837 de Johann Strauss padre, compuesto para conmemorar la primera línea ferroviaria a vapor austriaca; Bahn Frei Polka (Polka del Ferrocarril), de Eduard Strauss, para celebrar la apertura de una nueva línea ferroviaria; y Vergnügungszug (Tren de placer), polka de 1864 de Johann Strauss hijo, para celebrar la nueva ruta ferroviaria del norte de Austria.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Lluvia y alegría


Y llegaron las lluvias… Cuando el día está lluvioso a más de uno se le tuerce el gesto –y no me refiero a los reumáticos sensibles a los cambios atmosféricos–, olvidándose del dicho aquél de que a mal tiempo buena cara. Pero tras un largo periodo de sequía, en general se agradece el agua caída del cielo (como agua de mayo a finales de año). La misma Gallaecia la ha sufrido, llegando a estar los embalses a niveles mínimos; en una tierra donde los índices pluviométricos suelen ser altos y en cuya capital, Santiago de Compostela, se dice que la lluvia es arte. Por eso se agradece la lluvia, aunque nunca llueve a gusto de todos, y si a unos entristece a otros les da por cantar. Muy pocos habrán visto la película dramática y de aventuras Vinieron las lluvias (The Rains Came), de 1939 –ya ha llovido desde entonces–, sobre las peripecias de un médico en la India, pero seguro que la mayoría conoce el film musical  Cantando bajo la lluvia (Singin' in the Rain), de 1952, en la que Gene Kelly se muestra exultante. Parece que la canción, compuesta más de veinte años antes, haya sido creada para él. Es imposible no dejarse contagiar de su desbordante alegría.

Gene Kelly - I'm singing in the rain

martes, 6 de diciembre de 2011

Jubilación y dudas

La seguridad económica de la jubilación parece cada vez más dudosa en Hispania. Esa situación pasiva, de inactividad laboral, de quien antes desarrolló una vida laboral activa, no significa ahora seguridad de percepción de un subsidio bien ganado. Sobre todo si se piensa en el necesario tiempo de cotización (38,5 años) para percibirla  y el retraso en la edad de jubilación (a los 67 años), que muchos ven como una agresión a los derechos de los trabajadores. Una excepción sería la concesión de una jubilación prematura por incapacidad, cuestión por otra parte que convendría revisar a fondo, para evitar injusticias y detectar fraudes. Otra la prejubilación (graciosa denominación), pactada con la empresa –con o sin mediación de los sindicatos– y no siempre ventajosa para el trabajador.


La cuantía de la pensión viene determinada por los años cotizados y la aplicación de un porcentaje de una base reguladora, hasta alcanzar el 100% de los mismos. Pero esto es cada vez más incierto, hay demasiadas dudas. Si en una pareja sólo hay un cotizante y éste fallece, aun alcanzado el tope de cotización, el cónyuge viudo quedará con una pensión de viudedad de miseria (todo echado por la borda). Los trabajadores autónomos pueden llegar a percibir una cuantía poco mayor a la de una pensión no contributiva (que además sube cuando la pensión contributiva se congela), lo que puede hacerles plantearse que cotizar no compensa. Sospecho que la modalidad no contributiva, destinada a personas carentes de recursos o que no han cotizado el mínimo suficiente, ha ido creciendo en los últimos tiempos.

El temor a no percibir la jubilación, por la posible desaparición del sistema público de pensiones, proviene de diferentes factores. Los más evidente son el envejecimiento poblacional y el paro creciente, pero tampoco es desdeñable el peso de las jubilaciones anticipadas, por la ley del embudo, y las dudosas incapacidades (no sólo las mediáticas que afloran). Han de considerarse también la economía sumergida y los subsidios opacos. El pesimismo se acrecienta al no tenerse realmente en cuenta determinadas variables, como en número de hijos o que en un matrimonio sólo trabaje un cónyuge; eso sí, se mantienen las diferencias en las desgravaciones según autonomías.

Tenía ganas de dejar esta reflexión antes de finalizar el ¿glorioso? Día de la Constitución, la celebración de nuestra ¿garantista? Carta Magna.

***
Entrada relacionada
Los médicos y la jubilación (datos de edad de jubilación ya desfasados)

viernes, 2 de diciembre de 2011

Perplejidades del médico de atención primaria



Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. 
Y no estoy tan seguro de la primera
 Albert Einstein.

En la diaria actividad asistencial el médico de atención primaria –considerado de familia y que quisiera serlo de cabecera– sigue debatiéndose en una carrera de obstáculos que no hace más que complicar cada actuación profesional, impedir la deseada eficacia y aumentar el gasto por repetidas actuaciones condicionadas por la descoordinación y la incomunicación. Puede acabar más cansado que si hubiese corrido una maratón, con una inefable sensación de impotencia y desazón por no poder rechazar crecientes despropósitos e inutilidades…

Continúa la eterna incomunicación entre niveles asistenciales, lejos de considerarse de manera conjunta la atención al usuario de los servicios sanitarios.

Continúa la problemática en la prescripción de fármacos, con mantenimiento de trabas, catálogos mal definidos y penalizaciones que condicionan su utilización sensata.

Continúa la anormalidad en la emisión de partes de incapacidad temporal (baja laboral), desde su engorro a la más que dudosa procedencia de realizar algunos.

Continúa la cruz de los mil y un formularios, diferentes según su origen (municipal, provincial –diputación–, autonómico, nacional) y aun con variantes.

Continúa creciendo la demanda por cuestiones sociales y por búsqueda de subsidios a través de incapacidades.

Continúa aumentando la incidencia de trastornos emocionales y la petición de fármacos por tal motivo, en una sociedad cada vez más psiquiatrizada.

Continúa el desconcierto del médico de familia, sobre quien pivota todo, en un papel de portero del sistema y controlador económico. 

Y cuando pensaba que ya estaba curado de espanto, se encuentra con el mayor de los desconciertos: el médico de familia convertido en especialista hospitalario. Desdibujadas sus funciones, por encima se trastocan. Esto es como el profesor de educación física dando clases de música. No sé si el desconocimiento sanitario de nuestros mandatarios es supino o si estamos viviendo en un manicomio total, pero estoy por creer que lo mejor sería importar políticos sensatos, porque los que sufrimos no hacen más que engendrar crecientes perplejidades.
***
Después de esta meditación, me parece apropiado atemperarla con otra melódica. Y ninguna mejor que la “Méditation” de Thaïs, de Jules Massenet, con su emocionante solo de violín.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Temores con la Historia Clínica


Dudas plantea la historia clínica, actualmente electrónica, respecto a la privacidad, los registros, la propiedad, el acceso… Creo que aquí hemos (o han) enredado este documento médico-legal, como si se tratase de una ficha policial o un documento meramente jurídico, cuando en su esencia se trata de un medio de valoración y exploración sistemática encauzado a un diagnóstico y, en su caso, tratamiento. En vez de dar seguridad, ahora la historia clínica infunde temores, por exceso o por defecto. Y para colmo, en su versión electrónica se ha diversificado e incompatibilizado en función del territorio; todo un hispano logro. Los procedimientos sanitarios deberían ser descargados de complejidades; la historia clínica no puede ser un novelón.

Parafraseando a Woody Allen, el 90% del éxito se basa simplemente en simplificar. El sanitario, por supuesto, también.
***
Enlace
Historia clínica (tradicional)