viernes, 30 de diciembre de 2011

La presencia del invierno


El invierno está aquí. Y pensando en música relacionada con la fría estación, me viene a la memoria la Sinfonía Nº 1 “Sueños de invierno” de Tchaikovsky, muy hermosa e incomprensiblemente minusvalorada. También el maravilloso ciclo de canciones Viaje de invierno (Winterreise) de Schubert, en torno al amor no correspondido. Y por supuesto el último concierto, “El invierno”, de Las cuatro estaciones de Vivaldi, para violín y orquesta. Precisamente esta maravillosa composición es la que elijo como ilustración de la estación invernal, en su pura expresión sonora y como fondo musical de un cuento  infantil.



¡Feliz fin de año 2011 
y mejor comienzo de 2012!

8 comentarios:

  1. Muchas felicidades para el nuevo año.
    Te dejo un afectuoso saludo y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  2. El mismo deseo de felicidad para ti, Claudia, desde el invierno de acá.

    ResponderEliminar
  3. Amigo José Manuel, mis mejores deseos de prosperidad y salud para el año entrante.
    Salud(os).

    ResponderEliminar
  4. Mis mejores deseos para ti también, amigo Antonio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. FELICIDADES, JOSE MANUEL!
    DESDE NUESTRO FLORECIENTE VERANO TE ENVÍO ALGUNAS OLEADAS DE CALORCITO!
    CHAU,
    SILVIA.-

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, Silvia. ¡Quién pillara ahora vuestro calorcito!
    Chau.

    ResponderEliminar
  7. Lo que pasa es que inviernos inviernos como los de nuestros tiempos ya no hay, don José. Ahora mismo, sin ir más lejos (y no le engaño), ando entrando y saliendo de cas y voy en manga corta. Lo que es al sol, no tengo nada de frío. ¿Se acuerda usted de aquella residencia de vacaciones donde compartimos una estancia un tanto prolongada allá por 1981? Pues bien, en la primera semana de enero, me tocó quedarme arriba porque tenía semana: dormía con cuatro mantas y aun así tiritaba de frío. ¡Aquello eran inviernos, y no estos del cambio climático! Feliz 2012, de todos modos.

    ResponderEliminar
  8. Jo, Pablo, me haces sentir más viejo de lo que soy. Estoy disfrutando del Concierto de Año Nuevo en Viena, con un Mariss Jansons pletórico (en una ocasión tras sufrir un infarto en el podio siguió dirigiendo desde el suelo) y pienso que nos quedan muchos inviernos por delante, con sus lunas plateadas. ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? No sé... y mira que siento las coplas de Manrique.
    ¡Feliz 2012?

    ResponderEliminar