miércoles, 28 de diciembre de 2011

Principios para una prescripción prudente

El médico, con tanto prescribir y prescribir, no hace otra cosa que atender a personas que piden medicamentos y a personas que sufren las consecuencias de esos medicamentos.
I. Illich.

Hoy traigo a este blog médico-melódico los principios para una prescripción más prudente, quizás conservadora, dirigidos a los médicos y cuyo objetivo es velar por la seguridad de los pacientes. Un "tema con variaciones" –por eso de la correlación "melódica"– que proviene de la Iniciativa por una Prescripción Prudente. En este enlace puede consultarse el desarrollo de cada uno de los 24 principios; algunos tienen un subtítulo entre paréntesis. Se trata de un compendio de pensamientos, experiencias y anécdotas, según se dice en la introducción (“Más allá del uso racional de los medicamentos”), en la cual se habla también de rebasar el concepto de “uso racional de los medicamentos” promulgada en la Conferencia de Nairobi, pensando sobre todo en la implicación social del acto de prescribir medicamentos. Podrán objetarse los pensamientos de algunos principios, pero en general me parecen una buena guía hacia una prescripción sensata, que conjuga conocimiento, prudencia, decisión, paciencia y escepticismo. Por mi parte, me permito añadir otro propio al término de los “oficiales”.

Principios para una prescripción prudente

1º principio: busca en primera instancia alternativas no farmacológicas. (Hay otras alternativas)

2º principio: considera las causas subyacentes, potencialmente tratables, de los problemas, en lugar de tratar los síntomas con medicamentos. (Otra forma de hacer)

3º principio: busca oportunidades para la prevención en lugar de centrarte en el tratamiento de síntomas o de una enfermedad avanzada. (Oportunidades para la prevención)

4º principio: siempre que sea posible usa el tiempo como un test diagnóstico y terapéutico. (Si es posible, esperar)

5º principio: maneja pocos medicamentos pero aprende a utilizarlos bien.

6º principio: Evita el cambio continuo a nuevos medicamentos sin tener motivos claros y concluyentes basados en la evidencia. (Pensar antes de cambiar)

7º principio: sé escéptico con el tratamiento individualizado. (El “cuento” de los análisis de subgrupos)

8º principio: siempre que sea posible, comienza el tratamiento con un sólo fármaco.

9º principio: ante un nuevo problema de salud piensa en primer lugar si puede tratarse de una reacción adversa a un medicamento. (Pensar en reacciones adversas)

10º principio: informa a los pacientes sobre las posibles reacciones adversas que pueden provocar sus medicamentos para que sean capaces de reconocerlas lo más pronto posible en caso de aparezcan. (Sobre la importancia de informar)

11º principio: considera si no se estás promoviendo y a la vez tratando, un síndrome de abstinencia.

12º principio: infórmate de los nuevos medicamentos y las nuevas indicaciones empleando fuentes fiables e independientes. (En busca de InFormación sobre nuevos medicamentos)

13º principio: no tengas prisa por utilizar medicamentos de reciente comercialización.

14º principio: Asegúrate de que el medicamento mejora resultados clínicos orientados al paciente en vez de variables subrogadas orientadas a la enfermedad.

15º principio: rehúye la ampliación o extrapolación de indicaciones.

16º principio: no dejarse seducir por la elegante farmacología molecular o fisiológica de algunos fármacos. (La innovación terapéutica orientada al paciente)

17º principio: ten precaución con la promoción selectiva de estudios.

18º principio: no cedas de forma precipitada y poco crítica a las peticiones de los pacientes, especialmente con los medicamentos que conocen por la publicidad. (Pastillas para no soñar)

19º principio: ante un fracaso terapéutico evita prescribir más fármacos sin antes comprobar la adherencia del paciente al tratamiento. (Adherencia al tratamiento)

20º principio: evita volver a prescribir medicamentos que ya han sido administrados previamente al paciente sin obtener respuesta, o que causaron una reacción adversa. (No repetir las recetas de forma automática)

21º principio: suspende el tratamiento con fármacos innecesarios o que no están siendo efectivos. (Fármacos innecesarios)

22º principio: respeta las dudas expresadas por los pacientes sobre sus medicamentos. (Vida natural, medicamentos naturales)

23º principio: piensa más allá de los beneficios a corto plazo de los fármacos y valora los beneficios y riesgos a más largo plazo.

24º principio: busca oportunidades para mejorar los sistemas de prescripción y hacer cambios que hagan más segura la prescripción y uso de medicamentos.
***
Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros. Groucho Marx.

Adenda: mi particular principio

25º principio: procura la coordinación en la prescripción, la integración prescriptora hospitalaria-extrahospitalaria, pensando en el paciente como individuo único.

Hago este planteamiento teniendo en mente la seguridad en la prescripción médica y en aras de evitar todo “patetismo” prescriptor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario