jueves, 12 de abril de 2012

Sinfonía de los cuatro temperamentos

Fuente: Wikipedia

El compositor danés Carl Nielsen (1865-1931) se inspiró en un cuadro que vio en una taberna para la composición de su Sinfonía nº 2 “Los cuatro temperamentos, que habría de tener como motivo la teoría de los cuatro humores que condicionan los cuatro temperamentos básicos referidos por Hipócrates (460-377 a.C.): sanguíneo, colérico, melancólico y flemático. En concreto, cada temperamento se relacionaba con el predominio de uno de los cuatro líquidos o humores del organismo: sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema.

Nielsen fue un gran sinfonista, cuya figura se ha visto algo oscurecida por otro músico nórdico contemporáneo suyo y a su vez gran creador de sinfonías: el finlandés Jean Sibelius. Compuso seis sinfonías, cuatros de las cuales llevan subtítulos evocadores; aparte de la citada: Sinfonía nº 3 “Expansiva”, Sinfonía nº 4 “Inextinguible” y Sinfonía nº 6 “Semplice”.

La Sinfonía nº 2 "Los cuatro temperamentos" no es la mejor de su producción (la trilogía fundamental: sinfonías nº 3, nº 4 y nº 5), pero merece nuestra atención por su original estructura, en la que cada uno de los cuatro movimientos tradicionales está dedicado a un temperamento, del modo siguiente:

I:  Allegro collerico.
II: Andante comodo e flammatico.
III: Andante malincolico.
IV: Allegro sanguineo.

Fuente: Webster's Online Dictionary
Veamos un fragmento del primer movimiento ("Allegro collerico") de la Sinfonía nº 2 "Los cuatro temperamentos" de Carl Nielsen, dirigido por Leopoldo Stokowski.

6 comentarios:

  1. ¡Qué interesante José Manuel!
    Todo lo que cuentas en esta entrada es nuevo para mí. No podía imaginar que la vieja teoría hipocrática de los cuatro humores hubiera podido inspirar nada menos que una sinfonía, veintitantos siglos después. ¡Impresionante!

    Muchas gracias, querido amigo, por todas tus magníficas aportaciones. Da gusto aprender de ti.

    ¡Un fuerte abrazo y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa sinfonía programática, ¿verdad, querido amigo? Y yendo de las personalidades a las emociones, me viene ahora a la mente la sinfonía Nº 2 “La era de la ansiedad” de Leonard Bernstein.
      Gracias, querido Francisco, por tu continua presencia.

      Eliminar
  2. También a mí me ha resultado interesantísimo, querido José Manuel. De Nielsen apenas conocía lo que he podido escuchar en la Radio alguna vez. Me ha gustado mucho todo. Una entrada estupenda.
    Bicos a mi tenor.

    PD: tengo problemas para dejar comentarios en tu blog; se me abre una ventanita muy pesada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando tuve conocimiento de esta sinfonía y sobre todo de su subtítulo me sorprendió. De las sinfonías de Nielsen merece la pena la trilogía esencial indicada.
      Besos, amiga Lola.

      Eliminar
  3. Hola, es muy interesante encontrar este tipo de obras, sabes si existe este tipo de obras pero en el tiempo del barroco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que hay composiciones barrocas descriptivas o programáticas, sobre las estaciones del año o sugeridas por la geografía, pero creo que la única obra inspirada en los temperamentos (o así reconocida expresamente) es la de Nielsen.
      Un saludo.

      Eliminar