martes, 8 de mayo de 2012

Preludio y danza de Khovanshchina

Fuente: Wikipedia
El compositor ruso Modesto Mussorgsky (1839-1881) fue un músico intuitivo, original y penetrante, verdaderamente innovador, creador de un nuevo lenguaje, lleno de audacias armónico-melódicas, a veces de expresión primitiva y ruda. Conocido principalmente por la suite para piano Cuadros de una exposición (sobre todo en la versión orquestal de Maurice Ravel), el poema sinfónico Una noche en el monte Pelado y la ópera Boris Godunov, en su producción destacan también los ciclos de canciones (Canciones infantiles y Cantos y danzas de la muerte) y las óperas inacabadas Kovanschina y La feria de Sorochinsky, completada por Nikolai Rimsky-Kórsakov y César Cui, respectivamente, dos de los miembros del Grupo de los Cinco al que Mussorgsky pertenecía.

Merece ahora nuestra atención Kovanschina, una ópera en cinco actos que trata de los cambios históricos suscitados en Rusia con el ascenso al poder del Zar Pedro I el Grande, a finales del siglo XVII, y la oposición del príncipe boyardo Iván Kovansky y de su hijo Andréi Kovansky (de este apellido procede el título de la obra), pretendiendo frenar las reformas emprendidas para crear una "nueva" Rusia.

De ella traigo su bellísimo “Preludio”, un auténtico poema sinfónico, en dos interpretaciones en vivo, una dirigida por Claudio Abbado –con imágenes–, otra dirigida por Zubin Metha –en un concierto multitudinario–, y la “Danza de las esclavas persas”, en una interpretación del director Eugeni Svetlanov. Para disfrutar.

Preludio de Kovanschina


Danza de las esclavas persas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada