viernes, 21 de septiembre de 2012

Diálogos político-sanitarios (10): Urgencias Extrahospitalarias

Fuente: Urgencias y emergencias extrahospitalarias

Diálogo entre el Dr. Abré, médico de familia, y la Dra. Urgentina, directora de “atención continuada” (peculiar denominación en Hispania de las Urgencias Extrahospitalarias):

Dra. Urgentina.- Estamos orgullosos de haber organizado un buen sistema de Urgencias Extrahospitalarias, tanto en el medio urbano como en el rural.

Dr. Abré.- El problema es que antes había Servicios de Urgencias y la gente acudía por tales motivos; ahora hay Puntos de Atención Continuada (PAC) y acude por motivos banales.

Dra. Urgentina.- Es cuestión de educación, Dr. Abré, y de que el ciudadano tome conciencia.

Dr. Abré.- Habría que haber comenzado por ahí, Dra. Urgentina; pero, como siempre, se olvida informar a los usuarios.  Después, claro, viene el mal uso y el abuso de los servicios.

Dra. Urgentina.- Es usted un poco catastrofista, amigo mío.

Dr. Abré.- Para nada, querida Urgentina. Y le diré más: el sistema es chapucero. Porque los PAC no cubren un segmento horario en días laborales: de 08:00 AM a 15:00 PM.

Dra. Urgentina.- Bueno, y qué problema hay por siete horas, digamos, en descubierto.

Dr. Abré.- Pues que en ese tramo la atención urgente, incluida la domiciliaria, tiene que ser asumida por los médicos de atención ordinaria. Y dos cosas a la vez…

Dra. Urgentina.- ¡Ay!, siempre quejándose, Dr. Abré. Nada es perfecto.

Dr. Abré.- No me quejo, hablo con sensatez. Y por supuesto todo es mejorable.

Dra. Urgentina.- Puede que tenga razón. Lo estudiaremos.

Dr. Abré.- Bien. Pero no lo dejen para dentro de veinte años. Cada cosa debe ser llamada por su nombre, sin eufemismos, y los Servicios de Urgencias han de dar cobertura total.

Dra. Urgentina.- (Dubitativa.) Veinte años… ¡Si veinte años no es nada!...
***
En este blog ya hemos analizados diferentes aspectos de las Urgencias Extrahospitalarias, en el artículo “Atención sanitaria urgente”, y también particularmente de la atención psiquiátrica urgente, en el artículo “Urgencias psiquiátricas domiciliarias”. Basta echar una ojeada a ambos escritos para recordar las deficiencias organizativas en las que todavía seguimos inmersos (¿hasta cuándo?); una estructura deshilvanada que se sustenta en la continua improvisación no deseable. De ahí la necesidad de un auténtico sistema integral de urgencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada