jueves, 13 de septiembre de 2012

Cáncer y factores ambientales


La incidencia de cáncer está yendo en progresivo aumento, a causa de diversos factores ambientales y ocupacionales, que pueden ser evitables o al menos minimizados. Los principales tipos de cáncer como causa de mortalidad son (por este orden): 1) pulmonar, 2) gástrico, 3) hepático, 4) colorrectal, 5) mamario, 6) cervicouterino. (Ver: Datos y cifras)

Entendemos por cáncer un conjunto de enfermedades que tienen en común la producción células anormales (producidas en los tejidos de diferentes órganos); este concepto engloba todos los tumores malignos, incluidas las hematopatías malignas (“cánceres de la sangre”: leucemias, linfomas, mielomas), de malignidad variable. Y el concepto epidemiológico de factor de riesgo se refiere a cualquier agente o circunstancia (p.ej. la edad) que aumenta las probabilidades de contraer un problema de salud, incluido un cáncer; en este caso hablaríamos  propiamente de factor carcinogénico.

Factores de Riesgo
(Sobre medicamentos con potencial carcinogénico AQUÍ) 

Es por ello que interesa fomentar medidas frente a tumores malignos prevenibles (p. ej. de pulmón, colon, recto, piel o hígado), dirigidas a evitar  o limitar la exposición a factores de riesgo: tabaco, dietas malsanas, abuso de alcohol, sedentarismo, exceso de luz solar, agentes transmisibles (p.ej. virus de la hepatitis B y C y virus del papiloma humano: riesgo de cáncer de hígado y cervicouterino), sustancias contaminantes (del aire, del agua, de los alimentos) y factores ocupacionales (p.ej. exposición de trabajadores al amianto).

En definitiva, medidas individuales y medidas de actuación pública. Las primeras, dirigidas a evitar o limitar uno mismo sustancias químicas nocivas (tabaco, alcohol) y exposiciones físicas contraproducentes (radiación ultravioleta, solar o de fuente artificial). Las segundas, propugnadas por la OMS con el mismo fin saludable  y enfocadas a preservar la calidad del aire y del agua de bebida, a disminuir el efecto radón (gas noble radiactivo implicado en la prevalencia de cánceres de pulmón), a incrementar la seguridad alimentaria (prohibición de contaminantes como dioxinas y aflatoxinas) y a estimular políticas para a evitar enfermedades profesionales por el amianto o asbesto, en especial cáncer de pulmón (todo sobre el amianto AQUÍ).

(Sobre agentes carcinogénicos y la afectación de órganos AQUÍ)

Y qué podemos hacer nosotros, individualmente. Nada frente a determinados condicionantes vitales como el envejecimiento, la raza, el sexo o los factores genéticos. Pero sabiendo que el consumo excesivo de alcohol y la obesidad son dos factores de riesgo de desarrollar cáncer, según el Fondo Mundial para la investigación en Cáncer (WCRF) y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR), y que el tabaco y el exceso de exposición ultravioleta ya estaban reconocidos, tenemos fundamentos para decidir. Y siguiendo además el Código Europeo Contra el Cáncer, recogemos algunos consejos irrebatibles: 

·         no fumar
·         moderar consumo de alcohol
·         evitar exceso de exposición solar
·         evitar obesidad
·         realizar actividad física
·         aumentar consumo de vegetales (frutas, verduras, hortalizas)
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada