lunes, 31 de diciembre de 2012

El año que se acaba

most_beautiful_rainbow_picture
el más bello arcoiris

En este devenir médico-melódico, no hemos dejado reflejar todo lo que ha ido girando en torno a nuestras cabezas. Lo social, lo político, lo laboral, lo lúdico, lo cultural…, todo lo humano, ha tenido cabida en este espacio. Un espacio en el que las humanidades médicas y la música, en sus diferentes variedades estéticas, tienen preponderancia. Ciertamente, la particular coyuntura económica, que nos ha sacudido tanto en este 2012 (y, salvo milagro, seguirá haciéndolo en el/los próximo/s año/s), ha suscitado numerosos análisis centrados en el ámbito de la economía de la salud y reflexiones terrenas encuadradas en un marco económico general de crisis, en el que el poder financiero manda y el ciudadano empequeñece. Se rescatan bancos y se desahucia a personas. En una arbitraria Hispania, que da prebendas a los poderosos y quita derechos a los trabajadores.  

Ha ido disminuyendo el número de puestos laborales (en el sector público y en el privado) y aumentando consecuentemente el paro laboral. Se han ido recortando salarios, a la par que subiendo impuestos y servicios. En consecuencia, el consumo ha ido bajando, en un círculo vicioso de empobrecimiento generalizado (desde afuera advierten sobre la miseria) que alarma y paraliza, haciéndonos pasar de la indignación a la resignación, de la protesta al abatimiento. No hay que olvidar la alteración anímica, en forma de trastornos de ansiedad y depresiones de diferente intensidad, que en el extremo de la desesperación ha llevado a muchos, desahuciados por diferentes motivos, a la autolesión y a la consumación del suicidio. Es probable un aumento de la tasa de suicidios (faltan datos estadísticos), epidemiológicamente predecible y susceptible de aplicar medidas preventivas.

La acción política ha estado marcada por la insensatez y el abuso de poder, con una evidente minusvaloración de la función pública, que he sentido particularmente en mi sector, el sanitario, y la continua petición de sacrificios. Con la cínica excusa de la sostenibilidad del sistema, tratando de justificar recortes e ignorando derroches previos provocados por imprevisión o por temeridad, o incluso por vanidad. Se han improvisado formas de copago sanitario, en un auténtico desorden regulatorio. No es raro que se financie lo superfluo (p.ej. lencería terapéutica) y se excluya lo básico (p.ej. odontología reparadora). Las propuestas de trabajar más (horas) por menos (salario) nos retrotraen a lejanos tiempos de esclavitud productiva, cuando más horas de trabajo puede significar menos productividad.

Las nuevas aplicaciones de gestión en los servicios sanitarios públicos nos ha llevado a analizar el nuevo concepto de "externalización", frente a la privatización. Formulación teórica que la reciente puesta en práctica en Madrid dirá si se extiende o se combate. Es poca la transparencia y escaso el diálogo, mucha en cambio la arrogancia política y abundante la descortesía. Por eso se cuestiona la prédica populista de una sanidad pública, universal, gratuita y de calidad. Y porque la merma de derechos y la imposición de medidas cicateras son el pan sanitario de cada día. ¡Ay!, esperemos que esto cambie e impere la cordura. 

Reiterando lo dicho a fin de año de 2010, sigamos confiando en que el futuro traiga la sensatez a esta tierra, tan sobrada de improvisaciones y chapuzas. Y aunque nos cueste, sonriamos a la vida. Algún día habrá de salir el sol… 

¡FELIZ 2013!

"O sole mío", en clave de jazz

sábado, 29 de diciembre de 2012

María Tarsy, Premio a la Excelencia Química

María Tarsy Carballas


La investigadora lucense María Tarsy Carballas Fernández (Taboada, 1934) fue galardonada con el Premio a la Excelencia Química 2012, que reconoce los méritos a esta especialista en edafología (ciencia del suelo) y pionera de la investigación en Galicia. He tenido la ocasión de escucharla en una entrevista radiofónica, pudiendo comprobar, por la expresividad de sus palabras, que no hay duda de su entrega vocacional a la ciencia. Una entrega continuada y desinteresada. 
Sea este pequeño homenaje para María Tarsy.
***
Antes de la química estaba la alquimia, con su carácter esotérico...

El aprendiz de brujo, de Paul Dukas

jueves, 27 de diciembre de 2012

Danza del Hada de Azúcar

The Nutcracker

En el ballet El Cascanueces, de Tchaikovsky, relacionado con la Navidad e inspirado en la adaptación de Alejandro Dumas (padre) de un cuento de Hoffmann, hay una danza que forma parte de la suite que el propio compositor elaboró como obra de concierto, cuya particularidad reside en la inclusión de la celesta, un instrumento musical parecido al piano, pero con golpeadores que percuten placas de metal en lugar de cuerdas tensas. Se trata de la Danza del Hada de Azúcar, del acto II del ballet, que invito a ver y a escuchar en toda su dulzura, en una interpretación real y en una recreación de Walt Disney (de la película "Fantasía"). Para endulzarse en estos tiempos agrios...



Danza del Hada de Azúcar - "Fantasía", de Walt Disney

A mi madre, en su 77º cumpleaños

martes, 25 de diciembre de 2012

Canción de Navidad


En esta Navidad, en este tiempo de villancicos, no pensaba publicar nada y dejar que siguiese resonando mi homenaje mexicano. Pero no he podido resistirme a traer una canción navideña, y me he decidido por una no perteneciente a la tradición, sino a la modernidad, titulada simplemente Una canción de Navidad (A Christmas Song), de Ian Anderson, líder del grupo ecléctico Jethro Tull. Una canción que tiene un aire medieval, en la que se mezcla lo espiritual con lo mundano y en la que se introduce Santa Claus (San Nicolás o Papá Noel). ¿Cómo podemos reír en situaciones adversas? ¿Y cómo podemos sonreír si no hay motivos? Pues porque el espíritu navideño nos inunda con su alegría… ¡FELICIDADES A TODOS!




Once in Royal David's City stood a lonely cattle shed,
where a mother held her baby.
You'd do well to remember the things He later said.
When you're stuffing yourselves at the Christmas parties,
you'll just laugh when I tell you to take a running jump.
You're missing the point I'm sure does not need making
that Christmas spirit is not what you drink.
So how can you laugh when your own mother's hungry,
and how can you smile when the reasons for smiling are wrong?
And if I just messed up your thoughtless pleasures,
remember, if you wish, this is just a Christmas song.
(Hey! Santa! Pass us that bottle, will you?)

Una vez en la real ciudad de David se alzaba un establo aislado,
donde una madre abrazaba a su niño.
Harías bien en recordar las cosas que Él dijo después.
Cuando os atiborréis en las parrandas por Navidad, 
os reiréis cuando diga que peguéis un salto.
Estoy seguro que no comprendéis el hecho
de que el espíritu de la Navidad no está en lo que bebéis.
¿Cómo puedes reír cuando tu propia madre pasa hambre?
¿Y cómo puedes estar sonriente cuando los motivos para reír no son esos?
Y si he tirado por tierra vuestros placeres irreflexivos,
recordar, si queréis, que ésta es sólo una Canción de Navidad.
(¡Eh, Santa!, pásanos esa botella, ¿quieres?)


sábado, 22 de diciembre de 2012

Homenaje a México


El país con mayor número de vistas en este blog, después de España (30%), es México (20%). No conozco desgraciadamente esta gran nación norteamericana e hispanoamericana (prefiero esta denominación a la de latinoamericana), de historia milenaria, heterogénea y fascinante, cuya riqueza arqueológica y natural la convierte en importantísimo destino turístico. Su pobladísima capital, México-Tenochtitlan, que ya lo fuera del imperio de los mexicas o aztecas, tiene resonancia universal. La Ciudad de México y otras ciudades mexicanas tienen fama por diferentes motivos, entre ellas: Acapulco, Campeche, Cancún, Chihuahua, Ciudad Juárez, Colima, Cuernavaca, Durango, Ensenada, Guadalajara, Guanajuato, Hermosillo, Manzanillo, Monterrey, Palenque, Puebla, Tijuana y Veracruz.


Mexico map

El México precolombino, o prehispánico, nos remonta a enigmáticas culturas prehispánicas, de mayas, olmecas, toltecas, chichimecas, totonacas, aztecas y zapotecas. La irrupción hispana nos trae, para bien o para mal, las figuras de Hernán Cortés, el conquistador del imperio azteca y gobernador de la Nueva España, y de Moctezuma II, el último emperador azteca. Es la simple reducción de un periodo histórico trascendental, traumático y de aculturación. La modernidad del México independiente nos trae al emperador Maximiliano de Habsburgo, a los presidentes Porfirio Díaz y Francisco Madero, y a los líderes de la Revolución Mexicana, Pancho Villa y Emiliano Zapata.

La cultura mexicana de los últimos tiempos nos presenta, entre otros, escritores como Octavio Paz y Carlos Fuentes; pintores como Diego Rivera y su mujer Frida Kahlo; compositores como Agustín Lara y Silvestre Revueltas; actores como Dolores del Río, María Félix, Mario Moreno “Cantinflas” y, en parte, Anthony Quinn; cantantes charros como Pedro Vargas, Jorge Negrete, Pedro Infante y Luis Aguilar. Inevitablemente, siempre se quedarán nombres ilustres en el tintero. Por otra parte, no hemos de olvidar la emigración española a México, incluyendo a mis paisanos gallegos, ni el hecho de que muchos se refugiaron allí, como exiliados tras la Guerra Civil.


Respecto al canto lírico, reparo en el tenor mexicano Francisco Araiza, y en dos tenores españoles que relaciono con su patria: Luis Mariano, protagonista de la película El Cantor de México (1956), y Plácido Domingo, cuyo amor a México quedó demostrado al entregarse a la recuperación de la capital tras el terremoto de 1985.

Valga esta última y emotiva referencia para cerrar mi pequeño homenaje al grande y lindo México (país del que mi padre era un enamorado, sin haber pisado su tierra; supongo que por el cine y por allegados que le hablaban de sus bondades). Y valgan unas ilustraciones sonoro-visuales para embellecerlo. ¡Viva México!

Bienvenidos a México

México – Luis Mariano

viernes, 21 de diciembre de 2012

En el ocaso

Sunset

El compositor alemán Richard Strauss (1864-1949) no podría haber cerrado de mejor forma su faceta compositiva que como lo hizo, con sus Cuatro últimas canciones para soprano y orquesta, en 1948, a la edad de 84 años, el año anterior a su muerte (no llegó a escuchar su interpretación). La proximidad de la muerte y su serena aceptación resume los poemas inspiradores, de Herman Hesse para las tres primeras canciones (Frühling, Primavera; September, Septiembre; Beim SchlafengehenAl irme a dormir) y de Joseph von Eichendorff para la cuarta (Im Abendrot, En el ocaso). Suponen el cierre del postromanticismo musical y escuchadas individualmente o como ciclo es una experiencia única. Si tuviese que llevarme a una isla desierta una decena de composiciones clásicas una sería ésta, sin duda. Valga como muestra la sublime canción final, que bien sonorizaría una despedida del mundo (*). ¡Que la disfruten, al menos tanto como yo!

(*) Según una creencia escatológica (fenómeno 2012, dudosa profecía maya), el fin del mundo llegaría en el solsticio de invierno del hemisferio norte en 2012, entre el 21 y el 22 de diciembre. Esperemos que no se cumpla este vaticinio apocaliptico.

Cuatro últimas canciones de Richard Strauss
Im Abendrot (En el ocaso)
Renee Fleming, soprano

jueves, 20 de diciembre de 2012

Haz lo que creas conveniente


"Haga lo que haga es igual, todo lo consideran mal", dice la canción francesa La mala reputación, de Georges Brassens, popularizada por Paco Ibáñez en lengua castellana. Y es que no está bien visto que uno tenga su propia forma de pensar, su propio ideario, su propia fe. Aun así, nosotros seguiremos defendiendo el librepensamiento, enfocado a la mejora personal y el bien común.

En mi pueblo sin pretensión 
tengo mala reputación, 
haga lo que haga es igual 
todo lo consideran mal.
Yo no pienso pues hacer ningún daño 
queriendo vivir fuera del rebaño. 
No, a la gente no gusta que  
uno tenga su propia fe. 
Todos, todos me miran mal, 
salvo los ciegos, es natural. 

Cuando la fiesta nacional 

yo me quedo en la cama igual, 
que la música militar 
nunca me supo levantar. 
En el mundo pues no hay mayor pecado 
que el de no seguir al abanderado. 
No, a la gente no gusta que  
uno tenga su propia fe.
Todos me muestran con el dedo, 
salvo los mancos, quiero y no puedo. 

Si en la calle corre un ladrón

y a la zaga va un richachón,
zancadilla pongo al señor 
y aplastado el perseguidor.
Eso sí que sí que será una lata, 
siempre tengo yo que meter la pata. 
No, a la gente no gusta que  
uno tenga su propia fe. 
Todos tras de mí a correr,
salvo los cojos, es de creer. 

No hace falta saber latín, 

yo ya sé cual será mi fin,
en el pueblo se empieza a oír 
muerte, muerte al villano vil.
Yo no pienso pues armar ningún lío 
con que no va a Roma el camino mío. 
No, a la gente no gusta que  
uno tenga su propia fe.  
Todos, todos me miran mal, 
salvo los ciegos, es natural. 

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Sanidad y copagos


El desorden regulatorio hispano (chapuza nacional) es lo acostumbrado, igual que el caos recaudatorio, que unido a la continua improvisación y a la picaresca institucional revestida de excepción (coche público/taxi pagado, jubilación máxima con siete años...), define el país en el que vivimos. ¡Qué justo y que igualitario!

Pero hablemos del “copago” sanitario, desigual y chapucero, y del invariable “pago completo”Por un lado, diferentes porcentajes que hay que pagar por receta, teóricamente en función de poder adquisitivo, y un euro sobreañadido en función de Comunidad Autónoma. Y tasas que habrá que abonar en el futuro por diferentes servicios sanitarios. Por otro, copago en Mutualidades de Funcionarios para audífonos, gafas, lentes de contacto, odontología adultos… y para los del Régimen General pago completo, sin un céntimo de financiación pública. ¡Y nadie se queja por esto! (Ver: sistemas de copago)

Aquí todo es cuestión de costumbre. Si pagas lo que no pagabas, duele. Si sigues pagando lo que ya pagabas, ni te das cuenta. Dijo el viejo sabio soriano: “de lo malo a lo bueno se va bien, pero de lo bueno a lo malo, ¡ay!, que mal se va a ir.” Vemos que lo segundo manda, y de lo primero nada. Pero parafraseando al sabio, podemos añadir: si no intentas moverte de lo malo, te quedas aborregado.

Saludos amigos, sin pago, ni copago, ni repago. 

"Capricho nº 24" de Paganini
Alexander Markov, violín

martes, 18 de diciembre de 2012

¿Estado de Derecho?


Si el Estado de Derecho real se rige por un sistema de leyes (por una norma jurídica) e instituciones, con unos órganos de poder del Estado autónomos y encuadrados en una constitución, que establece un marco institucional y unos límites a los gobernantes, que han de velar por el bien común, por unos derechos fundamentales y por la dignidad humana, sometidos al principio de legalidad y al de igualdad ante la ley (no discriminación), no existirá tal cuando éstos velan por sus propios intereses saltándose las reglas democráticas a la torera. Vemos continuamente actuaciones de gobernantes, locales, autonómicos y estatales, que no se atienen a la norma que lo define, que actúan de forma poco transparente, que tienen el poder personalizado y no institucionalizado, totalmente discriminatorias.

En este tiempo de recortes de derechos laborales, me quedo con una decisión impropia de un Estado de Derecho (no trascendental, pero discriminatoria) que podría contravenir el artículo 14 de la Constitución. Tras una disposición estatal de limitar a 3 los días de libre disposición para todos los trabajadores públicos, en otra unilateral el Ministro de Justicia cede a presiones de jueces y les deja 12 (tenían 18). Los médicos por ejemplo (supongo que incluidos los propios forenses), con el mismo nivel en la Administración Pública, habrán de conformarse con esos 3 pelados, lleven un mes de dedicación o treinta años.  Será porque son más sumisos que los jueces o porque su labor no es merecedora de las mismas concesiones, a pesar de que su "queme profesional" es evidentemente mucho mayor. Y no es que la desgracia de muchos vaya a ser consuelo de tontos (ojalá se les respetase a todos lo adquirido), pero es evidente que sigue habiendo privilegios para algunos.

Habría que quemar muchas impurezas...


"Danza ritual del fuego" de El amor brujo, de Manuel de Falla
Reducción para piano, por Artur Rubinstein

lunes, 17 de diciembre de 2012

Coherencia en la privatización


He leído esta opinión en un foro médico...
Coherencia en la privatización, que no se olviden de sí mismos
Los políticos electos son todos funcionarios, pues a la función pública se dedican y cobran de los fondos públicos, del Presupuesto. 
Todos son funcionarios interinos, ya que duran cuatro años. 
Algunos parecen "de carrera" pues de cuatro en cuatro años viven electos la vida entera. 
Otros, incluso, son funcionarios "de verdad" y están en excedencia.
Pues bien, que se apliquen a sí mismos las privatizaciones y recortes que aplican al resto de los funcionarios.
Si tienen sed de privatizar que privaticen el Gobierno y el Parlamento (estatales y autonómicos) y el Senado, y los Ayuntamientos, Diputaciones y demás.
Que saquen a concurso su gestión y que les cambien el salario, el horario, los privilegios  y las condiciones de trabajo a presidentes, ministros-consejeros, diputados, senadores, alcaldes, concejales, etc.
Que no se frenen, que sean consecuentes. 
Que privaticen, además, la Moncloa y demás palacetes de presidentes y otros. 
Que sean coherentes en sus prácticas e ideas.
¿No dicen que la gestión privada es más eficiente y que ahorra? ¡Pues que ahorren, que ahorren!
Nosotros somos el tribunal de oposición que los elige, y luego la gestión es privada.
Eso no cambia el contrato, ¿no?.
... y digo ¡Amén!

domingo, 16 de diciembre de 2012

Abecedario de nuestro tiempo

Las nuevas tecnologías han conquistado el campo de la enseñanza. Sin ellas, el aprendizaje del abecedario les parecería insulso a los nuevos párvulos. 


Si el viejo maestro levantase la cabeza... 
abecedario

Times have changed! Pero los niños siempre aprenderán cantando...

sábado, 15 de diciembre de 2012

Sobre la Economía de la Salud

Fuente

Podemos definir la economía de la salud como la rama de la economía aplicada a los procesos de salud-enfermedad, entendiendo la economía (del gr. Oikos, casa, y nemo, administrar: “administración de la casa”) como la ciencia social que estudia los procedimientos productivos y de intercambio, y que analiza el consumo de bienes (productos) y servicios. Es la definición más sucinta y clara que he encontrado. De otro modo, es la ciencia económica que tiene por objeto el uso óptimo de los recursos para la atención de la enfermedad y la promoción de la salud. Su cometido es estimar la eficiencia de los servicios de salud y sugerir formas de mejorar su organización.

La economía de la salud, que  englobamos en las Humanidades Médicas, aplica la teoría económica a los fenómenos y problemas asociados con la salud. Describe los estados de salud y enfermedad en el marco económico, usando las herramientas propias de la economía, y teniendo en cuenta las consecuencias económicas que se pueden derivar. Hemos de significar que no sólo las enfermedades tienen un coste, sino también las medidas empleadas para la promoción de la salud. Como con la economía en general, se hace diferenciación entre macroeconomía y microeconomía de la salud.

Mediante la economía de la salud se puede estimar la eficiencia organizativa de los servicios de salud y sugerir mejoras. Esta ciencia humanística maneja conceptos económicos, como productividad o coste-efectividad, y analiza diferentes situaciones, como la demanda asistencial, los seguros, la financiación, la remuneración del personal o la equidad, dentro de planteamientos particulares y del sistema de salud (gestión económica de hospitales privados y de centros sanitarios públicos), sin excluir análisis comparativos de los diferentes sistemas.

Un importante apartado de la economía de la salud es la farmacoeconomía. La economía aplicada al consumo de fármacos tiene una indudable relevancia. Dicho consumo deriva de la prescripción médica y conlleva el lógico gasto farmacéutico. Una preocupación en los últimos tiempos para políticos y gestores de la sanidad, que ha llevado a varios recortes en la financiación de medicamentos, a través de tres planteamientos clave: 1) ¿qué enfermedades se tratan?, 2) ¿cómo se tratan?, y 3) ¿cuál es la mejor forma de tratamiento?

Pero en economía de la salud, los resultados económicos no pueden desligarse de los clínicos y humanísticos. Es comprensible el objetivo de tratamiento al menor coste posible (efectividad), limitando el número de intervenciones (pruebas diagnósticas y aplicaciones terapéuticas) y el consumo de recursos materiales, estableciendo prioridades. Sin embargo, ha de procurarse también el mejor resultado (eficacia). La consecución de eficiencia y eficacia sería entonces el ideal. Finalmente, los resultados humanísticos obligan a diferenciar cada paciente (“no hay enfermedades, sino enfermos”), considerando su esfera psíquica y tomando en consideración la calidad de vida obtenida con intervenciones y tratamientos, procurando no provocar más daño que beneficio (prevención cuaternaria: “primum non nocere”).

viernes, 14 de diciembre de 2012

Médico certificador


Fuente

A raíz de una nota informativa colegial, se constata la consideración del médico de familia como médico certificador. Veamos…

NOTA INFORMATIVA
Desde el I.N.E. se ha detectado un error en la cumplimentación de los certificados médicos de defunción, en el apartado de  “causas/antecedentes”. 
(...) Por este motivo queríamos informarte como médico certificador, las pautas correctas de cumplimentación, incidiendo especialmente en el problema detectado. Estas pautas se encuentran brevemente descritas al reverso del Certificado Médico de Defunción y más ampliamente en el Programa Certifica.
Se comprende la relevancia estadística que supone la correcta certificación de la causa de defunción. Pero expresado así, crudamente, en una circular dirigida a médicos de familia, puede resultar ofensiva, porque parece reducir su amplio ámbito a otro meramente burocrático.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Desidia sanitaria


Con el título de DESIDIA, el editorial de un boletín sindical viene a resumir la ineptitud de quienes teóricamente tienen asumida una responsabilidad con el sistema sanitario. Negligencia, descuido, desinterés, abandono, dejadez... es la sensación que inspiran quienes debieran velar por el buen funcionamiento de un servicio básico. 

Se constata la desidia sanitaria en el pobre mantenimiento de los centros de salud, en la insuficiente renovación de dotaciones materiales y en la baja calidad del material fungible que últimamente se recibe. Estas realidades hacen pensar más en cicatería que en recortes impuestos por la particular crisis hispana (diferente a la del globo terráqueo). 

También se palpa la desidia en la inexistencia de cauces de comunicación, si exceptuamos la vía sindical (y de aquella forma), lo que impide el deseable intercambio de las ideas y el planteamiento sensato de medidas encauzadas a evitar el despilfarro. Porque la eliminación de lo superfluo no tiene por qué ir en detrimento de la calidad de los servicios que se brindan. 

No hay forma... Se continúa en la misma postura desidiosa, erre que erre, como si se esperase un milagro celestial. Es como si los gerentes no se enterasen de la realidad o no quisiesen verla (en esto no hay cambio), insensibles al desbarajuste gestor y al malestar establecido en profesionales coartados por determinantes economicistas.

Y no se puede legislar de manera más aberrante, más desidiosa. Algunas normas, como la recientemente establecida para regular la incapacidad laboral transitoria podría atentar contra el derecho elemental, al no contemplar la particularidad de la actividad sanitaria (de riesgo continuo) y ser además discriminatoria.

Se llega a un control casi policial de las bajas laborales del personal sanitario no supeditadas a recorte en la prestación por enfermedad o accidente (embarazo, accidente laboral), algo novedoso que se suma a la rebaja en las nóminas, a la eliminación de la paga extra y a la privación de días de libre disposición. Esto es igualmente fruto de la desidia, y del desprecio. 

¿Es razonable que la incapacidad de una trabajadora gestante con malestar especifico NO se penalice, y SÍ cuando la misma sin estar grávida es víctima de cólicos nefríticos de repetición en el contexto de una urolitiasis? ¿O, con igual diferenciación, quien se tuerce un tobillo en consulta o se rompe una mano en una atención urgente fuera del horario laboral?

Son tantas las aberraciones nacidas de la desidia, hija de la incompetencia, que uno necesita clamar, con la ingenua intención de alcanzar oídos desatentos, o al menos liberarse con el legítimo desahogo. Porque mientras el ambiente sanitario se enrarece cada vez más, quienes esgrimen el poder y pueden tomar decisiones políticas viven felices en los mundos de Yupi...

miércoles, 12 de diciembre de 2012

El sabor de la canción francesa

Fuente

Con la denominación “chanson” se hace referencia a la canción con letra en francés, mayormente de temática  amorosa, aunque también de crítica social y política, y el término se emplea desde el siglo XV. Pero en particular la expresión “chanson française” designa un género musical del siglo XX, nacido después de la II Guerra Mundial (1945) y favorecido por el desarrollo de la industria discográfica, con una estética de cabaret y principalmente relacionado con cantautores de estilo trovadoresco, como Léo FerréGeorges BrassensJacques Brel (los tres principales compositores)Charles AznavourAristide BruantSerge Gainsbourg, Yves Montand, Georges Moustaki, Edith Piaf, Alain Souchon, Charles Trenet, Boris Vian y otros. 

Algunos de los títulos más famosos de la canción francesa:
  • Les feuilles mortes (Las hojas muertas, 1945), una canción popularizada por Yves Montand y convertida en un jazz standard con el título de “Autumn leaves”.
  • La vie en rose (La vida en rosa, 1945), una de las canciones más famosas de Édith Piaf, autora de la letra.
  • La mer (La mar, 1946), la más famosa canción de Charles Trenet, de la que hay multitud de versiones.
  • C'est si bon (Esto es tan bueno, 1950), popularizada por Louis Armstrong e Yves Montand.
  • La mauvaise réputation (La mala reputación, 1952), una canción de Georges Brassens, popularizada en España por Paco Ibáñez.
  • Le déserteur (El desertor, 1954), una canción antimilitarista, con letra de Boris Vian y música de Harold Berg.
  • Ne me quitte pas (No me dejes, 1959), una representativa e inolvidable canción de Jacques Brel.
  • Tous les garçons et les filles (Todos los chicos y chicas, 1962), popularizada por Françoise Hardy.
  • Le métèque (El extranjero, 1968), famosa canción de Georges Moustaki.
  • Je t'aime... moi non plus (Te amo... yo tampoco, 1969), canción de Serge Gainsbourg.
  • Avec le temps (Con los tiempos, 1969), una canción emblemática de Léo Ferré.

De estas canciones francesas traigo cuatro como ilustración sonoro-visual, y de las demás (algunas desenfadadas) dejo enlaces en los títulos en castellano. Que las disfruten. 

La vie en rose - Edith Piaf

La mauvaise réputation - Georges Brassens
  
Ne me quitte pas - Jacques Brel

Avec le temps - Léo Ferré  

lunes, 10 de diciembre de 2012

Hipnotizadora canción


En marzo de este año escuché en un programa de radio la canción “Hipnotized” (Hipnotizada), en la voz de una tal Linda Jones, cantante de soul que desconocía. El presentador recordó su prematura muerte, a los 27 años (en 1972), a causa de un coma diabético. Quedé realmente hipnotizado por la interpretación y ahora la traigo para compartir con los lectores de este blog médico-melódico. La diabetes fue también la enfermedad que hizo estragos en la gran cantante de jazz Ella Fitzgerald.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Observación médico-melódica

José M. Brea Feijoo

Desde hace un tiempo, la alternancia de artículos médicos, melódicos e intermedios no se ha seguido con la rigidez habitual (2-2-1, 2-2-1,…), sino que ha ido variando en función de diferentes factores: material acumulado, coyuntura informativa, urgente inspiración… Tal vez haya cedido la temática puramente melódica en favor de la puramente médica, aunque la música esté presente como ilustración sonora de muchas entradas médicas e intermedias. Por supuesto se sigue manteniendo la combinación temática y especialmente la relación médico-melódica. Por otro lado, se han ido añadiendo nuevas “etiquetas” a las establecidas en su momento en nuestra “consideración médico-melódica”.

Espero, queridos amigos, que Medicina y Melodía, a finales de su cuarto año de andadura, haya sido de utilidad o al menos de entretenimiento. Y es mi deseo que lo siga siendo.

Mi agradecimiento a los seguidores y a todos los lectores de este blog.

viernes, 7 de diciembre de 2012

La educación y la motivación

Motivación

Dime algo y lo olvidaré. Enséñame algo y lo recordaré. Hazme partícipe de algo y lo aprenderé. Proverbio chino.

Camino del trabajo se me dio por pensar en la educación escolar. Como en una iluminación, consideré lo siguiente. Los alumnos pueden tomar dos actitudes: 1) de inmersión en el estudio (de entrega) o 2) de dispersión (de desinterés), con diferente graduación. En el segundo caso, nos hallamos ante la absoluta falta de voluntad, acaso por desmotivación; en el primero, habría que barajar otras dos posibilidades: a) para aprender (para tener un bagaje intelectual de futuro) o b) para aprobar (para superar un trámite del presente). Evidentemente el primer supuesto sería el ideal, tener interés en estudiar para aprobar -por descontado- y sobre todo para realizarse en el conocimiento, con todo lo que entraña de capacidad de analizar lo que nos rodea, de resolver cuestiones, de elegir con fundamento, de superar dificultades. Para alcanzarlo, en determinados casos podrá bastar la espontánea disposición, tal vez innata, del individuo. En la mayoría será precisa una adecuada motivación 
(sin presiones familiares o sociales), sustentada en la calidad educativa y en la buena disposición de maestros y profesores (su capacidad de hacer partícipes a los alumnos es decisiva, como reza el proverbio chino).

Después de esta súbita inspiración, me encontré con un escrito sobre la educación de un docente amigo, que expresaba su desilusión ante el bajo nivel del alumnado, partiendo de algo básico como la escritura y siguiendo por la desgana para leer, en una postura mayoritaria de indiferencia, para acabar en lo absurdo de un sistema educativo que no premia el esfuerzo y promueve el pasotismo. Aunque creo que la motivación depende más del maestro que del confuso sistema (ya de largo, con vorágine de planes educativos, reformas y contrarreformas), el marco laboral condiciona al más entusiasta y capaz de los maestros. Sobra regulación y faltan opciones de elección; se impide la eficacia de la ciencia pedagógica. No se pueden llevar a todas las mentes por la misma senda en un loco afán de uniformizar; cada educador tiene su estilo ("cada maestrillo tiene su librillo"), sus particulares cualidades, y los educandos también son diferentes, en aptitud y actitud.

Haría falta una total renovación de las ideas educativas, casi una evolución como la del Basilisco o Lagarto Jesucristo…


Entradas relacionadas en blog:

miércoles, 5 de diciembre de 2012

¿Hacia las Entidades de Base Asociativa?


Stages of Butterfly Metamorphosis
Metamorfosis

Partiendo de la desconfianza de lo que se piensa hacer con la Atención Primaria de Salud y de la disconformidad con el actual sistema gerencial, frío, distante de los profesionales, nada participativo, en el que entiendo que mandan los directores de gestión (por encima de gerentes, director médicos, directores asistenciales y demás mandos), creo que es preciso un cambio en un sistema sanitario no cohesionado en el que el primer nivel asistencial lleva la peor parte, que impide a los profesionales dar lo mejor de sí, condicionados por agendas absurdas, papeles sin fin y protocolos hospitalarios impuestos. 

Pero tengo muchas dudas en cuanto al modelo de Entidades de Base Asociativa (EBA) que se propone extender (ya implantado en Cataluña y Andalucía), aunque no sé bien cómo ni de su eficacia (se habla sólo de más eficiencia), si los centros dependen de las gerencias, si están disponibles para movilizaciones urgentes, si tienen hospital de referencia, si tienen una única modalidad de contratación, si pueden vivir en armonía con los del modelo “tradicional” (el que era “nuevo” ya parece pasado de moda), etc. Y es que no tendremos el mejor sistema sanitario del mundo, pero no deseo que empeore.

Dejo enlace a un debate sobre las EBA:

martes, 4 de diciembre de 2012

La importancia de la salud



En la prensa diaria siempre hay noticias sobre la salud. En radio y televisión se tocan todos los días asuntos sobre la salud. Las conversaciones en la calle tratan mayormente sobre la salud. “Salud, dinero y amor”, dice la popular canción, yendo por delante la salud. En la correspondencia tradicional por carta, se solía comenzar con un “esperamos que estéis bien de salud”. Si una persona le manifiesta su mejor deseo a otra, le desea mucha salud. Al precavernos de un daño, nos estamos curando en salud. Al brindar, lo hacemos con la expresión “¡a tu salud!" Incluso si el vecino estornuda le decimos "¡salud!" Diferentes organismos apelan habitualmente al estado de salud. Cuando alguien se ausenta de un deber social, trata de escudarse en un problema de salud. Se requieren continuamente, y abusivamente, certificados de salud. Se cacarea sobre el derecho a la salud. Es evidente que lo que más importa es la salud (antes que nada, la salud). Todo parece girar en torno a la salud. Y se demandan continuamente servicios de salud. Por ello, no parece cuestionable la importancia de los profesionales que velan por la salud... Entonces, queridos amigos, ¡a vuestra salud!

lunes, 3 de diciembre de 2012

El beneficio de la Prevención Cuaternaria

Fuente

Ya nos hemos detenido a considerar las nuevas corrientes en atención sanitaria, centradas en el concepto de medicina mínimamente impertinente o poco perturbadora. Al propugnar este método se tiene especialmente en cuenta la denominada prevención cuaternaria [ver tipos de prevención], que nos llama a la prudencia en la actuación médica, evitando intervenciones innecesarias o excesivas (p.ej. tratamiento farmacológico desmedido) que pueden acarrar daño en lugar de beneficio. 

En realidad no es nada nuevo, porque desde siempre en el ejercicio de la medicina lo prioritario es no dañar (“primum non nocere”). Siguiendo el viejo refrán, se pretende que no sea peor el remedio o la intervención médica que la enfermedad.

Podemos hacernos una mejor idea de la prevención cuaternaria con un vídeo dramatizado, del que podemos extraer algunas claves: 1) tratar o intervenir en la justa medida; 2) no reducir la salud a mera biometría; 3) no seguir con rigidez los protocolos, considerar cada caso individualmente (no hay enfermedades, sino enfermos). 


Enlace
La prevención cuaternaria, por Juan Gérvas

sábado, 1 de diciembre de 2012

Gestión sanitaria pública vs privada



Los teóricos de la gestión hablan de dos tipos de gestión sanitaria pública: 1) gestión directa, realizada por la Administración pública, y 2) gestión indirecta, realizada por el sector privado. En el primer caso se entendería que la financiación y la provisión de servicios son enteramente públicos. En el segundo la financiación sería pública y la provisión privada, a través de contratos (contratación), en las diferentes modalidades de convenio, concierto y concesión. Se ha teorizado mucho sobre fórmulas de gestión sanitaria y de sus diferentes grados de eficiencia, y en Hispania se han aplicado de manera diferente en cada territorio. Ejemplos de convenios puntuales los tenemos con entidades de aseguramiento privado y mutuas laborales. Ejemplos de conciertos, con hospitales privados.

El nuevo concepto de “externalización” de los servicios parece entenderse como una forma de contratación externa, es decir de gestión indirecta o privada, en forma de concesión. Y se ha suscitado un debate sobre su aparente significado de privatización (conversión de empresa pública al sector privado) de la sanidad o, de otro modo, de destrucción del sistema sanitario público. Porque supone ir más allá del pacto o del acuerdo, temporal o puntual, que entraña un convenio o un concierto, las otras dos modalidades de gestión privada, que se han venido desarrollando dentro del sistema sanitario sin que se hayan producido grandes oposiciones. Como ejemplos de concesiones de servicios públicos a empresas privadas (empresas concesionarias) en otros sectores, se me ocurren las de suministro de agua potable, gestión de residuos y autopistas. Como privatizaciones puras y duras ya materializadas, las de empresas de hidrocarburos, electricidad y telefonía, en su momento controladas por el Estado.

El debate está servido. Pero el recelo y la oposición de los profesionales sanitarios ya son manifiestos. Aunque no guste la gestión sanitaria pública actual, absolutamente politizada (no se ha dado un solo paso para despolitizar y profesionalizar la gestión), los antecedentes de mangoneo y corrupción hacen temer un drástico cambio de rumbo. El futuro se presenta incierto...
***
Enlaces