miércoles, 13 de febrero de 2013

Alborada de Veiga

Amanecer en Monte Santa Tegra

Pascual Veiga (1842 -1906), compositor y director de orfeones, es una de las figuras más representativas del Nacionalismo Musical Gallego (junto a Juan Montes, José Castro “Chané” y José Baldomir). Fue niño de coro en Mondoñedo, su ciudad natal, donde tuvo como primer profesor al maestro de capilla José Pacheco. Estudio órgano con Rafael Tafall, organista da catedral mindoniense, y en 1864 logró semejante puesto de instrumentista de la parroquia de Santa María, en A Coruña, ciudad en la que se dedicó a la enseñanza musical y, sobre todo, a la dirección y fundación de orfeones, actividad por la que alcanzaría a su mayor fama en vida. En el Liceo Brigantino, que dirigió conjuntamente con Canuto Berea, fundó el Orfeón Brigantino; posteriormente organizó el Orfeón Coruñés, El Nuevo Orfeón (que cambiaría el nombre por el de El Eco) y finalmente el Orfeón Coruñés Número 4. En su producción, además de música religiosa y villancicos, merecen mencionarse algunas obras profanas: Gallegos á nosa terra, Os ártabros, A fiada y las Rapsodias galegas, estrictamente instrumentales, con las que inicia en Galicia el género del poema sinfónico, que tendrá continuidad con los músicos del siglo XX. Pero Veiga es sobre todo el autor da popularísima Alborada galega, que fue estrenada en Pontevedra en 1880, y por la que ha pasado a la posteridad, y también de la música del Himno galego, sobre texto de Eduardo Pondal. Murió siendo profesor del Conservatorio de Madrid, ciudad a la que se trasladó en 1896. Fueron muchos los homenajes a su memoria, siendo significativa la lectura del poema A Alborada de Veiga en el Centro Gallego de La Habana por su autor: Curros Enríquez. Tuvo que ser emocionante la conjunción de música y poesía.

La famosa Alborada de Pascual Veiga es unas piezas más evocadoras de una tierra singular y de lo que simboliza de manera colectiva el alma gallega. Ojalá  anunciase un nuevo amanecer galaico, e hispano. Disfrutemos con la escucha de esta alborada, en una interpretación de la Orquesta Sinfónica de Galicia.

4 comentarios:

  1. Siempre me resulta estremecedor ese comienzo, mi querido José Manuel. ¡Es preciosa!
    Vengo de leer tu entrada anterior, sobrecogedora y terrible. Ojalá sean ciertas tus palabras y pronto podamos asistir a una alborada, renovada y limpia. Es todo tan deprimente...
    Te mando un abrazo enorme, mi querido médico tenor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida Lola, necesitamos un nuevo, otra aurora, una nueva alborada que despeje tantas nubes para clarear el futuro.
      Un besos en un enamorado día.

      Eliminar
  2. ¡Ay, Pepe! ¡Aquellas tardes de abril y mayo que salía uno de la covacha del Honorífico después de haber escapado vivo un día más del otro sitio y entraba en la plaza de la Herrería mientras acaso tocaba que de las campanas de la Peregrina le llegase la alborada de Veiga para resucitarle! ¡Si sabremos tú y yo lo que la música puede llegar al alma! Cuéntalo un día, cuenta (oh, musa) lo que era eso y el repertorio de aquellas increíbles campanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Pablo, compañero y amigo de andanzas, salir de la covacha y entrar al luminoso espacio popular era como la liberación del prisionero. Es que de lo malo a lo bueno se va bien. Y con el carillón del campanario de la Peregrina ni te digo. Hemos dado la campanada...

      Eliminar