miércoles, 27 de febrero de 2013

Rapsodia medicamentosa


Como si de una rapsodia musical se tratase, con sus diversas partes temáticas ensambladas al gusto del compositor, me permito una caprichosa rapsodia medicamentosa, que espero sea medianamente gustosa. Escuchemos pues, sus diferentes partes...


    • (GENERALIDADES) Se lleva mucho tiempo propugnado el uso adecuado de los medicamentos, pero por diversos motivos el objetivo está muy lejano.
    • El último fármaco, generalmente más costoso, no siempre es mejor.
    • Hay medicamentos que no justifican su elevado precio.
    • Los prospectos de los medicamentos son demasiado complicados y confusos.
    • (ANTIBIÓTICOS) El mal uso de antibióticos ha llevado a un nivel de resistencias bacterianas inaceptable.
    • (ANALGÉSICOS) En las Unidades de Dolor se suelen matar las moscas a cañonazos: es raro que no salga con opiáceos un paciente con dolor artrósico.
    • Las posibilidades terapéuticas de la pregabalina (antiepiléptico usado para tratar el dolor neuropático) no parecen tener fin, sin relevante evidencia científica.
    • (AINES) El abusivo uso de antiinflamatorios no esteroideos eleva la frecuencia de complicaciones, no sólo gastrointestinales, sino también renales y cardiovasculares.
    • (ANTIARTRÓSICOS) Los fármacos SYSADOA (glucosamina y otros), no han demostrado una eficacia razonable para extender su uso.
    • (ANSIOLÍTICOS) Las benzodiacepinas, útiles en los trastornos de ansiedad, son los psicofármacos más usados, consumidos de modo abusivo en trastornos de adaptación leves para los que no están indicados.
    • (ANTIOSTEOPORÓTICOS) La utilidad de los bifosfonatos, usados en la Osteoporosis, es bastante confusa en general.
    • (ANTIAGREGANTES) La dosis de AAS en prevención cardiovascular, como antiagregante plaquetario, es de 75-81 mg, presentaciones inexistentes en nuestro medio.
    • Las guías de práctica clínica recomiendan mantener la doble antiagregación con aspirina y clopidogrel hasta un año después de la colocación de un STENT coronario farmacoactivo, pero algunos cardiólogos la dejan ad infinitum.
    • (ANTIULCEROSOS) Los inhibidores de la bomba de PROTONES (IBP), con indicación inicial en úlcera péptica, se usan hoy más frecuentemente como “protectores de estómago”, y erróneamente para fármacos diferentes de AINES.
    • (HIPOLIPEMIANTES) El uso de estatinas no estaría indicada en ancianos (>70 años) con hipercolesterolemia, porque la asociación entre colesterol y riesgo cardiovascular disminuye con la edad.
    • Las estatinas no tienen efectos en la mortalidad no cardiovascular, ni en la incidencia de cáncer, pero pueden tener alguna repercusión en la disfunción hepática, incidencia de diabetes, miopatía y riesgo de hemorragia intracerebral.
    • (ANTICONCEPTIVOS) Los anticonceptivos de 4ª generación que contienen drospirenona parecen tener mayor riesgo de accidentes tromboembolicos (comparado con otros progestágenos, como levonorgestrel), pero se financian.
    • (VASODILATADORES) Los llamados “vasodilatadores cerebrales” pasaron a la historia, y otros medicamentos de nula utilidad también pasarán.
    • (MIORRELAJANTES) La toxina botulínica es de utilidad en trastornos del movimiento y de la espasticidad, y sin embargo la tenemos asociada a la imagen de los famosos, contemplada como frivolidad terapéutica.
    • (INMUNOSUPRESORES) El tacrolimus tópico, un inmunosupresor indicado en la dermatitis atópica, de elevado precio y no libre de riesgos, se ha usado inadecuadamente.
    • (VITAMINAS) No hay evidencias de que los suplementos antioxidantes reduzcan la mortalidad, por lo que no se recomienda el uso de vitaminas antioxidantes como medida preventiva primaria o secundaria; es suficiente una dieta saludable.
    • (PLACEBOS) El efecto placebo es el poder curativo de un producto sin efecto farmacológico, por el mero poder de la sugestión, muy útil en ocasiones y sin los efectos perniciosos de los medicamentos.

    Deuda especial con:  http://vicentebaos.blogspot.com.es/


    Rhapsody in Blue, de George Gershwin
    (1ª parte)


    4 comentarios:

    1. Muy ilustrativo e interesante, querido José Manuel. Lo he leído con mucha atención y he tomado nota, soy gran consumidora, muy a mi pesar.
      De Gershwing qué te voy a decir ¡me encanta!
      Muchas gracias y moitos bicos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Ya sabes, querida Lola, que mejor el consumo moderado.
        Como ilustración sonora iba a poner la rapsodia nº 1 de Enescu o la rapsodia sobre un tema de Paganini de Rachmaninov, pero por diferente motivo opté por Gershwin.
        Rapsódicos besos.

        Eliminar
    2. Y... los antidepresivos no se quedan atrás, eh, cada vez más se popularizan estos caramelitos para cualquier pesadumbre o sinsabor de la existencia. Un saludo cordial y gracias por el recordatorio, amigo nuestro.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Efectivamente, amigo Lizardo, también los antidepresivos forman parte de esta rapsodia. Te agradezco esta oportuna observación.
        Un rapsódico saludo.

        Eliminar