miércoles, 13 de marzo de 2013

Amor por Brahms



Reconozco que Johannes Brahms (1833-1897) es un músico que tardó en penetrarme. Al principio de mi clásica pasión llegué a evitar su música; me parecía insulsa y fría, poco atractiva. Ahora el hamburgués es uno de mis compositores preferidos. Creo haber llegado a comprender la equilibrada belleza de su sonoridad, su variada armonía, su magistral dominio de las formas sonoras, donde la música escénica no tiene cabida (para él, "ni ópera ni matrimonio"). Su romanticismo es contenido, pero no frío; es como si quisiera reservarse parte de su yo más íntimo (parece el reverso de Tchaikovsky, Mahler o Rachmaninov, que se desnudan sin pudor). 

De su inmenso catálogo compositivo, tengo especial predilección por la Primera Sinfonía (¡vaya final!), el Doble Concierto, las Variaciones sobre un tema de Haydn, el Segundo Concierto para Piano, el Réquiem Alemán y el Quinteto para Clarinete y Cuerdas, sin olvidar sus lieder. Hoy, podría decir que no puedo vivir sin Brahms.

Y como de muestra vale un botón, escuchemos el inicio del tercer movimiento del Segundo Concierto para Piano. Pura magia…

Barenboim, Philh. Munich, Celibidache

PD. Me hago este regalo de cumpleaños.

6 comentarios:

  1. Felicidades, Pepe. A tus 27 años, pegaría más que te gustasen Lady Gaga, el hip - hop y cosas así, pero, bueno, los gustos son libres. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo. Ya sabes que, aparte del 13, el 7 es mi número y que mi gusto es ecléctico. Además ahora tengo la referencia papal. Por otro lado, aunque los años pasen, seguiremos siendo jóvenes, ¿no?
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Felicidades! Y que cuuuuumplas muuuuuchos máaaaaaas! Y si es para seguir enamorándote de Brahms, aquí tienes otro regalo: el quinteto de clarinete y cuerdas. También tiene dos sonatas para clarinete que merece la pena disfrutar.
    Un abrazo.
    http://www.youtube.com/watch?v=3B5wQYhBr58

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, querida Ana. El quinteto para clarinete soberbio.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Con cierto retraso, pero de todas maneras un fuerte y cariñoso abrazo amigo por tu día. El concierto 2 de Brahms es sorprendente porque en muchas partes es ridículamente fácil, y en otras busca que el solista no sea la prima donna frente a la orquesta. Este es mi momento favorito de este concierto (en algún momento me animé a estudiar el movimiento, pensando que estaba en mis posibilidades, pero luego me desengañé).

    http://www.youtube.com/watch?v=nQYcHpO7PNQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu estimulante presencia, querido Tony. Este momento del concierto de Brahms es especialmente cautivador. ¡Ah!, y compruebo cómo vuela el tiempo al ver la fecha de la interpretación de Achúcarro: hace ya más de treinta años.

      Eliminar