lunes, 18 de marzo de 2013

La dualidad hispana


Soplar y sorber, no puede ser. 
Refrán

La dualidad parece una característica connatural hispana: ferrocarril de vía normal/vía estrecha, horario peninsular/insular-canario, policía/guardia civil, proyecto ideológico/técnico, público/privado, todo/nada… Así que, ¿quién niega la dualidad nacional?: dos Españas en una, para helarnos el corazón.

En el sector sanitario se presenta la dualidad público/privado, a través de convenios y conciertos, que entrañan dudas, confusión y conflictos en la gestión sanitaria, pudiendo desembocar de modo preocupante en problemas de seguridad de los pacientes descontrol del gasto. Y por encima, se presenta la dualidad en el propio sistema sanitario público.  


So What

2 comentarios:

  1. Mi querido José Manuel; otra dualidad que se me antoja es la de nuestra doble vida: real y virtual. Desgraciadamente, en mi caso, la primera ha engullido completamente a la segunda en las últimas semanas (evaluaciones). Me he perdido tu cumple y lo duro del devenir de la vida...Pero como nunca es tarde, aquí estoy para decirte que a mí también me asustan los cambios pese a enfrentarlos con optimismo, que me encanta Brahms (eso ya lo sabías) y que te deseo la mayor de las felicidades en tu nueva edad.
    Moitos bicos, meu amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta dualidad es como realidad y sueño, o ego y álter ego. Que lo real se imponga a lo virtual es lo deseable, por lo cual no he de reprocharte nada, querida Lola, faltaría más. Y, por supuesto, gracias por tu parabién.
      Besos en tono mayor.

      Eliminar