sábado, 15 de junio de 2013

Fuentes de conocimiento

Por una de cuatro cosas llega un hombre a saber mucho: por haber vivido muchos años, o por haber caminado muchas tierras, o por haber leído muchos y buenos libros, o por haber conversado con amigos sabios y discretos. Baltasar Gracián.

Evidentemente no es necesaria la universidad para aprender, ni las estructuras docentes. La vida, la lectura y sobre todo los amigos provechosos son las mejores fuentes de conocimiento. Y, ¡cómo no!, para los médicos pueden serlo también los propios pacientes.


 Saturno, el portador de la Vejez y la Sabiduría

5 comentarios:

  1. Así es, y también la luz de mis abuelos y maestros que hasta el día de hoy sigue ardiendo en mi corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Formarían parte de los "amigos" sabios y discretos.
      Saludos, Laura.

      Eliminar
    2. Gracias por tu respuesta.Tal vez los maestros pudieron ser parte de los "amigos" sabios y discretos pero mis abuelos no porque desde su ejemplo han sido determinantes en mi vida y me siguen siendo salvíficos. Abrazo, Lauri

      Eliminar
  2. Me ha gustado eso de "amigos provechosos", José Manuel. Solo estas palabritas (tengo pendiente tu Bruckner) hasta que termine el curso; no doy abasto.
    Moitos bicos, meu provechoso amigo (jejeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas del conceptista Gracián, querida Lola.
      Bruckner me ha calado últimamente.
      Besos reconfortantes.

      Eliminar