viernes, 6 de septiembre de 2013

Antes de la batuta: muerte por bastón

http://www.quo.es/var/quo/storage/images/ser-humano/muertes-ridiculas/05lully/884729-1-esl-ES/05lully_ampliacion.jpg
Fuente: Quo

La dirección de orquesta ha ido evolucionado a través del tiempo. Antes de que los directores utilizasen la batuta, daban instrucciones a los instrumentistas por medio de sus propias manos o golpeando el suelo con un bastón de director (no he hallado imágenes ilustrativas). Éste era el medio que empleaba el compositor y bailarín francés de origen italiano Jean Baptiste Lully (1632-1687), quien murió a consecuencia del mismo. Veamos lo que sucedió... Mientras dirigía el ensayo de un Te Deum (curiosamente, para celebrar la recuperación del rey Luis XIV tras una enfermedad), en un momento de enojo se hirió en un pie con el bastón de director de orquesta. Posteriormente la herida se complicó con una sobreinfección y le sobrevino una gangrena (muerte tisular). Siendo necesario amputarle el pie para salvar su vida, se negó en redondo, obstinado en mantener su actividad como bailarín, y en consecuencia el pobre hombre la perdió. Un sorprendente accidente laboral de consecuencia fatal.

Mucha tenía que ser la inclinación danzante de Lully. Recordémoslo entonces como compositor de ballet...


4 comentarios:

  1. Querido José Manuel, ya estoy de vuelta. Qué bueno encontrarme con esta anécdota que nos traes y que tanto me gusta. Pobre Jean Baptiste, vaya mala suerte.
    Moitos bicos, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, querida Lola. El pobre Lully debió darse un buen bastonazo en el arranque de ira. Mejor le hubiese ido respirando hondo y relajándose; tomemos nota en estos tiempos de crispación para no autolesionarnos.
      Melódicos besos.

      Eliminar
  2. Dejo enlace de la pelicula La Pasión del rey (Le roi danse), donde aparece la escena del accidente del bastón.

    https://www.youtube.com/watch?v=xKKMo-5KIyQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aporte, locusamoenus. Una presentación un tanto violenta de Lully y muy exagerada la evolución de su auto-traumatismo. En fin, es el efectismo cinematográfico.
      Un saludo.

      Eliminar