jueves, 3 de octubre de 2013

Recogida de información clínica y su utilidad

Diamond jewel isolated on light blue background. Beautiful sparkling diamond on a light reflective surface. High quality 3d render with HDRI lighting and ray traced textures. Stock Photo - 8612055
Diamond

He leído con interés una entrada del Dr. Salvador Casado en la que considera los dos tipos de información reflejados en la Historia Clínica. Uno, la “información dura”, objetiva, medible y cuantificable; son los datos, los registros, las codificaciones... Dos, la “información blanda”, no medible ni fácilmente cuantificable; son las apreciaciones personales, vitales, familiares, sociales…, enmarcadas en la esfera emocional y que incumben a la medicina de familia por su competencia comunitaria. Podríamos apreciar estos dos tipos de información como “fría” y “cálida”, respectivamente.

Ciertamente, la información dura (fría) es prioritaria para los gestores, la única considerada en los controles de calidad realizados mediante auditorías de los centros de salud. Y sin embargo, la información blanda (cálida), no siempre recogida, por diferentes motivos (falta de tiempo, no ponderación, reservas, condicionantes psicológicos) puede ser determinante en la visión integral del problema de un paciente. El disponer de esta información despeja muchas veces el campo de visión del clínico, simplifica su actuación y puede incluso evitar el exceso diagnóstico y/o terapéutico.

De modo que si la primera información nos da un perfil orgánico del individuo, la segunda nos proporciona una visión integral. Así pues, la pretendida medición de la calidad en salud choca con una limitación incuestionable, al desecharse esa parte esencial, a veces decisiva, que no obstante recoge el teórico modelo biopsicosocial postulado en el cambio de enfoque de la atención primaria y en particular de la medicina familiar y comunitaria. Es por lo tanto, y cuando menos, paradójico que no sea tenida en cuenta la esencia que da sentido a nuestro quehacer cotidiano para valorarlo en su justa medida o, dicho de otro modo, para estimar la validez de nuestras actividades diarias.

En conclusión, el avance o la mejora en la atención a nuestros pacientes está en saber ponderar la información blanda –y sin embargo diamantina–, conjuntamente con la dureza de los fríos datos, que sin aquella se desmenuzan como el talco.   

Jazz my soul off
Art Blakey & The Jazz Messengers

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada