martes, 12 de noviembre de 2013

El tiempo como factor de calidad en salud

Médica de familia agobiada
(sólo le sobra la sonrisa)

Una asistencia médica de calidad exige fijar unos tiempos mínimos de consulta, idealmente por el criterio profesional, para dar una respuesta adecuada a cada paciente, según su necesidad individual; esto implica la eliminación de las tareas inútiles (de los burocráticos "ladrones de tiempo"). Y por la misma razón, la jornada diaria de un profesional de la medicina debe tener un tiempo máximo de consulta (asistencial), razonable para mantener un pleno rendimiento, teniendo en cuenta la fatiga y la carga mental que supone la atención continuada a pacientes; esto implica un número máximo razonable de pacientes visitados por jornada. De modo que a la aptitud (capacidad) y actitud (disposición) profesional, se le ha de unir el tiempo necesario y conveniente, el preciso para cada paciente y el máximo por jornada para la asistencia, pues es un factor determinante de la calidad en salud, objetivo principal de la verdadera gestión clínica. El tiempo como recurso, fundamentado en su administración (o gestión), es un requisito ineludible para alcanzar la deseable efectividad/eficacia y la esperada eficiencia.



2 comentarios:

  1. Esta, es un batalla que tenemos que ganar, amigo Jose Manuel, para conseguir un tiempo seguro y digno de personas y no de animales,en ello va la salud de los pacientes y posiblemente tambien la nuestra.
    Todos los dias sufrimos la impotencia de ver que nos falta tiempo para poder hacer un correcto tratamiento a determinados pacientes, especialmente aquellos con pluripatologias y polimedicación, a los que literalmente es imposible atender en menos de 5 o 7 minutos.
    Todo esto resulta mas sangrante porque tal vez se podria solucionar con una correcta distribucion del tiempo y burocracia, contando con otros colectivos sanitarios y administrativos de los Centros de salud.
    Algunos seguimos mirando el horizonte judicial como la unica via factible para cambiar esta dramatica realidad social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una guerra que se perpetúa, Juan. Una insoportable situación que se solucionaría con verdadera gestión clínica, en la que uno autogestiona su propia agenda.
      Saludos sin prisa.

      Eliminar