miércoles, 6 de noviembre de 2013

Una parasitosis innombrable


Hoy he visto un posible caso de sarna, tras haberse anunciado en los medios un cuarto brote en Vigo. Era una maestra que venía alarmada, de urgencia, por la actitud de otros compañeros que al verla rascándose las manos casi la habían echado del colegio como a una apestada. Al llegar a casa me acordé de un antiguo manual distribuido por el entonces Ministerio de Sanidad y Seguridad social. Lo busqué y lo encontré entre otros libritos prácticos de Salud Pública. Se trataba del Manual para el control de las enfermedades transmisibles en los centros docentes, de Oscar Valtueña Borque, editado en 1980. Lástima que ahora no se distribuya este manual -u otro semejante-, para orientar, formar y sosegar, en este caso por mucho que imponga el monstruoso ácaro. 


La sarna escabiosis es una parasitosis externa (ectoparasitosis) producida por un ácaro, el Sarcoptes scabiei o arador de la sarna, que se transmite generalmente por el contacto directo con la piel infectada (en pocas ocasiones por vía indirecta: ropa interior o de cama recién contaminada). Relacionada con la higiene corporal, se manifiesta con lesiones específicas o inespecíficas y, sobre todo, un prurito o picor característico, que se intensifica en ambientes calurosos y por la noche al acostarse. Las lesiones específicas son pápulas (granos), vesículas ("perladas", del tamaño de una cabeza de alfiler) y excavaciones lineales o surcos bajo la piel, especialmente localizados en el borde cubital de las manos, los espacios interdigitales, la cara anterior de las muñecas, los codos, las axilas, las nalgas, los pies y los genitales. A veces se producen escaras por el rascado.



El diagnóstico se sospecha por las lesiones y el prurito característicos, y se confirma por la identificación del parásito. Y entonces se procede a las medidas de prevención y tratamiento. La prevención mediante el aislamiento hasta 24 horas después del tratamiento, evitando compartir ropa íntima, sábanas, toallas, etc., y cambiando e hirviendo las mismas prendas y piezas de tela o tejido. El tratamiento se realiza con escabicidas, como la permetrina. 
***
LOS IMNOMBRALES
Navegando por la Red encontré un interesante escrito sobre esta infestación todavía estigmatizada: Los innombrables, por María José Alonso. Esta dermatóloga refleja la realidad de una consulta de manera dialogada. Merece la pena leerlo.

Sarna

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada