miércoles, 4 de diciembre de 2013

Consulta médica telefónica

"Las Conclusiones a las que se ha llegado son que la Consulta Médica Telefónica es un acto médico que puede permitirnos disminuir la utilización de recursos sanitarios sin influir necesariamente en menor seguridad de los pacientes, ni mayores riesgos legales para los profesionales; aunque para ello se precisan ciertos elementos de seguridad basados en su estandarización, y el registro en la historia clínica del paciente."
Pero por más que la consulta médica telefónica (recientemente instaurada en Atención Primaria en Galicia) se considere un acto médico, y aunque con ella se pretenda disminuir la utilización de recursos sanitarios, yo sigo creyendo en la consulta clásica…


Comunicando

2 comentarios:

  1. Hola José Manuel. Aqui, en mi C.A.P., las colas existen pero poco. Están las de las analíticas, las del sintrom,... y no mucho más. Los doctores suelen estar disponibles en poco tiempo y en los últimos veinte años, no he visto que anden apurados por el tiempo de atención.
    Por eso me extraña la idea de la consulta telefónica. Si que es cierto que, en algunos momentos, me habría gustado poder hacerle una llamada sin necesidad cde quitar tiempo de consulta, pero no veo lo de hacer "visita telefónica".
    Y mucho menos veo la idea de algunos profetas del ICS de enlazar a los pacientes crónicos mediante Internet. Quizá si, en algunos años, cuando la generación del martillo y la máquina de escribir ya no esté con nosotros, pero hoy por hoy, me parece una entelequia digna de un político. Alguna gente de mi edad, 59, sí, pero pensar en realizar el seguimiento de crónicos con una pantalla y un teclado, me parece un objetivo, queda cuantificarlo y asignarle los planes de acción necesarios, pero no una idea inmediata.
    No pares. Te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Martin, mi postura es clara: la comunicación a distancia es útil para hacer una aclaración o para el acto "reactivador" de recetas en pacientes crónicos (aunque para esto bastaría indicarlo en la agenda de citación sin necesidad de telefonear después a los interesados), pero no para una consulta ordinaria, con su mayor o menor complejidad, que exige la presencia del paciente. El problema es que estamos sobrados de iluminados que quieren convertir a los galenos en máquinas eficientes. En fin…
    Y ya que citas el Sintrom, con el aumento progresivo de anticoagulados, no queda más que instaurar el aucontrol (como en el caso de los diabéticos) para evitar que gran parte del tiempo se nos vayan en una actividad meramente mecánica.
    Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar