viernes, 31 de enero de 2014

Diferentes aspectos del dolor



Cuando hablamos del primer síntoma a combatir, nos dejamos en el tintero algunos aspectos sobre el dolor que tratan de analizarlo filosóficamente, en el contexto del sufrimiento, en cuanto a su utilidad (apropiación por el individuo par algún fin) e incluso sobre su connotación paradójicamente placentera (valga un oxímoron: el “placentero dolor” de los románticos). Podríamos hablar entonces de tres aspectos diferentes y relacionados: dolor y sufrimiento; dolor y utilidad; dolor y placer.

Primeramente, el dolor un síntoma desagradable, displacentero, molesto, perturbador, inquietante… Puede provocar un sufrimiento que sólo se eliminará tratando el síntoma y, si es posible, la patología causante de la sensación álgica.

El dolor es un síntoma útil, porque nos informa de una anomalía y nos alarma de un peligro; es por ello necesario para la supervivencia. En otro sentido, puede ser de utilidad para quien lo usa como medio para lograr un beneficio, desde una  ganancia familiar hasta un ventajismo laboral (o una incapacidad).

El dolor puede llegar a ser una experiencia agradable, algo necesario para quienes lo sienten como parte de su filosofía de vida, los que asumen con fervor el ideal romántico que se regodea en el sufrimiento, algo más propio de otra época.

Es por ello que el dolor podemos contemplarlo como un síntoma genérico, con sus variables individuales, o como un elemento diferenciado en cada persona. Entonces, el dolor es mucho más que un síntoma a combatir.

(Nota.- No he leído el libro que encabeza esta entrada, "Medicina del dolor: Filosofía, Ética y Política", pero la portada y el índice de contenidos son sugestivos)


Baile doloroso placentero 
Fred Astaire & Cyd Charisse

5 comentarios:

  1. Amigo Jose Manuel, nuestro maestro Don Gregorio hablaba del "dolor fecundo", sin duda tambien debe este cumplir una función importante, por supuesto sin caer en posiciones masoquistas pero como dijo alguien: lo cierto es que casi nada de lo importante en la vida se consigue sin dolor o sufrimiento.
    Quizas lo importante sea no quedarnos solo en el dolor como sintoma sino contemplarlo siempre como una pista para llegar al origen etiologico de la enfermedad.
    A este respecto G. Marañón nos dejo estas bellas y profundas palabras :
    "Vivir no es solo existir, sino existir y crear; saber, gozar y sufrir, y no dormir sin soñar; ....descansar es empezar a morir"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese "dolor fecundo" de Marañón hace mover al mundo. Y es ese dolor el que nos hace saborear los placenteros momentos.
      Un fecundo saludo.

      Eliminar
  2. Pepe: el baile, extraordinario, y Cyd Charisse, dolorosamente guapa. Mirad esto Juan y tú a propósito de lo que comentáis sobre el dolor y el placer:
    http://www.poesi.as/flb0001.htm
    Y, naturalmente, tipos como tú y como yo siempre podremos entonar este himno:
    http://www.youtube.com/watch?v=80CBtRbudvk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la hermosura y voluptuosidad de Cyd Charisse nada más que decir. El dolorosamente placentero soneto de Bernárdez me recuerda a Lope de Vega. De la inhumana e inmodesta cancioncilla, ¿qué quieres que te diga, Pablo? No sé si calificarla de simpática o de degenerada.
      Un placentero saludo.

      Eliminar