miércoles, 29 de enero de 2014

Rebelión contra el sometimiento malsano



Como otros médicos de familia, y por amor al digno ejercicio de la medicina, me rebelo contra este sometimiento malsano

Tener que atender a un número exagerado (irracional) de pacientes, cada vez más complejos. 

Tener que registrar cuatro motivos de consulta en seis o siete minutos, tiempo impuesto en las agendas. 

Tener que pelearme con el ordenador, porque el programa informático es malo, muy lento y engorroso, nada intuitivo.

Tener que dejar el centro de salud por una urgencia y retomar la consulta ordinaria como si fuese un autómata. 

Tener que asumir la carga de trabajo de otros por la falta de previsión gestora. 

Tener que disponer de vehículo 
propio para la atención domiciliaria.

Tener que hacer propias las prescripciones ajenas (incluidas las inducidas desde hospitales concertados), aun a riesgo de penalización. 

Tener que conformarme con objetivos que atentan contra la inteligencia.

Tener que aceptar órdenes de especialistas hospitalarios por dejación de sus funciones. 

Tener que firmar aquello con lo que no estoy de acuerdo o no procede.

Tener que hacer de ordenanza -de todos y cada uno- y de portero del sistema.

Tener que darle explicaciones a un farmacéutico fiscalizador sobre lo que prescribo. 

Tener que adivinar que un medicamento se descodifica para, inmediatamente, volver a activarlo. 

Tener que cubrir formularios sociales de modo manual y repetidamente, con los mismos datos que ya constan en la historia clínica informática.

Tener que formarme fuera de mi horario laboral sin que se me reconozca ese tiempo como trabajo efectivo. 

Tener que humillarme ante gestores-políticos que, puestos a dedo, desprecian el esfuerzo de quien ganó legítimamente su lugar.

Tener que renunciar a hacer una medicina de calidad, una buena medicina.

Me rebelo contra la chapuza y la estupidez reinante en un sistema sanitario comparable a un bazar de baratillo, y particularmente en la Atención Primaria. No por capricho, sino por dignidad. Porque no puedo, ni debo, dar el visto bueno a la degradación asistencial que pasa ante mis ojos, creyendo aún que el médico de atención primaria es -o debiera ser- el pilar fundamental del sistema sanitario.

Sobre médicos de Atención Primaria

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Una rebeldía sana, María José, una rebeldía con causa.

      Eliminar
  2. Son muchos y buenos motivos para rebelarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo creo, Antonio. Aunque, eso sí, la rebelión es pacífica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Gracias querido compañero , comparto contigo esta saludable rebeldia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No esperaba menos, Juan. La razón está de nuestra parte.
      Un abrazo.

      Eliminar