viernes, 7 de marzo de 2014

Más zonas verdes en las ciudades

Parque de Buenos Aires. Foto del autor del blog

Le escucho decir a un estudioso que en las ciudades no debiera haber una zona verde a más de 300 metros de cada domicilio, teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad envejecida, con ancianos de más de ochenta años a quienes les cuesta recorrer distancias más largas. Lo dice expresamente pensando en el bienestar de los mayores e incluso en el ahorro de fármacos. Lo dice con la sensatez del sociólogo y la previsión del buen gestor, porque las zonas verdes permiten que los viejos salgan de casa, se encuentren a gusto y, en consecuencia consuman menos medicamentos, por extraño que les pueda parecer a los profanos. ¡Las depresiones acechan a la gente de avanzada edad! En consecuencia, verde equivale a salud

He de decir que cogí al vuelo en un documental televisivo las palabras que me inspiran este breve texto; no me quedé con los datos de quien las emitía, pero sí con su mensaje. Quedémonos con el mismo: menos deprimente hormigón y más zonas naturales en las que vivir alegres y sanos. Lástima que nuestros alcaldes actuales no suelan reparar en estos pequeños grandes detalles, porque proporcionar los espacios adecuados para vivir (supeditados a sus decisiones) supone, sin duda, una de las mejores medidas en salud pública.


Verde que te quiero verde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada