lunes, 28 de abril de 2014

Claves de la RCP


La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de emergencia que se aplica para reanimar a un individuo que, por diferentes motivos (ataque cardíaco, descarga eléctrica, ahogamiento, etc.) ha sufrido una parada cardiorrespiratoria (PCR).

La RCP combina compresiones torácicas o «masaje cardíaco externo» con respiración artificial o «ventilación asistida» (respiración de boca a boca, Ambú), para asegurar la oxigenación de los órganos vitales (cerebro, corazón, pulmones).

De la RCP forman parte la maniobra de Heimlich, la cánula orofaríngea (tubo de Guedel), el balón autoinflable con mascarilla (Ambú) y el desfibrilador externo manual (DEM), automático (DEA) o semiautomático (DESA), que se usarán cuando sea necesario.

Hemos de considerar RCP básica y RCP avanzada.

RCP básica (ABC): Apertura de vía aérea (A), Ventilación (B), Masaje cardíaco (C). Generalmente “A” mediante la maniobra frente-mentón y la liberación de la vía aérea. La RCP básica es parte esencial del soporte vital básico (SVB).

RCP avanzada: Desfibrilación, Drogas, Canalización venosa, Oxigenoterapia, Intubación. Si por monitorización se diagnostica un ritmo desfibrilable -Fibrilación ventricular/Taquicardia ventricular sin pulso (FV/TVSP)-, se emplea el desfibrilador externo y drogas o fármacos como Adrenalina y antiarrítmicos (Amiodarona, Lidocaína). La RCP avanzada es parte esencial del soporte vital avanzado (SVA).
***
Enlaces:
Soporte Vital Básico (algoritmo)
Soporte Vital Avanzado (algoritmo)
Técnicas de RCP
Técnicas en RCP avanzada

Veamos algunos vídeos ilustrativos sobre RCP en los que se muestran las maniobras apropiadas paso a paso.


RCP básica en tres pasos
-de divulgación-

(pinchar para acceder a este vídeo)

Protocolo RCP

6 comentarios:

  1. Una sugerencia, echo de menos que alguien hable de las enfermedades respiratorias y el tema de este post me lo ha recordado. ¿No crees que existe un manto de silencio sobre el asunto? No sé si voluntario o no pero es así.

    Este blog es un buen sitio para hablar sobre ello ¿no crees? Yo lo intento de vez en cuando en La azotea de Molina, pero me siento como la voz que clama en el desierto, pasa desapercibido, y hay mucha gente que necesita que la informen

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las enfermedades respiratorias, o del aparato respiratorio, son diversas (infecciosas, obstructivas, profesionales, etc.), están englobadas en la Medicina Respiratoria y han dado lugar a la especialidad médica denominada Neumología. En el blog hemos hablado de las Infecciones Respiratorias Altas, comentado un caso de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y citado de pasada el Asma bronquial alérgica. Creo que nada más.

      Ten en cuenta, Molina, que este espacio médico-melódico también es diverso -como las dolencias-, no centrado en la patología médica. De todos modos, no sé si tienes interés en alguna enfermedad respiratoria en particular sobre la que pueda orientarte, o tal vez tratar en alguna entrada.

      Saludos

      Eliminar
  2. Gracias pero me he debido explicar fatal. Verás, no estoy pidiendo información, tampoco pretendo que hagas nada diferente de lo que haces ¡estaría bueno! Quería saber si estás de acuerdo en que a las enfermedades respiratorias crónicas (epoc y asma sobre todo porque son las más frecuentes pero las otras también) se las tiene absolutamente en el limbo. Es un asunto que el ciudadano no conoce, no le suena ni remotamente, a no ser que tenga alguien cerca o lo padezca él mismo. Y lo peor de todo es que, en esta época, cuando continuamente están bombardeando con cáncer, corazón, colesterol etc., y no solo hablando de patologías sino dando recomendaciones de salud (alimentación, ejercicio) en los medios, la gente no se puede creer que algo tan grave y que depende tanto de la composición del aire exista. Mayor cultura de las patologías respiratorias es lo que echo de menos, y creo que hace falta con urgencia. Que un paciente de EPOC pueda confesar en un momento de apuro que no puede andar o responder a su interlocutor porque se lo impide la disnea sin que crean que está loco de atar, que un asmático se pueda apartar de un desencadenante que, le consta, va a provocarle un broncoespasmo sin que le ocurra lo mismo, que alguien que va con un cigarro por una calle tenga elementos para mirar a su alrededor por si anda cerca un asmático, o en una marquesina de autobús, que los fumadores sepan que se les está advirtiendo en serio del peligro y no piensen que es una tomadura de pelo interesada como ocurre ahora.

    Los médicos tendéis a pensar que todo esto es obvio y no es cierto. Nadie tiene cultura de la respiración, llevo mucho tiempo observándolo y les parece ciencia ficción si lo comentas. Algún espacio divulgativo en tv, además de publicidad como la que se hace para prevenir los accidentes de tráfico serían imprescindibles. Si, además, los médicos blogueros tratáis el tema de vez en cuando, mejor que mejor, pero creo que son las autoridades sanitarias, la SEPAR y los medios de difusión masiva quienes tienen la pelota en el tejado.

    Un saludo y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente las enfermedades respiratorias crónicas están actualmente encumbradas, en especial la EPOC o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, hasta tal punto que un colega “farmacrítico” ha identificado ingeniosamente el acrónimo por Enfermedad Pulmonar Orientada al Consumo. Estamos en una sociedad de consumidores insaciables y de incitadores al consumo que se aprovechan de los incautos. Y no sólo en el espacio respiratorio, también en otros: dietético, cosmético, estético... El bombardeo publicitario es atroz y los mensajes cargados de temor son inquietantes. De esto ya hemos hablado y lo hemos censurado. Una cosa es el doliente limitado por una patología y reconocerlo como enfermo; otra bien distinta exagerar su gravedad para convertirlo en inútil o dependiente forzoso, en víctima de un mercadeo de salud.

      Yo echo de menos una mayor cultura general, no particularmente sanitaria. Mucha gente no sabe o no alcanza a comprender, pero otra no quiere saber, se niega a aprender. Es curioso también que en la era de la información nos empachemos de datos y luego no sepamos interpretarlos. Podríamos advertir en ello una decadencia cognitiva, de un modo parecido a lo que acontece con la urbanidad o el civismo.

      Y sí, es posible, Molina, que pensemos que muchas cosas son obvias no siéndolas. Sucede igualmente con juristas, economistas o gastrónomos. Pero también sorprende que algunas obviedades para nuestros antepasados recientes les sean totalmente extrañas a los jóvenes actuales. Insisto, el problema cultural es general, no sólo sanitario. En esto creo que hay demasiado confusionismo, por mala información o información interesada. Los medios no siempre comunican con la responsabilidad debida y las sociedades científicas no son la voz de dios.

      Eliminar
  3. Veo que hablamos de cosas diferentes, además, estoy sorprendida. No tenía ni idea de que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica generase consumismo. Lo he visto en otras, más o menos reconocidas, y que se tragan todas las barbaridades presuntamente ecológicas. Son problemas de salud que conozco de rebote pero precisamente la EPOC, que me resulta mucho más cercana la he visto siempre necesitada de inhaladores diversos, corticoides orales ocasionalmente y, en ciertos casos, oxígeno hospitalario o domiciliario. No sé a qué clase de consumismo da lugar, lo habrá pero no lo conozco.

    Lo malo de la incultura que nos rodea es que da por hecho que lo que no sabe no existe. Cada vez estoy más de acuerdo con la frase "Solo sé que no se nada". Cuanto más se aprende, más consciente se es de lo que se ignora, en cambio, el que no sabe nada se cree que lo sabe todo. Imagine a una persona con asma severa y EPOC juntas sin ningún conocido cerca. Si está solo no hay problema, solo tiene que apartarse de lo que agrava su asma y marcar el 112 en caso de necesidad. Pero si hay gente a su alrededor que no le conoce la cosa se complica. La mayoría pensará que sabe de lo suyo más que él, aunque lleve enfermo más de 10 años y entienda perfectamente lo que le pasa y el otro sea la primera vez que lo oye. Y le aseguro que sé de lo que hablo. Por eso pienso que haría falta informar de lo que significa la EPOC y el asma, que la gente entienda que no se trata de simples problemas alérgicos, que es otra cosa de la que no tienen ni idea. Por eso también creé una sección en el blog contando anécdotas de la vida cotidiana de esas personas basadas en la vida real. Menos la última, que, para amenizar, divaga un poco.

    http://laazoteademolina.blogspot.com.es/search/label/Paco%20Tella

    Y no le molesto más. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, Molina, no he podido responderte antes por ausencia de casi todo. Verás, la peculiar interpretación del acrónimo EPOC tiene una intención satírica: por el precio desorbitado de los nuevos broncodilatadores (fármacos necesarios para los pacientes con enfermedades pulmonares obstructivas). Por otro lado, es bueno que quienes nos rodean sepan qué hacer ante una crisis que presenta un enfermo (muchas veces lo apropiado es no hacer nada: no actuar para no dañar), pero lo fundamental es el autocuidado, evitando lo pernicioso y actuando con previsión; por ejemplo, procurando disponer del necesario inhalador (alguno ha acudido a un servicio de urgencias a las cuatro de la madrugada a por una receta).
      No sé si mi respuesta es satisfactoria. En cualquier caso comenta lo que te parezca oportuno. Todos estamos para aprender, aunque con el saber se acrecienten las dudas.
      Gracias por tus comentarios y un saludo cordial.

      PD. Seguiré tus anécdotas de la vida cotidiana.

      Eliminar