lunes, 22 de septiembre de 2014

A un gerente sanitario...




Si de amor un buen gerente
tuviese el cerebro armado
haría fecunda a la gente, 
al personal explotado.

Mas quien a dedo es nombrado...
Pues sin mandato prudente
ponte a vivir el presente
sin trabajar agobiado.

Las consultas, fiel galeno,
en exceso son veneno.
Así que ¡ama, come y bebe!;
disfruta la vida breve.


(De comentario poetizado en "El Refugio", aunque modificado)


Cosas que pasan - José Larralde

2 comentarios:

  1. Yo creo, apreciado amigo, que éste poema debería figurar en el frontispicio de los Centros de Salud de toda España. Gracias por el buén rato y por "poetizar" el día a día que nos toca vivir, que así , embellecido , es más tolerable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento abrumado, amigo Antonio, por tu alta valoración de estos versos menores. Eso sí, son parte del juego que hace tolerable el día a día; y para ello, te confieso que siempre está presente el espíritu de don Quijote.
      Gracias por tu agradable presencia.

      Eliminar