viernes, 26 de septiembre de 2014

Recordando al Padre Feijoo



Yo, ciudadano libre de la República de las Letras, ni esclavo de Aristóteles ni aliado de sus enemigos, escucharé siempre con preferencia a toda autoridad privada lo que me dictaren la experiencia y la razón.
"Lo que sobra y falta en Physica", Teatro crítico universal. B. Jerónimo Feijoo


En el 250º aniversario de la muerte de Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro (1676–1764), o simplemente del Padre Feijoo, se recuerda a esta figura principal de la primera Ilustración española, que siguió la senda marcada por el movimiento europeo que trataba de imponer la luz del conocimiento sobre supersticiones y creencias mágicas. Este  ilustre ensayista y polígrafo, nacido en el seno de una familia hidalga gallega, al convertirse en monje benedictino hizo voto de pobreza y, por lo tanto, renunció a sus derechos como mayorazgo de su casa. Desde su pazo natal en Casdemiro, parroquia del municipio de Pereiro de Aguiar, en la provincia de Orense, sus estudios teológicos lo llevaron a Oviedo, al ganar la cátedra de Teología de su Universidad. En la capital asturiana vivió desde 1709 hasta sus últimos días, y en ella escribió polémicos ensayos, demasiado adelantados para su época.

Entre la obras de Feijoo destacan: Teatro crítico universal o Discursos varios en todo género de materias para desengaño de errores communes (118 discursos en nueve tomos, 1726-1740), y Cartas eruditas y curiosas (163 cartas en cinco tomos, 1742-1760), en las que siguiendo la misma línea de razonamiento analiza algunas ciencias (Física, Matemáticas, Historia Natural, Medicina, Astronomía, Geografía, Filosofía, Economía, Derecho Político, Literatura, Filología), creencias populares (supersticiones, milagros), personajes históricos coetáneos, etc. Y por la parte que nos toca, cabe citar también Apología del escepticismo médico (1925) su primera publicación, en la que hace una defensa de la Medicina Escéptica del doctor Martín Martínez, que había provocado una reacción negativa en los medios médicos y universitarios, pero que nos acerca al escepticismo de la medicina moderna.
Homenajes diversos recuerdan hoy a este pensador gallego y universal, tal vez el más grande filósofo de lengua española del siglo XVIII y un adelantado hasta en la defensa de las mujeres. Por supuesto se homenajea en Galicia y en Asturias. Y para que no todo se quede en celebración, sugiero profundizar en la figura y en la obra del Padre Feijoo –con quien no me une ningún parentesco, que yo sepa–, por lo que dejo abajo interesantes enlaces. No olvidemos además el interés mostrado por Gregorio Marañón por nuestro hombre ilustrado, apreciable en su ensayo Las ideas biológicas del padre Feijoo (1934) y en el discurso Consideraciones sobre Feijoo pronunciado en Oviedo en 1954. Pues este sabio que trató de iluminar un tiempo y un espacio demasiado oscuros merece ser recordado y leído.

Enlaces
Interesante reseña con enlaces a varios estudios sobre su persona y su obra.
Los puntos principales que expone Feijoo en diferentes lugares de su obra, sobre las reformas que debían establecerse en la universidad española.
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Feijoo y los orígenes de la Ilustración.

Feijoo es fundamentalmente un ensayista. Su contribución a la formación del ensayo como género literario ha sido reconocida por toda la crítica.
La Real Academia Galega de Ciencias ha aprobado por unanimidad la elección de Feijoo por su defensa de la ciencia basada en la razón y en la experiencia, y por su espíritu crítico al cuestionar dogmas y difundir las ideas científicas –enfrentándose a la Inquisición– entre los estratos sociales que en el siglo XVIII tenían un difícil acceso al conocimiento.


Nota.- Ante la variable acentuación ortográfica del apellido Feijoo, opto por dejarlo sin tilde, siguiendo la recomendación académica.


Conmemorando el 250º aniversario de la muerte 
de Fray Benito Jerónimo Feijoo

2 comentarios:

  1. Extraordinario personaje, y como otras grandes figuras de nuestra cultura, un tanto olvidado o no reconocido.
    Nuestro querido maestro G. Marañón, fue también un gran admirador y en cierta manera, discipulo del padre Feijoo, de hecho hay abundante bibliografia dedicada a el (como su libro : Las ideas biológicas del Padre Feijoo) , y a su admirable y "heroica" lucha contra la irracionalidad y la supercheria de toda una época en España y Europa.
    Y curiosamente tambien desde la Fe, ahora que tantos achacan, de manera miope, incompatibilidad entre Fe y ciencia.

    LLama la atención, querido amigo Jose Manuel, como desde tu querida tierra surgen tantos " quijotes" apasionados defensores de la Luz y la Verdad.
    Y es que, posiblemente si Cervantes hubiera pisado Galicia tal vez hubiera situado alli el personaje de Don Quijote, aunque tal vez no lo haría porque si asi fuera, nunca le podria haber deposeido de la razón.

    Aqui algunos enlaces al respecto: Consideraciones sobre Feijoo, de Gregorio Marañón:
    http://www.filosofia.org/hem/dep/lne/1954c31.htm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como puedes comprobar, amigo Juan, no me he olvidado de citar a Marañón y sus escritos sobre Feijoo.
      Por otro lado, hace poco he escrito sobre el posible linaje gallego del autor del Quijote (http://medymel.blogspot.com.es/2014/09/el-linaje-de-miguel-de-cervantes.html). Aunque, como en todas partes, aquí hay de todo, tanto buscadores de la verdad como vividores de la mentira.
      Gracias por tu feijoniana presencia.

      Eliminar