sábado, 6 de septiembre de 2014

Solución a las listas de espera



Las listas de espera son una consecuencia permanente e inevitable del sistema de sanidad pública. E. Costas Lombardía 
(Las exigencias de una moderna sanidad pública)

Cuando la demanda de los usuarios es mayor que la capacidad resolutiva de los médicos especialistas se generan listas de espera. En razón de este desequilibrio, van aumentando progresivamente, tanto las listas de espera para consulta especializada como las listas de espera quirúrgica. Y aun sabiendo que no tienen solución, las listas de espera se pueden paliar. Dejando aparte las listas de espera quirúrgica, que en teoría justifican conciertos con la medicina privada, los gestores sanitarios barajan dos opciones para aminorarlas: contratar más especialistas (poco probable) o poner trabas a la derivaciónViendo más factible la segunda opción, deciden que los médicos de familia deriven pocos pacientes, estableciendo protocolos de derivación y consultas no presenciales (telemedicina). 




Pero, ¡ay!, los pacientes demandan atención especializada, con razón o sin ella: porque la capacidad del nivel primario está limitada para resolver sus problemas o por el desconocimiento que crea falsas expectativas (quizás presionados por terceros o influidos por los medios). Por supuesto, los dolientes que se lo puedan permitir tienen la alternativa de la medicina privada, a veces interesadamente favorecida y no siempre resolutiva. 

No obstante, queda apelar a la responsabilidad de los profesionales de los dos niveles asistenciales y a la de los gestores sanitarios. Éstos deben dialogar con sus recursos humanos, sin olvidar la figura del médico de cabecera (atrapado a menudo entre el paciente y el especialista), sin insinuar un repugnante “compóntelas como puedas”, y promover cauces de información a los ciudadanos. La confianza y la información son fundamentales.

Por lo que respecta al médico de familia, debiera bastar con la responsable toma de decisiones clínicas:


Las decisiones finales no son excluyentes. La decisión 3.c. en función de datos clínicos sugestivos de gravedad, de posibles complicaciones en un tiempo breve o de inquietantes dudas diagnósticas.

Nota.- Entrada inspiradora en blog “Inquietudes en Primaria
***
Adenda.- Me señala un compañero que también hay lista de espera para el médico general. Y seguramente condicionada en buena parte por la espera hospitalaria. Pero con objetivo de "demora cero" en Atención Primaria la espera es mínima y no preocupa a los gestores (aunque los profesionales revienten y la calidad disminuya significativamente); pero sí les preocupa, y mucho, la lista de espera en Atención Especializada, porque eso se publicita en los medios. 

La espera desespera, el tiempo no siempre vuela. Y aunque el dorado tiempo pasa, hiere y mata, hay un tiempo para todo...

The Green Leaves of Summer - The Brothers Four
*** 
Enlaces sobre las listas de espera:
Las listas de espera son un indicador y una herramienta de gestión
Es importante alcanzar un equilibrio entre la planificación y racionalización de la demanda y la gestión eficaz, efectiva y eficiente de la oferta.
Las listas de espera son parte del sistema de la Sanidad gratuita
Las listas de espera tienen su origen en la aplicación en sanidad de la justicia social que asegura a todos los ciudadanos un tratamiento igual en igual necesidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario