miércoles, 26 de febrero de 2014

Adiós a Paco de Lucía, genio de la guitarra flamenca

Paco de Lucía

Paco de Lucía
Algeciras, 21 de diciembre de 1947 - Cancún, 26 de febrero de 2014

Ha fallecido en la ciudad de Cancún, México, el gran guitarrista flamenco Francisco Sánchez Gómez, más conocido como Paco de Lucía, natural de Algeciras. Fue uno de los últimos renovadores y dinamizadores del flamenco, junto al cantaor Camarón de la Isla, otro gigante de este género también fallecido. Siempre inquieto en agrandar el lenguaje de la guitarra, se mostró abierto a otros estilos musicales, especialmente al jazz. 

Guitarra flamenca

Homenajeamos aquí a este irrepetible maestro de la guitarra con un documental sobre su figura y su arte.


martes, 25 de febrero de 2014

Algo tan bonito como NICE

Butterfly 

“El Instituto Nacional para la Salud y Cuidado de Excelencia, proporciona una guía nacional y consejos para mejorar la salud y la atención social. Desarrolla guías, normas y la información sobre la salud de alta calidad y la atención social. También asesora sobre las formas de promover la vida sana y prevenir la mala salud.”

Esta es la introducción en The National Institute for Health and Care Excellence (NICE), del National Health Service (NHS), cuyo acrónimo coincide con la palabra bonito o atractivo. Bien quisiera yo una referencia semejante al NICE, un organismo sanitario orientador que velase por la calidad, por la excelencia en los cuidados de salud, cuyo propósito se centra en:
  • ayudar a los profesionales a ofrecer la mejor atención posible
  • dar a las personas los tratamientos más eficaces basados ​​en la evidencia más reciente
  • procurar la eficiencia
  • reducir las desigualdades y la variación

Sí, me gustaría que tuviésemos aquí algo tan bonito como el NICE...


La Bella Durmiente - Peter I. Tchaikovsky
"Panorama"

lunes, 24 de febrero de 2014

Centros de Salud inseguros

Centro de Salud Calle Cuba, Vigo

Una noticia de prensa recoge la alerta de carencia de puertas de emergencia en centros de salud. Un hecho ya comunicado hace años, como otros concernientes a la seguridad, sin que haya recibido una respuesta favorable, como suele ser habitual. Es como si te dijeran: “¡Tranquilos, que no pasa nada!”. Ahora se reitera la notificación de tan grave deficiencia tras un foco de fuego en uno de ellos. Y la respuesta de los responsables de la seguridad del centro, de los usuarios y los profesionales (en este caso más de éstos, porque pasan la jornada laboral dentro de la edificación), parece limitarse a que “cumplen con la legalidad exigida”. En definitiva, es de esperar que todo siga igual, hasta que se produzca una desgracia y lleguen los clamores. Entonces, sólo entonces, se lamentará el infortunio y se tomarán las oportunas medidas por la vía de urgencia. Pero con seguridad que nadie, absolutamente nadie, entonará el mea culpa. Porque aquí el que manda parece estar impune ante toda negligencia o error, por grave que sea.

Centro de Salud y PAC Calle Bolivia, Vigo

Del centro que funciona como PAC (Punto de Atención Continuada), antes “Servicio Especial de Urgencias”, que provoca un manifiesto rechazo de los usuarios por ser totalmente obsoleto (y dejando la estética a un lado, que también tiene delito), ya se comunicaron los siguientes problemas:

1) Deficiencias estructurales:
  • Carencia del necesario espacio.
  • Insuficiente luminosidad.
  • Escasísima aireación.
  • Ofrece pocas facilidades para la adecuada limpieza.
2) Problemas de seguridad e higiene:
  • Carencia de salida de emergencia, con el agravante de que los únicos ventanucos de los  dormitorios tienen rejas.
  • Hacinamiento de pacientes, debido a la limitación de espacio.
  • Insuficientes dispositivos antiincendio.
  • Inexistencia de servicio de protección personal o guardias de seguridad.
Desde luego, la normativa es confusa (en el ámbito sanitario como en otros) y se halla muy dispersa, no sé si interesadamente, pero a buen seguro que las normas básicas de seguridad de edificios públicos no se cumplen. Por ello estos centros de salud tendrían que estar cerrados, por el riesgo que corren quienes los utilizan. Pero no hay manera… Seguimos inmersos en la improvisación y la chapuza.
***
Por cierto, no encuentro un apropiado vídeo ilustrativo sobre la seguridad en edificios públicos, ni una canción relacionada con el tema. Aunque estoy seguro de que me disculparán por esta carencia.

viernes, 21 de febrero de 2014

Sanidad y calidad estructural

Pacientes hacinados en un hospital

He aquí una queja sobre la calidad de la asistencia sanitaria
El pasado día 15 de febrero mi madre sufrió una caída casual y sufrió una fractura de fémur. Se le derivó a urgencias donde, tras ser valorada, le dijeron que había que operarla cuando hubiera un hueco. Fue trasladada a una “sala de observación”. Una sala mixta de 20 camas, es decir, hombres y mujeres en una estancia donde no existían divisiones entre camas, ni unas tristes cortinas. Pacientes aislados por gripe A con pacientes de traumatología. Tras 48 horas en urgencias mi madre seguía esperando cama, y finalmente la operaron, eso sí la llevaron al quirófano desde “la plaza de toros” nombre que los usuarios han puesto a esta sala. Es denigrante como familiar y como profesional de la salud que soy (enfermera con 19 años de experiencia), que derechos tan básicos del paciente como el de la “intimidad” se menosprecien de esta manera. Es una vergüenza y un despropósito cuando además hay un montón de camas cerradas. ¡Para que luego nos vengan a decir que los recortes no afectan a la calidad!
Este escrito pone de manifiesto deficiencias en la calidad estructural, pero que no son sólo de ahora, sino que vienen de largo. Se pueden leer en este blog algunas pinceladas al respecto de la calidad en materia sanitaria, entrando en la pestaña "Calidad en salud". Ya hemos visto aquí la importancia que tiene el ambiente o el medio en la relación médico-paciente, la relevancia de las consultas y de las salas de espera, señalando la conveniencia de que éstas estén compartimentadas y aquellas insonorizadas; y nos hemos referido a las diferencias en los centros de salud, en particular por su adecuada o inadecuada estructura material. Respecto al hospital hemos de hacer la misma valoración. Pues en situaciones como la expuesta, de gente hacinada como ganado, queda claro que no se dan las condiciones estructurales requeridas para una buena calidad en salud. Y como esta situación en particular está relacionada con la gestión sanitaria, cabe deducir que la misma tampoco es la deseable, de modo que procede revisar las actuaciones gestoras y aplicar las oportunas medidas correctoras, los cambios necesarios que exige el ciclo de calidad. Porque los pacientes tienen derecho a espacios sanitarios dignos, que sean agradables y que preserven su intimidad. Una cuestión casi nunca valorada en este país, poco dado al cuidado de los ambientes.


Plan de alta frecuentación en urgencias hospitalarias

miércoles, 19 de febrero de 2014

Buenos médicos y médicos buenos; malos médicos y médicos malos

Ilustración de dibujos animados de un joven médico sosteniendo un símbolo en forma de corazón. Concepto para un cardiólogo o cardiólogo o un médico de cuidado o un buen cuidado de los pacientes. Foto de archivo - 22139124

En el prefacio de Raimundo Llanio Navarro a Propedéutica Clínica y Semiología Médica, de Raimundo Llanio Navarro y Gabriel Perdomo González, se pueden leer:

Los actos médicos han de cumplir siempre dos condiciones básicas que son la corrección y la bondad. Un acto es incorrecto cuando no está técnicamente bien realizado. Si un médico no sabe utilizar en forma adecuada los procedimientos diagnósticos o terapéuticos, decimos que los usa “incorrectamente”. La incorrección implica siempre falta de suficiencia técnica. Por eso al médico que practica su arte de modo incorrecto se le califica de “mal médico”. Hay malos médicos, como hay también malos carpinteros, malos conductores de automóviles o malos pintores. Sin embargo, hay que saber establecer la diferencia entre los malos médicos y los médicos malos. Los malos médicos no siempre se identifican con los “médicos malos”.

Mal médico es el que posee una capacidad técnica insuficiente o incorrecta, en tanto que el médico malo es aquel que la utiliza mal porque es moralmente malo.

Un buen médico puede ser, a su vez, un médico malo, dado que la suficiente técnica no implica necesariamente la bondad moral, por lo que al médico se le deben exigir ambas características. Por ello desde los tiempos de la antigüedad romana se viene definiendo al médico como vir bonus medendi peritus, es decir hombre bueno, perito en el arte de curar. La pericia en el arte de curar define la “corrección técnica” del ejercicio médico y convierte a quien lo realiza en “buen médico”; la bondad humana, por su parte, define la “bondad moral” del profesional y hace de él un “médico bueno”. Son dos factores imprescindibles que se reclaman mutuamente: la falta de uno de ellos resulta incompatible con el ejercicio adecuado de la profesión.

No todas las actividades humanas exigen de quien las practica tanta elevación moral como la medicina. Ello se debe a que los médicos trabajan con lo más preciado que tienen los seres humanos, su vida y su salud. De ahí la importancia que la ética profesional ha tenido siempre en medicina, al menos desde los orígenes de la tradición médica en tiempo de los hipocráticos. De hecho la ética del Juramento Hipocrático, no ha sido solo el santo y seña de la moral médica durante 25 siglos, sino también el canon y guía de todas las demás éticas profesionales.

Las profesiones se diferencian de los oficios en que en estos últimos basta el control jurídico, es decir, la penalización a posteriori de las faltas o los delitos. En la profesión médica por el contrario es preciso un estricto control previo, a priori, precisamente porque lo que está en juego es un valor tan fundamental como la vida humana. Y este control previo no puede ser más que ético. Por eso la ética nunca puede ser considerada por el médico como algo externo a su actividad profesional, sino como un elemento intrínseco y constitutivo suyo.

Por eso: Sólo el médico bueno puede ser buen médico.


"Es un buen médico, sabe su oficio"
Secuencia de "Un día en las carreras" - Los Hermanos Marx 

martes, 18 de febrero de 2014

Capoeira y birimbau

Capoeira

La capoeira es un arte marcial brasileño de origen africano que combina baile, música, acrobacias y expresión corporal. Suele ser acompañado con música de berimbau y percusión. La capoeira se practica en rodas, luchas amistosas sin contacto en las que los capoeristas forman un círculo y dos de ellos muestran la maña ("mandinga"), mientras el resto espera su turno.

berimbau

El berimbau o berimbao es un instrumento de cuerda (cordófono -ver Instrumentos musicales) de origen angolano, hecho de un palo (verga) de madera flexible y un alambre (arame), junto a una calabaza (cabasa) que hace de caja de resonancia, una baqueta de hierro para golpear la cuerda con la mano derecha, un doblón (dobrão), con el que se presiona con la mano izquierda la cuerda para modular diferentes sonidos y un caxixi (cesto de mimbre de forma acampanada), que se llena semillas secas para hacerlo sonar. 

Veamos en acción a los capoeristas y a un tañedor del berimbau...


Capoeira

Berimbau

viernes, 14 de febrero de 2014

Vivir más despacio

Foto del autor del blog (Buenos Aires)

En el prólogo del libro "Estrategias para vivir mejor", del psicólogo Miguel Silveira, se puede leer: lo primero que debemos aprender es a parar la prisa. Lo mismo que se aconseja en el escaparate de la foto: ¡VIVA MÁS DESPACIO! Es una recomendación que poco se sigue en esta larga época o era -entre dos milenios- de la ansiedad, que el mismo autor equipara a estrés.

Los médicos de familia comprobamos todos los días esta forma acelerada de vivir, que a nosotros mismos nos afecta (no sólo en las sobrecargadas consultas). Todo se quiere resolver o alcanzar ya, ahorita mismo, sin demora. La paciencia parece haberse volatilizado. El sosiego se hace inalcanzable. La tranquilización, por la que aboga el doctor Lizardo Cruzado, nuestro pisquiatra de cabecera, se convierte entonces en el objetivo prioritario.

La lucha contra el agobio es una necesidad, porque esta molesta sensación es fuente de sufrimiento. La palabra clave es CALMA. Y la forma de conseguirla es cuestión de estrategias -viejas y nuevas- que nos conduzcan al autocontrol y, con ello, a la paz mental o espiritual, al bendito SOSIEGO. También de sentido común que ponga freno a la desesperación. Ya me aconsejaba mi abuela que no hiciese dos cosas a la vez. 

No es fácil aplicarse el cuento, y menos en los tiempos que corren, pero tampoco imposible. Intente conseguir que el cerebro mande sobre las emociones. Evitará males del cuerpo y del alma. No corra continuamente, tómese el suficiente respiro, airee libremente su interior y acabe con el miedo. Y una última recomendación del referido libro: No vaya a los médicos si le han dicho ya que no tiene nada. Basta de gastar energías inútilmente. Viva la vida.

En definitiva, viva en la calma, sosegado, relajado, sereno, tranquilo, plácido, reposado, sin que lo aceleren las preocupaciones, sin inquietantes obsesiones, sin ansiedad, sin pernicioso estrés... sin prisas. ¡Viva más despacio!


Sinfonía Nº 2 "The Age of Anxiety" de Leonard Bernstein
para piano y orquesta

jueves, 13 de febrero de 2014

Claves en dolor de espalda

!--StartFragment-->



Algunos puntos clave sobre el dolor de espalda:

El dolor…
  • Hablamos de dorsalgia (dolor dorsal), o propiamente dolor de espalda, y de lumbalgia (dolor lumbar).
  • La personalidad ansiosa influye en la tolerancia al dolor; las personas nerviosas lo toleran peor.
Las causas…
  • En más del 90% de los casos, el dolor se produce en individuos sanos y se debe a un mal funcionamiento de la musculatura. Son casos “inespecíficos” en los que por un mecanismo neurológico se activan los nervios que transmiten el dolor, produciendo contractura o sobrecarga muscular (y a veces compresión de la raíz nerviosa). 
  • Ese mecanismo puede desencadenarse por algunas alteraciones estructurales de la columna vertebral, en concreto casos de protrusión o hernia discal, o de estenosis espinal, en los que se comprimen raíces nerviosas; no se ha demostrado en otras (escoliosis, artrosis vertebral, espondilólisis o espondilolistesis…).
La prevención…
  • Lo mejor para prevenir estas dolencias es el ejercicio regular, sin descuidar la higiene postural (buenos hábitos posturales) y la ergonomía (adaptación entre hombre y máquina).
  • Antes de realizar cualquier actividad física conviene realizar un buen calentamiento y estiramientos. [En músicos lo sabe bien nuestra amiga Ana, del Conser de Gijón]



El diagnóstico…
  • Los principales métodos de diagnóstico son el interrogatorio (“historia clínica”) y la exploración física.
  • Respecto a pruebas diagnósticas, como pruebas de imagen (radiografía, resonancia magnética) o análisis, sólo tienen sentido si hay sospecha de enfermedad general.
El tratamiento…
  • Si aparece dolor, evitar reposo en cama (o reducirlo si es inevitable) y mantener el mayor grado de actividad física, si el umbral de dolor lo permite; sólo interrumpir actividades que lo desencadenan o agravan.
  • En más del 95% de pacientes es eficaz un tratamiento conservador: fármacos (antiinflamatorios, analgésicos, relajantes musculares, capsicina) y, si son insuficientes, intervención neurorreflejoterápica.
  • La cirugía (descompresiva, microdiscectomía, artrodesis lumbar) está indicada si la compresión de la raíz nerviosa es intensa y persiste durante (mínimo 6 semanas en caso de hernias discales o 6 meses en el caso de estenosis espinal). El único criterio para cirugía de urgencia (cirugía descompresiva, en menos de 48-24 horas) es el “síndrome de la cola de caballo”, en el que se pierde súbitamente la fuerza de las piernas, el control de los esfínteres (urinario y anal) o la sensibilidad de la zona genital (“anestesia en silla de montar”).
Comentarios...
  • ¿Habría que revisar las incapacidades permanentes por dolor de espalda?
***
Fuente principal:


Ejercicios para el dolor de espalda
Entrevista de Pepa Fernández a Dr. Francisco Kovacs

La Fundación Kovacs contra el dolor lumbar

martes, 11 de febrero de 2014

Sobre el charlatanismo médico

vendedor de elixir

En todas las áreas sanitarias en las que he trabajado, siempre he sabido de profesionales de la medicina afectados de charlatanismo. Quienes adoptan esta censurable forma de actuación no tienen más objetivo que la consecución de un beneficio económico. Su afán de lucro les impide el deseado comportamiento ético, basado en la honestidad y la transparencia; por el contrario, sus peligrosas armas terapéuticas son el engaño y la opacidad, obviando la verdad del conocimiento científico. Sin embargo, los charlatanes procurarán protegerse de algún modo; por ejemplo, no emitiendo informes comprometedores o prescribiendo fármacos sin indicación de datos del paciente ni fecha de emisión (ahora, con la receta médica privada individual, se les hace más complicado). Es decir, actúan evitando dejar cualquier rastro que los pueda implicar en una mala praxis.

En la actualidad, aún me llegan algunas recetas peculiares (sin datos del paciente y sin fecha) de uno de estos embaucadores, siempre con prescripción múltiple y, en general, de escaso o nulo valor terapéutico. Y es que los pacientes incautos que acuden al charlatán, por recomendación de conocidos o amigos, en busca de soluciones milagrosas, suelen requerir las recetas públicas oficiales que les aligeren la carga del gasto que suponen. Sospecho que el charlatán se rodea de un halo de misterio, para atraer a la gente como un encantador de serpientes, y que emplea el poder del efecto placebo, no de por sí condenable. Pero crea falsas expectativas en los dolientes y daña incluso el vínculo de confianza con su médico. Corresponde a los colegios médicos controlar estas actuaciones que, no siendo de intrusismo, perjudican seriamente a los profesionales de la medicina honestos

El doctor Carlos A. Grau (ver enlaces) diferencia entre charlatán sin diploma (curandero) y charlatán con diploma, éste más lamentable. Y como dice el doctor Rafael Pacheco (ver enlaces), “la figura del médico charlatán es especialmente rechazable y despreciable”. El mismo galeno nos recuerda algunas formas de charlatanismo: publicidad extracientífica, placas anunciadoras de tamaño desmesurado, ostentación de instrumental e instalaciones, desdén hacia los compañeros honestos, uso de remedios secretos, institutos de terapias “milagrosas”. 

Son formas criticables que, más allá de lo estético, atentan contra las normas de la bioética médica. No todo ha de valer para ganarse fama y fortuna. No puede legitimarse la estafa que supone el charlatanismo médico.  
***
Enlaces:
El charlatanismo en medicina, por el Dr. Carlos A. Grau
Charlatanismo médico, por el Dr. Rafael Pacheco Guevara

El charlatán

viernes, 7 de febrero de 2014

La necesidad de leer

Un libro que no merece una segunda lectura no merece ser leído ni una sola vez. Carl Maria von Weber

“Si dejamos aparte las obras impresas que son objeto de acercamientos de carácter utilitario -manuales de enseñanza, diccionarios, enciclopedias, libros técnicos y otras clases análogas-, es evidente que las consideraciones acerca de la actividad lectora y de los índices de lectura en un país, así como la valoración sociológica y cultural de esa actividad, se refieren siempre a lo que, de un modo muy general, entendemos como obras literarias: narraciones de ficción, poesía, ensayo, biografías, teatro... 
(…) lo primero que hace la literatura es dilatar nuestra retina, ampliar nuestra capacidad de visión, mostrarnos múltiples maneras nuevas de contemplar las cosas, sacarnos de nuestras casillas y acercarnos a otras formas de vida posibles, a otros modos de amar, de vivir, de sentir. Gracias a la literatura, nuestro mundo mental se ensancha prodigiosamente. Los libros nos permiten emigrar a otros lugares y a otros tiempos, conocer las experiencias, los estados de ánimo, los sueños, las venturas y desventuras en que se forjaron miles de seres humanos -reales o de ficción- de otros ámbitos y tal vez de épocas remotas a los que, salvando las barreras del tiempo y del espacio, podemos acercarnos como a viejos amigos y maestros del vivir. No existe instrumento de comunicación ni vínculo de solidaridad más formidable.
La lectura divierte, consuela, enseña y logra poblar nuestra soledad de figuras y personas con las que podemos dialogar mediante el asentimiento, la discrepancia o la matización reflexiva, como acertó a plasmar Quevedo en versos memorables: “Retirado en la paz de estos desiertos, / con pocos, pero doctos libros juntos, / vivo en conversación con los difuntos / y escucho con mis ojos a los muertos”. Pero, además, la literatura, que no posee una función didáctica, es también, sin pretenderlo, una fuente de enseñanzas. (…)”
La lectura necesaria, por Ricardo Senabre. El cultural

El autor del blog leyendo, en Londres

Hay mucho para leer y el tiempo, implacable verdugo, nos obliga a seleccionar. Leer es conveniente, pero es imposible leerlo todo –ni siquiera todo lo sobresaliente–. En los enlaces que dejo abajo se pueden advertir razones para leer, técnicas para hacerlo con rapidez y fraseología literaria. Pero también una introducción al hecho de leer y a las obras maestras de la literatura (“Interludio literario”), a los clásicos intemporales que, de algún modo, son de lectura obligada, y recomendaciones generales de títulos literarios (listados generales, en los que predomina la novela sobre el ensayo y la poesía). Toda selección, más o menos consensuada, es obligadamente limitada. Y aunque discrepemos, siempre puede valernos de punto de partida, para abrirnos a otras joyas que quedan forzosamente excluidas. A ellas podemos llegar por nuestra inquietud indagadora en libros y ensayos literarios, a través de reseñas críticas o por recomendaciones de otros lectores. Seguro que hacemos sorprendentes descubrimientos. La cuestión es leer, con disfrute y aprovechamiento de las diversas creaciones literarias.

Me gusta leer

***

miércoles, 5 de febrero de 2014

Un acercamiento al erotismo musical

Escena erótica, Peter Fendi

La música puede servir de preludio al encuentro amoroso, mediante la melodía que sosiega o el ritmo que estimula. No hay una música especialmente erótica, aunque sí ritmos incitantes, con una carga sexual manifiesta, como la rumba o la lambada (en realidad danzas eróticas), o incluso composiciones formales como la cantata profana Carmina Burana, de Carl Orff, o la menos conocida Catulli Carmina del mismo autor, en las que el erotismo tiene un papel protagonista. Y no hay una música voluptuosa para todos. Cada uno tiene sus preferencias sonoras, sus formas musicales y sus estilos preferidos de incitación a la sensualidad; hay quien prefiere una balada o una canción rockera, un bolero o un rap; hay quien se inclina por el flamenco o la bossa nova, la música clásica o el jazz. La música puede acompañar el encuentro erótico, pero parece increíble que pueda interpretarse durante el mismo, como sugiere el pintor austriaco Peter Fendi en alguna de sus pinturas eróticas, auténticas acrobacias circenses: con el violín que ilustra esta entrada, la trompeta y el piano; de este modo tan peculiar, el fantasioso pintor nos acerca a Viena, su ciudad natal y tradicional capital de la música. No sé si habría que hablar aquí de sexualidad saludable, artística o de riesgo.

Varga Girl, de Alberto Vargas (Arequipa, Perú, 1986-1982)

Sin duda, la música puede ser estimulante para cualquier actividad, y por supuesto para la erótica. Las sonoridades son diversas y las posibilidades amatorias infinitas. Dice Virginia Montaña en un interesante ensayo sobre música y erotismo:
“Y es que es tal la importancia que recae en esta relación música-sexo que han existido psicólogos que han querido estudiarla a fondo. Uno de estos ejemplos es el caso del psicólogo musical Daniel Müllensiefen de la Universidad de Londres, que exploró en el año 2002 la relación entre la música y el amor: más del 40% de las personas expusieron que escuchar música los estimulaba más que el tacto durante el acto sexual. El estudio fue abalado por Spotify, demostrando la importancia que tiene la música en la vida amorosa de las personas. Según este estudio, las 2000 personas encuestadas señalaron que la BSO de la película Dirty Dancing era la música más excitante durante las relaciones sexuales correspondiéndose esto con la idea que nos da el cine y su música del amor. Gracias a esta investigación neurocientífica, se supo que la música era capaz de activar las mismas zonas de placer que están en el cerebro que responden a recompensas menos abstractas como la comida.”
Para rematar esta excitante entrada, veamos dos ejemplos erótico-sonoros: el erotismo musical del cuerpo humano (en este ejemplo, el de las nalgas) y el desenfreno del can-can,  en otro tiempo un baile escandaloso. Sin dejar de citar el mito de la “danza de los siete velos” (a menudo confundida con la danza oriental), creado por Oscar Wilde en su tragedia Salomé y recreado musicalmente por Richard Strauss en la ópera del mismo título (danza de la ópera AQUÍ).

Bunda pandeiro, vídeo de Carlo Sanpietro
(Nalgas atractivas como representación metafórica de la pandereta)
El ritmo erótico de las nalgas

Can-can, de Orfeo en los infiernos de Jacques Offenbach

lunes, 3 de febrero de 2014

Propedéutica Clínica y Semiología Médica


La Propedéutica Clínica (propedéutica, del gr. pro, antes, y paideutikós, relativo a la enseñanza; aplicada a la clínica: enseñanza preparatoria para la clínica) es la disciplina que enseña las técnicas de exploración clínica (inspección, palpación, percusión y auscultación). Enseña el conjunto ordenado de métodos y procedimientos para observar los signos y síntomas. Enseña a inspeccionar, reconocer y clasificar los síntomas y signos relevantes de los irrelevantes antes de formular un juicio clínico (diagnóstico, tratamiento y pronóstico).

La Semiología Médica es la disciplina que enseña a identificar los signos y los síntomas, las manifestaciones de una enfermedad, respectivamente objetivables (p.ej. fiebre) y no objetivables (p.ej. dolor), de cómo buscarlas (semiotecnia) y cómo interpretarlas (clínica semiológica). Se comprende entonces que la semiología constituye el pilar fundamental de la medicina clínica. Capacita al médico para llegar al diagnóstico y establecer un tratamiento. Según Charles Laubry, “la semiología no es la gramática de la medicina, sino la medicina misma”.




En el prefacio de Raimundo Llanio Navarro a Propedéutica Clínica y Semiología Médica, de Raimundo Llanio Navarro y Gabriel Perdomo González, se pueden leer:

La Introducción a la Clínica que trata del hombre y la mujer supuestamente sanos y la Propedéutica Clínica, así como la Semiología Médica, forman parte indivisible de la formación del alumno al terminar su etapa preclínica en las ciencias básicas y es una herramienta vital para enfrentar la asistencia de personas enfermas, sea en consulta externa o en pacientes ingresados. Podríamos decir que estas dos asignaturas constituyen el eslabón entre las ciencias básicas y las clínicas; es por tanto su puente de unión y la base sin la cual no puede realizarse el diagnóstico clínico.

Para que se comprenda mejor la importancia del interrogatorio (anamnesis) y el examen físico del paciente, señalemos solo tres citas de los grandes clínicos del pasado.

A modo de anécdota recordemos la respuesta de E. S. Chweninger al Príncipe Otto von Bismarck, canciller alemán, paciente suyo, quien rehusó darle la información pedida por falta de tiempo y le ordenó que prosiguiera su exploración sin preguntarle más cosas: —Vuecencia debería consultar con un veterinario, porque éste no pregunta nada a sus enfermos.

El internista español Gregorio Marañón, al referirse a la importancia del interrogatorio afirmó que “el aparato que más había hecho progresar a la medicina era la silla”.

Y el profesor Jiménez Díaz, gloria de la clínica española señalaba que “antes de la inspección, la palpación, la percusión y la auscultación (lo que constituye el examen físico), el médico debe saber efectuar la escuchación”.

Invitamos a cualquier médico o especialista a que demuestre qué equipo moderno puede sustituir o realizar más diagnósticos que la silla, a través del interrogatorio.

(Ver Historia Clínica)

A continuación un vídeo ilustrativo (no encontré nada mejor en la Red), sin ánimo propagandístico.

Exploración clínica