miércoles, 21 de enero de 2015

Seguridad del paciente desde la práctica diaria



Desde la Atención Primaria de Salud...

Atendiendo a la estructura de los centros de salud donde los usuarios/pacientes son atendidos por los médicos de familia y a las condiciones de trabajo de estos profesionales de la APS que les brindan atención –sanitaria o no sanitaria–, se pueden deducir los riesgos derivados para el paciente. He tratado de sintetizar los factores evidentes, con los consecuentes problemas (P) y las posibles soluciones (S) en cada caso. Dejamos a un lado los accesos deficientes a los centros, una cuestión nada baladí, por cuanto pueden inducir caídas y lesiones consecuentes, y los riesgos laborales para los facultativos derivados de sus malas condiciones de trabajo. De modo que nos ceñimos a los factores que atentan contra la seguridad del paciente por el riesgo que tiene el médico de cometer errores y dañarlo.
  1. Medio inadecuado (deficiente insonorización de consultas, etc.). P: interferencias en la entrevista clínica. S: adecuación del medio (aislamiento acústico, etc.).
  2. Trabajo en solitario. P: merma de concentración del médico fácilmente deducible. S: apoyo auxiliar en consulta.
  3. Burocrática inútil (manual e informática). P: robo de tiempo para tareas clínicas. S: desburocratización de lo improcedente.
  4. Polimedicación inducida (desde nivel especializado). P: complejidad de manejo terapéutico. S: prescripción de calidad y deprescripción.
  5. Policonsultas (varios motivos de consulta en mismo paciente). P: esfuerzo de priorización y dificultad para dar respuestas. S: limitar motivos de consulta y educación del paciente.
  6. Intersustitución (asunción de usuarios de profesionales ausentes). P: embotamiento o sobrecarga mental del facultativo. S: sustitución de ausentes o reordenación asistencial.
  7. Sobrecarga asistencial (citas forzadas/salidas urgentes): P: necesidad de toma de decisiones apresuradas. S: triage en atención primaria y reorganización de la atención urgente extrahospitalaria.
Minimizar riesgos de confusión o error, para evitar dañar al paciente y garantizar la mayor medida posible su seguridad, pasa entonces por la adecuación del medio, la dotación de recursos, la responsabilización profesional, la responsabilización del paciente y la reordenación asistencial. Y para mayor claridad de estas ideas, veamos lo anterior en la siguiente tabla.

(Pinchar para ampliar imagen)


Y en general... 

Hay que tener presentes las 6 Metas Internacionales de Seguridad del Paciente (OMS): 
  1. Identificación correcta de los pacientes.
  2. Mejorar la comunicación efectiva en el área de la salud.
  3. Mejorar la seguridad de los medicamentos de alto riesgo.
  4. Realizar cirugías en el lugar correcto con el paciente correcto y con el procedimiento correcto.
  5. Reducir el riesgo de infecciones asociadas con la atención médica.
  6. Reducir el riesgo de daño al paciente a causa de caídas.
*** 
Enlaces:
Seguridad del Paciente (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales de Igualdad)
Patient Safety 1 (NHS)
Patient Safety 2(NHS)

2 comentarios:

  1. Ojalá se avance en esos aspectos que tan bien detallas. Sería una mejora para todos. Muchas gracias Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue sí, Julio. Ojalá pudiésemos disfrutar de mejoras ambientales, organizativas y laborales (en pos de la seguridad del paciente) del mismo modo que gozamos con una enorme sinfonía bruckneriana.
      Un melódico abrazo.

      Eliminar