lunes, 2 de febrero de 2015

Freno al abuso sanitario

O que se passa com tudo o que é de graça, é que ninguém lhe dá valor*
(Lo que pasa con todo lo que es gratis, es que nadie le da valor)
*Frase de una reflexión a la que se accede pinchando a pie de foto


En un artículo sobre el médico de familia británico o GP (Ser médico de familia en el Reino Unido), la doctora Isabel García Gimeno hace un comentario a propósito de la receta que evidencia un freno de la demanda abusiva de medicamentos:
El precio (para los no exentos de pago) también es único: el paciente paga en torno a £8 por cada medicamento, independientemente de lo que cueste realmente. Atención a la ventaja de esto: muchos medicamentos, como el paracetamol, no precisan receta y son más baratos sin ella, por lo cual el paciente no va a acudir a consulta por el solo motivo de conseguir una receta: esto baja la demanda. (El paciente, en vez de ir al médico, se va directamente a la farmacia o al supermercado).
En otra reflexión sobre la demanda sin cita (Los “sin turno”), el doctor Jas de la Vera muestra su desazón ante quienes saltándose toda norma irrumpen en la consulta pasando, sin miramientos, por encima de los demás, al tiempo que clama por un freno a este despropósito:
Cada día tenemos un número creciente de personas que, con un catarro o un simple dolor de garganta, se presentan para ser atendidos sin cita, de una manera que ellos definen con un "Yo es que vengo de Urgencias, oiga"... El noventa y nueve por ciento de las veces su urgencia consiste en tener un proceso común, sin gravedad, similar o parecido al que tienen los otros, los más de cuarenta usuarios que sí pidieron su cita. (…) Nadie hace nada para evitarlo…
En el primer caso vemos que la disuasión de la demanda innecesaria viene por el precio del medicamento (más caro con receta que por dispensación libre); una medida simple, inteligente y práctica. En el segundo, cuando la petición o el ruego de buen uso de los servicios no surge efecto sólo cabe, tristemente, una dolorosa medida que hace pagar a justos por pecadores, que aquí se ha insinuado (con lluvia de críticas), que los más furibundos detractores consideran "repago" y que en otros sistemas sanitarios está en uso: el cobro por los servicios en forma de tiket moderador o de tasas moderadoras. En Portugal, sin ir más lejos, aplican las anunciadas en este cartel:

Cartel anunciador de tasas moderadoras
en centro de salud de Portugal (Enero de 2015)

Reconociendo como incuestionable el derecho a la atención sanitaria, procede velar por el buen uso de los servicios sanitarios para preservar ese derecho. Hay que educar para evitar el abuso sanitario, del mismo modo que se educa para respetar las reglas de convivencia o las normas de circulación rodada. Pero cuando las medidas blandas no son efectivas llegan, ¡ay!, las duras, para que algunos que hacían oídos sordos se rasguen las vestiduras; acaso también para que quienes contribuyen a la trivialización de la medicina pública le den algún valor. Una pena...


Ay pena, penita, pena - Lola Flores

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con lo que dices, colega!
    En las taxas moderadoras de los portugueses reconozco el ticket modérateur de los franceses (23 Euros por consulta, 28 Euros por Pediatria, 34 Euros + 0,91 centimos por kilometro en caso de aviso a domicilio)...

    Si en otros lugares, tan cercanos, se viene haciendo, no veo que sea una aberracion el que nos lo planteemos aqui.

    Un saludo desde El Parte de Confirmacion.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Caramba con las tasas francesas!, no se andan por las ramas. Pero es lo que dices, Jas, da la impresión de que aquí somos más justos que en el resto del mundo, cuando andamos por los extremos: coacción absoluta o complacencia total.

      Eliminar
  2. Por desgracia amigo Jose Manuel, las soluciones, aunque sean evidentes y claras, son dificiles de aplicar aqui, porque a nivel de gestión politica, la responsabilidad esta "missing".
    De hecho la primera lección que se aprende en Economia y Gestionl es:
    "A coste cero = demanda infinita" o lo que dijo Cervantes: "Lo que nada cuesta, en menos se valora" .
    Recordemos el fenomeno del despilfarro de las bolsas de plastico: ha bastado pagar un centimo de euro por cada una y su consumo se ha reducido a la mitad.
    Quienes piensen que con sus impuestos se pueden financiar a modo de "barra libre" pensiones, paro, infraestructuras, educacion, sanidad , etc.. es porque no saben el valor real de los servicios que se prestan. Y logicamente esto solo se puede mantener con la explotación de colectivos como los medicos y prestando servicios sociales muy mermados, peligrosos e indignos de personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, amigo Juan, es una certeza irrebatible que lo que nada cuesta en menos se valora. Pero lo que nada cuesta es aparente, porque se paga indirectamente, y cada vez más. ¿O estamos tan ciegos que no vemos que nos recortan sueldos y nos sablan a impuestos, como nunca antes? En fin, no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

      Eliminar