martes, 24 de febrero de 2015

Oliver Sacks, sonriente despedida


La muerte sólo tiene importancia en la medida en que nos hace reflexionar
sobre el valor de la vida.
A. Malraux

En el escrito “De mi propia vida” (por My Own Life, título de la breve autobiografía de David Hume, sabiendo de su muerte próxima), el neurólogo y humanista Oliver Sacks acaba de brindarnos una emocionante despedida, en la que se sobrepone con fortaleza y humor a su propio miedo a la muerte. El autor de ensayos bien conocidos, como Despertares («Awakenings», 1973), El hombre que confundió a su mujer con un sombrero («The Man Who Mistook His Wife for a Hat», 1985) o Musicofilia: Relatos de la música y el cerebro («Musicophilia: Tales of Music and the Brain», 2007), ante el diagnóstico reciente de un cáncer terminal, da gracias a la vida y afronta su realidad con una entereza admirable.

    

No siendo fácil afrontar la enfermedad para cualquiera, la realidad del médico enfermo puede ser desconcertante. Y si el pronóstico es fatal… Sobre el fin de la vida hemos hablado aquí sobre la conciencia de muerte y de sus momentos críticos, que a Sacks le habrán sobrevenido a los 72 años (con el diagnóstico inicial, hace nueve,) y ahora a los 81 años, con la complicación de la enfermedad. Hemos hablado también de las miradas a la muerte, que en el caso de este neurólogo tienden a hacerla menos dolorosa. Y hemos hecho una recopilación de pensamientos en torno a la muerte, de entre los cuales, pensando en Sacks (que se da por satisfecho por haber sido un ser sensible y pensante en un hermoso planeta), selecciono el que encabeza la entrada.

Ante la inevitabilidad de la muerte, lo importante es poder dar gracias a la vida...


Gracias a la vida - Pasión Vega
*** 
Nota necrológica (30 agosto 2015). Hoy se ha dado la noticia de la muerte de Oliver Sacks, a los 82 años, en su casa de Nueva York. Descanse en paz.

2 comentarios:

  1. Yo me adelanté pero tu artículo me ha encantado, amigo José Manuel.
    La cita de Malraux es preciosa. Precioso es el vídeo de Pasión Vega. Y lo mejor de todo: tu texto.
    Muchas gracias y otro oliveriano abrazo para ti,
    Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu amabilidad, querido Paco, pero digamos que mi texto es complementario.
      Un abrazo.

      Eliminar