jueves, 11 de junio de 2015

¿Quién le pone el cascabel al ga(s)to farmacéutico?



Cuando uno lee la última noticia sobre el Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM) referida a la política de medicamentos, con recomendaciones que supuestamente se les envían a los responsables de la política sanitaria (que incluye la de farmacia), no deja de quedarse perplejo por lo que tanto se repite, una y otra vez, sin que se resuelva el problema de fondo ni se ataje lo que se ha convertido en una espiral de consumo que parece imparable. 


Consecuencias de la medicalización
(Pinchar imagen para ampliarla)

Si la medicalización de la vida conlleva la masificación de las consultas y ésta a la frustración de los profesionales, que comprueban la merma progresiva de la calidad asistencial, no es menos cierto -y tanto o más importante- que la secuencia de inconvenientes redunda en perjuicio de los pacientes y, por encima, es generadora de gasto sanitario creciente e inútil. Pero ¿quién frena esta cadena de despropósitos? ¿Quién le pone el cascabel al ga(s)to farmacéutico?
***
Y como esta entrada es la 1001, y pienso en una lámpara maravillosa que cumpla nuestros deseos, me remonto a las otras tantas noches de la mano de la cuentacuentos Scheherezade y el mago orquestal Rimsky...

Scheherzade, suite de Rimsky-Korsakov - IV movimiento
Fiesta en Bagdad. El barco de Simbad naufraga al precipitarse contra un acantilado

2 comentarios:

  1. Muy importante lo que dices. Cierto es que venimos de lo que venimos: consultorios convertidos en colas de peticionarios de recetas, muchas de ellas, antojos.
    Caso ocurrido aqui: a mi suegra le han retirado la mayor parte de la medicación. Bien por la doctora : a su edad los específicos hacen mas daño que bien. Y lo pone en el folleto. Su doctor en Santurce sólo sumaba medicación, de restar, nada. ¡¡ A ver quien es el guapo que le quita esas prescripciones !!.
    Una pena.
    Hay quien llama a eso y otros malos modos, "medicina defensiva". La pregunta es ¿ contra quién ?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre es fácil retirar medicación o "deprescribir", Martin; sobre todo cuando se trata de prescripciones ajenas. Hay resistencias a la deprescripción por diversos motivos: desconocimiento o miedo del paciente (los medios condicionan mucho), empoderamiento mal entendido, pérdida de la autoridad de Esculapio, temor del potencial deprescriptor (en este caso actitud defensiva: ¿y si hay un empeoramiento casual con la retirada?).
      En fin, retirar fármacos innecesarios o inconvenientes puede costar Dios y ayuda, pero es necesario intentarlo.
      Gracias por opinar y un abrazo.

      Eliminar