domingo, 25 de octubre de 2015

Para la isla desierta: Octava sinfonía de Bruckner



Hemos hablado aquí de la importancia del sinfonismo de Anton Bruckner (1824-1896), señalando que de las nueve sinfonías numeradas la Cuarta y la Séptima son las más populares, que la Novena es considerada redonda, pese a la ausencia del movimiento final, y que la Octava llegó a ser calificada como "sinfonía de las sinfonías o cumbre de la sinfonía romántica". Confieso que tardé mucho en penetrar la densidad catedralicia de las sinfonías de Bruckner, acaso por no entregarme a una atenta escucha o por escuchar interpretaciones poco apropiadas. Y reconozco que acabé “enganchado” en ellas, y especialmente cautivado por la Sexta, no muy difundida pero de un lirismo arrebatador. 

Pero la cuestión es elegir una sola, y en este momento mi elección no tiene duda: la Octava Sinfonía, aun por encima de la Novena y de la Séptima. Una inmensa obra que ha sido señalada como la cumbre sinfónica después de Beethoven. Sin entrar en valoraciones categóricas, es la que más llena mi espíritu a día de hoy. Y traigo para la ocasión un registro del afamado director bruckneriano Günter Wand con la NDR Sinfonieorchester (Orquesta Sinfónica de la Radio del Norte de Alemania). En particular el tercer movimiento, un maravilloso adagio (Feierlich langsam, doch nicht schleppend) que se eleva por encima de lo terreno. 


Advertencia.- En el vídeo hay un largo silencio inicial (50 segundos) y una tos molesta. Así que si quieren evitar este incordio, comiencen en 0:51. Dice un comentarista refiriéndose al segundo tema (6:05): "¿Puede haber algo más bello?" Y otro señala el minuto 24:01, hacia el final, donde las hermosas sonoridades se alzan ya a lo sublime. ¡Disfruten de esta extraordinaria música!


Los 4 movimientos de este concierto y sus enlaces:
I. Allegro moderato: http://bit.ly/TgYqtW 
II. Scherzo: http://bit.ly/1sCQX8R 
III. Adagio: http://bit.ly/1wuy86w 

Una curiosidad: I movimiento, 6:35: ¿Arrivederci Roma?
Y por último la recomendación de otra gran interpretación: 
***
Nota final: en general merece la pena el conjunto de sinfonías de Bruckner, siendo las más "populares" la Cuarta, Séptima y Novena. Pero también son dignas de atención la poderosa Quinta y la  sosegada Sexta

2 comentarios:

  1. Querido Jose Manuel. Bellísima entrada. ciertamente una obra para llenar una vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, amigo Julio, esta música llena como pocas. Y tú eres "responsable" en buena parte de mi inclinación bruckneriana.
      Un abrazo.

      Eliminar