jueves, 3 de diciembre de 2015

Algún día el médico de cabecera consultará con calma



Esta viñeta es graciosa, pero a la vez es una crítica de la masificación de las consultas en atención primaria. Porque no es bueno consultar a la carrera. No, no es conveniente meterle prisa al médico de cabecera para realizar su humana labor. Cualquiera lo puede entender, sin ser sanitario. Así, a toda velocidad, aumenta la incertidumbre (poco tiempo para pensar) y el riesgo de cometer errores, aparte de la insatisfacción del paciente. Sobre este mal (¿propiamente hispano?) y sus causas hemos hablado aquí muchas veces. Se trata de una situación anómala y perdurable que contemplamos en un contexto habitual de usuarios/pacientes cada vez más complicados/complejos, que exigen resolución rápida de multiproblemas, víctimas seguramente de la incitación a una excesiva prevención que acarrea demasiadas citas repetitivas. Ciertamente, no todos los médicos de familia tienen la misma presión asistencial, porque los cupos (número de individuos asignados) son variables, el envejecimiento poblacional no es el medio en el medio rural (a más edad, más riesgo de enfermar) y la gestión de la demanda asistencial difiere de un profesional a otro. Pero en general, lo de la medicina con calma, sin prisa y con tino, parece una utopía. Esperemos, no obstante, que algún día, no demasiado lejano, esta alegoría cómica  del médico de cabecera en patinete sea una simple anécdota.


El vals del minuto - Nacha Guevara

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada