domingo, 27 de diciembre de 2015

Niños


Niños en la playa, Sorolla


Ya se disipan sus voces...
Las acalla
negra noche que desciende
sosegada.
¡Qué deliciosa quietud!
Veo la estancia
libre de sus travesuras
y batallas.
Y al contemplarla vacía
la hallo extraña.
(Añorando la frescura
de sus almas.)

Obvios empellones de
dulce Infancia...
Su energía y sus prontos
no se acaban
desde que al romper el día
se levantan
hasta el ocaso anunciado
en sus caras.
¡Oh divinas criaturas!
Tan lozanas.
Tan felices en su mundo
de almas cándidas.

Ahora imprevisibles marchan
espontáneos
–sin los condicionamientos
del mañana–
en la tierra y en el aire
y en el agua.
Hartos de juegos y luchas
–hoy sin trampa
ya sueñan profundamente 
en la calma.
Sólo aguardan que despunte
el nuevo alba.


Escenas de niños - Robert Schumann

2 comentarios:

  1. Últimamente ando un poco descolgado de internet pero no quiero dejar pasar el año sin desearte un ¡¡FELIZ 2016!!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, ya veo que no andas muy activo en el mundo virtual. Es bueno un descanso de vez en cuando.
      Otro fuerte abrazo y ¡Feliz Año Nuevo!

      Eliminar