viernes, 12 de febrero de 2016

Tiempo de catarros



Es tiempo de infecciones respiratorias de vías altas, de resfriados o catarros y de gripe, de procesos infecciosos que, en mayor o menor grado, cursan con síntomas locales (obstrucción nasal, estornudos, tos seca, dolor de garganta) y síntomas generales (fiebre, malestar, cefalea, dolores musculares). Los virus del invierno invaden la nariz y la garganta y nos producen esas molestias que, por lo general, no acarrean mayores problemas, salvo en pacientes de riesgo (inmunodeprimidos o con ciertas enfermedades crónicas), pero que generan un gran número de consultas médicas y son causa de muchas ausencias escolares y laborales. No suelen precisar más que un tratamiento sintomático, mediante analgésicos, antitérmicos, antitusígenos y, tal vez, suero salino para descongestionar la nariz (¡qué fastidiosos los mocos!), siendo en ocasiones recomendable guardar reposo en cama.

En la lucha de todos los años contra los catarros, se repiten los mismos consejos generales, se vuelve a la misma cantinela, recomendándose quedar en casa para evitar contagios. Pero pocos siguen las advertencias, raramente se nos hace caso...


Veamos una animación en la que un paciente acude aquejado de un proceso gripal que de paso nos sirve para practicar el Inglés elemental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada