viernes, 1 de julio de 2016

Optimismo sanitario



El optimismo es la fe que conduce al éxito. Helen Keller
El optimismo no tiene por qué ser ciego, pues el análisis de lo que nos toca vivir da pie a la esperanza en un mejor mundo, un sistema sanitario más sano y una medicina sobresaliente. Hay en España todo un mundo en ebullición que deberíamos apoyar, utilizar y difundir para que el estado mental de los profesionales sanitarios sea el del pesimismo moderadamente optimista, o, al menos, el del optimismo con fe de carbonero. Es importante para la salud de nuestros pacientes, y para nuestra propia salud de profesionales.
Síntesis del artículo "Razones para el optimismo en el sistema sanitario", por Juan Gérvas, en Acta Sanitaria. 

Si la actitud optimista es conveniente en cualquier circunstancia vital, en el ámbito sanitario el optimismo se hace necesario para mantener un buen estado de ánimo con el que poder hacer frente a tantas adversidades. Un médico optimista, lo mismo que un enfermero optimista, sea hombre o mujer, dispone de mayor fuerza terapéutica que otro desilusionado, por muchas aptitudes técnicas que posea. La buena actitud es primordial, y en ocasiones decisiva. Como ejemplo a seguir, el doctor Juan Gérvas demuestra un entusiasmo permanente y admirable, que ojalá fuese contagioso, benignamente mantenido como un Allegro Sostenuto...

Allegro sostenuto del Cuarteto nº 2 de Prokofiev

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada