lunes, 17 de octubre de 2016

Vengo sin cita, doctor



Vengo sin cita, doctor, porque lo mío no puede esperar como lo de los demás. #dijoelpaciente

Este título tan familiar para cualquier médico nos abre las puertas a un libro de anécdotas sanitarias y mensajes de salud. El humor empapa el prólogo y todo el contenido, pero el autor, Fernando Fabiani, lo cierra con un epílogo serio en el que da algunas recomendaciones muy pertinentes en estos tiempos salidos de madre:
Tenemos que ir poco al médico, o lo justo. La sociedad está absolutamente medicalizada; se le dice a la gente que todo tiene solución con una pastilla. Hemos convertido los supermercados en farmacias: ahora los alimentos valen para algo más que para alimentar. La gente ya no está sana, está pre-enferma, y eso genera miedo. Hay que tratar de aconsejarle que disfrute de la vida y que sea feliz. Que acuda al médico cuando tenga un problema de salud. Vivir permanentemente consultando solo conduce a estar cada vez más enfermos.
Ojalá que la población adicta a los centros sanitarios siguiera estas recomendaciones y consultase lo justo, evitando en lo posible las consultas "sin cita", que desvirtúan la "cita previa". Un deseo compatible con la comprensión que se ha de tener con quienes sufren de soledad y necesitan que alguien les escuche. No hay que olvidar la misión de atención integral (biopsicosocial) del médico de familia, especialista en personas y auténtico "todólogo". 
***
Nota.- Como se recoge en un comentario al pie de video en YouTube, hay dos intervenciones del presentador “vergonzosas” o desafortunadas. En ellas minusvalora con sarcasmo la atención primaria: 1. “¿Por qué se degradó usted y dejó un hospital y se fue a un centro de salud” y 2. “Ya ha dicho que prefiere el centro de salud, algo inexplicable”. No, no parece que lo diga con ingenuidad, sino imbuido de la cultura del hospitalocentrismo dominante. Aunque tampoco vamos a negar el ambiente de degradación al que se ha llegado en el primer nivel asistencial.


Ilustración del libro Vengo sin cita

Salvo en caso de urgencia indemorable, es conveniente pedir una cita...

Santa Lucia - Miguel Rios
Dame una cita...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada