miércoles, 7 de diciembre de 2016

Actividad de un todólogo



Ya hemos hablado en varias ocasiones de la particularidad de la medicina rural, sobre todo la ejercida en poblaciones pequeñas o aisladas. Una medicina especial, no asumible por cualquier facultativo. Analizando las dificultades y la entrega de algunos médicos protagonistas, nos preguntamos si su labor se trata más bien de un sanitario sacerdocio. Pienso que es así al leer, con asombro, la actividad diaria, integral y continua, de un admirable médico rural, de un auténtico “todólogo”, en la que no faltan técnicas clínicas y quirúrgicas, paliativas o curativas: 
Sigo haciendo cuidados paliativos, cirugía menor, infiltraciones, intento estar al día en técnicas que eviten a mis pacientes desplazamientos como reducción de pronación dolorosa, maniobra de Epley y otras, codifico los diagnósticos, atiendo urgencias y emergencias en el consultorio y domicilio... 
Y esto, además de brindarle mi admiración hacia ese médico rural, me da pie para ilustrar lo que refiere sobre los procedimientos técnicos que habitualmente aplica en su consulta. La escisión de un lipoma (como muestra de cirugía menor), la infiltración de un hombro doloroso, la maniobra de reducción de una pronación dolorosa (o “codo de niñera”) y la maniobra de Epley para aliviar los síntomas del vértigo posicional benigno. Sirvan de ejemplos de la actividad del todólogo o médico total, y absténgase la gente sensible de ver la cirugía. Summa medicinae!

Infiltración de un hombro doloroso 


Escisión de un lipoma 

Maniobra de reducción de la pronación dolorosa 
 

Maniobra de Epley para el alivio del vértigo posicional benigno 

No hay comentarios:

Publicar un comentario