sábado, 31 de diciembre de 2016

Incierta despedida y ¡Feliz 2017!


No hay empresa más estéril que pensar en lo que pudo ser y no fue. Anónimo

A estas alturas, el responsable de este espacio médico-melódico tiene la impresión de que ya ha dicho todo lo que tenía que decir. Ha ido tratando sobre los diversos temas que se anuncian en la descripción del blog, teniendo certeza de que ha cometido errores y dudando si ha habido aciertos. Y habiendo llegado aquí, no encuentra más que repeticiones o variaciones. Siente como si la bitácora que decidió denominar MEDICINA Y MELODÍA ya se hubiese agotado.

Creo que todos los temas que incumben a la Atención Primaria de Salud, y en particular a la Medicina de Familia han sido tratados en este blog, en mayor o menor medida. Se ha hablado de cuestiones de la actividad médica diaria y, sobre todo, de asuntos englobados bajo el epígrafe de Humanidades Médicas. Y muchas entradas se han encuadrado en otros cinco apartados: Sistema Sanitario, Salud Pública, Gestión PúblicaCalidad en Salud y, ¡cómo no!, Humor y Medicina.

Las sonoridades, en sus diferentes formas expresivas, inundan este blog médico-melódico. La Música destaca como absoluta protagonista -si bien no tanto en los últimos tiempos como en los inicios de la andadura bloguera- o formando parte del binomio Música y Medicina. Las sonoridades también han ido acompañando a entradas no musicales, médicas o intermedias (misceláneas). Siempre hemos disfrutado de la sonora presencia, nunca ha estado ausente la melodía.

Los temas intermedios, como una miscelánea, han completado la tríada temática, con una apartado especial para los aforismos, que tanto nos cautivan. No hemos dejado de reflexionar sobre todas aquellas cuestiones que han atraído nuestra atención, que nos han maravillado, producido asombro, inquietud o admiración. La naturaleza y el hombre han estado continuamente presentes. Nos hemos dejado imbuir, en mayor o menor grado, de todas las facetas de la humana cultura.

Queda mucho que decir... y no queda nada. Hemos buscado el perfeccionamiento, aspirado a la excelencia en todos los sentidos. Hemos suspirado por la bondadosa configuración de otras almas. Hemos escrito con regularidad a pesar de las decepciones. Hemos traído lo que creíamos más interesante. Hemos aprendido mucho de talentos ajenos. Y no hemos dejado de soñar con mejoras acaso inalcanzables. Como diría un crupier, no va más. No hay ya que decir.

Y entonces valga la despedida, deseando para todos un ¡FELIZ 2017! 

Estando el año a punto de acabar 
repleto de incidentes que he llorado 
aún debiera sentirme afortunado 
de estar con vida y de poder soñar.
(Al modo de Garcilaso)

-¿Despedida o hasta pronto? 
-Nunca se sabe, cuando se ha nacido bajo una estrella errante.

I was born under a wandering star

6 comentarios:

  1. Muchas gracias y enhorabuena por la profundidad y humanidad con la que ha tratado todos los temas, le damos las gracias y esperamos que sea un hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan. Tengo redactadas varias entradas que permanecen como borradores y es posible que en un futuro las edite. Pero de momento haré revisiones de lo ya escrito y tal vez me entregue a la creatividad extrabloguera.
      Un saludo afectuoso.

      Eliminar
  2. No puedo creerlo, Jose Manuel ¡¡¿lo dejas?!! Espero que sea un arrebato pasajero de esos que nos atacan periódicamente. Aunque tu magnífico y completísimo blog siga en la red, yo espero que, por lo menos, de tarde en tarde (como ya vamos haciendo algunos) sigas publicando. Siento que pierdo algo, mi querido amigo médico-tenor.
    Te mando un sincero y fuerte abrazo y te deseo lo mejor, de todo corazón, para este año que comienza.
    ¡¡Moitos bicos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que arrebato, querida Lola, es una mezcla de agotamiento y desgana. El blog roba mucho tiempo si quieres mantener un nivel aceptable y llevo tanto escrito que, al menos de momento, me parece mejor permanecer en "stand by" y, si acaso, corregir algunos textos.
      ¡Mil besos!

      Eliminar
  3. Un gran abrazo con la memoria agradecida de estos buenos tiempos que nos has brindado, querido amigo José Manuel, y ¡Feliz 2017!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, Lizardo, no había leído tu comentario. No sabes cuánto hecho de menos la continuidad de tus inteligentes entradas, aunque lo que has dejado escrito es una verdadera fuente de sabiduría. Por mi parte, voy a continuar editando (¡no consigo acallar la propia voz!), pero probablemente con menos profusión.
      Espero que todo te vaya bien, profesional y personalmente. Recibe un fuerte abrazo y mi deseo de que el año te sea venturoso.

      Eliminar