lunes, 26 de junio de 2017

Tics del pensamiento fugitivo 12


Atendiendo a lo dicho en la presentación de los tics del pensamiento fugitivo, os presento aquí la duodécima docena.

  • Agarra ese instante que no habrá de volver, para no acabar debatiéndote con el arrepentimiento. 
  • Hay lenguas más deletéreas que venenos. 
  • Habla solo sobre lo que conozcas al menos medianamente, así no te arriesgarás a caer en el ridículo. 
  • La humana historia está llena de infundios e improperios, incluso en nombre de Dios. 
  • ¿Por qué emplear la ajena palabra “parafernalia” si tenemos la propia, boato, y con menos letras? 
  • Es preciso oponerse a la mercadotecnia que emplea el falso y peligroso argumento de alcanzar la felicidad a través de los medicamentos. 
  • Mejor un paso poco meditado, impulsivo, que mil intentos meditados para quedarse al cabo en el mismo sitio. 
  • Lo que ayer hondamente me dolía o avergonzaba, el tiempo ha procurado que me sea indiferente. 
  • Más vale ser, aun sin tener, que tener y no ser. 
  • La danza es más que arte en movimiento: es la vida viva. 
  • El temor despierta en ocasiones tal inquietud que impide el mínimo disfrute, provocando un sin vivir que es casi peor que estar muerto. 
  • No te quejes de tu suerte, ni culpes a otros si es adversa, sino de lo que has podido hacer y no has hecho.

The Wise Man and The Foolish Man

No hay comentarios:

Publicar un comentario