martes, 11 de julio de 2017

En torno al laberinto borgeano

Jorge Luís Borges
en la Biblioteca Nacional

Hoy los cuentos tienden a ser chejovianos o borgeanos; solo en raras ocasiones son ambas cosas. Harold Bloom.

 Jorge Luís Borges (1899-1986). Una aproximación

Comencemos con el estilo borgiano... 
Tenía un estilo singular, absolutamente poderoso… Siempre hablaba de libros, de palabras, de metáforas, de escritores. (Luis A. de Villlena, en revista Jano)  
Borges utiliza un singular estilo literario, basado en la interpretación de conceptos como los de tiempo, espacio, destino o realidad. La simbología que utiliza remite a los autores que más le influencian -William Shakespeare, Thomas De Quincey, Rudyard Kipling o Joseph Conrad-, además de la Biblia, la Cábala judía, las primigenias literaturas europeas, la literatura clásica y la filosofía. (Instituto Cervantes) 
Sigamos con su inacabable mundo literario...  (Extractos art. de Jane Ciabattari
Su amigo y colaborador Adolfo Bioy Casares llamó en algún momento a sus escritos "una parada intermedia entre un ensayo y una historia". Son ficciones llenas de chistes privados y esoterismo, historiografía y notas sarcásticas. Son breves, a menudo con inicios bruscos. 
Borges hace uso de laberintos, espejos, juegos de ajedrez e historias de detectives, creando un complejo panorama intelectual, aunque su lenguaje es claro, con matices irónicos. Presenta la más fantástica de las escenas en términos simples, seduciéndonos a ingresar en la bifurcada vía de su aparentemente infinita imaginación. 
Un escritor en sintonía con las tradiciones clásicas y las epopeyas de muchas culturas. Creció inmerso en la lectura. 
 
"Cada escritor crea a sus propios precursores", escribió Borges en un ensayo sobre Kafka. "Su obra modifica nuestra concepción del pasado, como ha de modificar el futuro". Las propias influencias de Borges van desde Paul Valery a Arthur Schopenhauer, desde Dante a Beowulf y la Kabbalah. Tradujo a Walt Whitman, Edgar Allan Poe, James Joyce, William Faulkner, Virginia Woolf, André Gide, Franz Kafka y poemas épicos en inglés antiguo y nórdico antiguo. Admiraba a Mark Twain, Robert Louis Stevenson, Lewis Carroll, Joseph Conrad y a los relatos de Henry James y Ring Lardner.  
"Borges logró el máximo exponente de la fusión alto-bajo", dice la crítica Marcela Valdés, "mezclando material sensacionalista (historias de detectives, escenarios de ciencia ficción) con estructuras arquitectónicas y preocupaciones filosóficas. Amaba a Buenos Aires, pero el mundo que él creó en su ficción era esencialmente un mundo hecho de una biblioteca". 
Fue un pionero en mezclar géneros. "El jardín de senderos que se bifurcan" es una gran adivinanza, o parábola, en la que el tema es el tiempo y una historia de detectives. 
En la emblemática historia "Pierre Menard, autor del Quijote", el escritor imaginario Menard vuelve a imaginar pasajes de la famosa obra, un proceso exhaustivo que explora la especulación de Borges que sostiene que cada libro es continuamente actualizado por cada lector

Demos un apunte sobre su ceguera…
Pese a que la miopía degenerativa es la etiología más probable de la ceguera de Jorge Luis Borges, no es posible descartar por completo otras oftalmopatías sin una exploración física adecuada. Se cumple el objetivo solo en el marco presuntivo. (Diagnóstico etiológico de la ceguera de Jorge Luis Borges basado en su obra literaria. En: Revista mexicana de Oftalmología)
Y completemos estas pinceladas borgeanas con un vídeo interesante y ameno, sin dejar de recomendar encarecidamente una entrevista que, con su singular maestría, le hizo al escritor Joaquín Soler Serrano, en el programa "A fondo" de TVE: AQUÍ.

 Claves de lectura - Jorge Luis Borges (cuentista) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario